Cargando...
Salida de ómnibus del Kibón

Nacional > CUTCSA

Ómnibus: las cuatro claves para que el aire tenga "calidad de laboratorio" y evitar el contagio de covid-19

Según un informe científico encargado por Cutcsa, la apertura de ventanas y escotillas es más efectiva que el uso del aire acondicionado

Tiempo de lectura: -'

08 de marzo de 2022 a las 05:03

Si en un ómnibus viajan 75 personas de tapabocas, con cuatro ventanas abiertas de los dos lados, las dos escotillas levantadas, con paradas promedio de 30 segundos con apertura de puertas trasera y delantera, el vehículo alcanza una calidad de aire tan buena que se equipara con la de un laboratorio o un hospital.

Así es el hallazgo de un estudio –al que accedió El Observador– que Cutcsa presentará el próximo 8 de marzo ante el presidente Luis Lacalle Pou y autoridades que concurrirán a la planta. "Creemos que en marzo empieza otra etapa en el transporte, con la vuelta a las escuelas y el trabajo", dijo a El Observador el presidente de la compañía, Juan Salgado, quien enfatizó que en ese marco quieren dar "la tranquilidad" a los pasajeros que viajen todos los días. 

El informe fue elaborado por el grado 5 de infectología, Julio Medina, junto con los ingenieros Martín Garmendia y Marcelo Castelli de MCT Esco, una empresa dedicada al asesoramiento en eficiencia energética. El estudio simuló la cantidad de ocupantes mediante un cilindro de CO2 (dióxido de carbono) que inyectaba al vehículo un caudal de gas similar al emitido por las personas, y experimentó con la ventilación en tres ómnibus distintos. 

Un primer ensayo fue realizado con un ómnibus a motor con combustión y sin aire acondicionado, simulando una operativa normal de subidas y bajadas. "En los recorridos el chofer intentó mantener una velocidad promedio de 15 km/h, que es de las mínimas velocidades que tienen los ómnibus en sus recorridos", detalló el informe. 

"Este ensayo muestra que el ómnibus con un aforo de 75 personas, abriendo completamente las dos escotillas y cuatro ventanillas alcanza una excelente calidad de aire", concluyó para la primera prueba. Esto implicó una categoría IDA 1, que significa calidad de aire interior en función de la concentración de dióxido de carbono o del caudal de aire exterior por ocupante. 

Dicho grado supone un "valor de seguridad que permite disminuir el riesgo de transmisión del SARS CoV-2 en distintos ambientes", recopilaron los expertos. Con 45 personas pero solo con escotillas abiertas y ventanas cerradas, la calidad alcanzada equivalió al IDA 2, equiparable a la de residencias y oficinas. Esa indicación también fue catalogada como "buena" por los expertos. 

Un segundo ensayo usó un ómnibus a motor pero esta vez con aire acondicionado. La prueba demostró que hay "una mejor tasa de ventilación abriendo escotillas y ventanas, en comparación con el sistema de aire acondicionado"

Por último, los expertos experimentaron con un ómnibus eléctrico y aire acondicionado. El vehículo no cuenta con escotillas en el techo. "Los resultados de este ensayo muestran una mejora considerable en la tasa de ventilación abriendo las ventanas, en comparación con el sistema de aire acondicionado", concluyeron nuevamente. 

Una de las observaciones planteadas consiste en que con seis ventanas abiertas en este último caso la temperatura dentro del ómnibus cayó unos 3°C. "Debido a que el resultado de ventilación final es demasiado alto, sería suficiente con abrir 4 ventanas en vez de 6, o abrir las mismas aproximadamente 20 centímetros. Es importante lograr un balance entre la calidad de aire alcanzada mediante la ventilación y el confort térmico de los ocupantes", remarcaron.

Medina y Garmendia expusieron por otro lado que "el uso de máscaras universal en el transporte seguirá siendo la mejor protección para la exposición a corto alcance y la ventilación adecuada lo será para proteger de la exposición a aerosoles", al tiempo que estipularon que "ninguna de las medidas por sí solas es capaz de prevenir la propagación del virus".

"Una mayor densidad de pasajeros podría verse como un aumento de riesgo para transmisión de más corto alcance. Esto sin embargo tiene como contraparte que la duración de la ocupación por parte de los pasajeros para buses urbanos es menor de 1 hora (promedio de 35 min). A esto se suma el enmascaramiento universal y la barrera de protección generada con las vacunas, lo que determina que en la balanza este riesgo ponderado sea menor", remataron. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...