Agro > INTERNACIONALES

Países de la región tienen el foco en la soja de EEUU para responder a la demanda china

El conflicto comercial entre estadounidenses y chinos crea un nuevo paradigma en el comercio mundial de la oleaginosa 

Tiempo de lectura: -'

05 de octubre de 2018 a las 05:01

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

La guerra comercial entre China y EEUU generará un desvío en las negociaciones de soja, estableciendo un nuevo paradigma para el mercado de la oleaginosa. Esto, al menos, para los que creen que el enfrentamiento tendrá para largo con razones que van más allá de las disputas comerciales esgrimidas por ambas partes.

En este nuevo modelo América del Sur se convertiría en el proveedor casi mayoritario de soja a China lo que, en el corto plazo, llevaría a abastecerse de materia prima desde Estados Unidos en una triangulación comercial de baja eficiencia.

Argentina ya comenzó a exportar más poroto de soja, cuando habitualmente se dedica mayoritariamente a procesar la oleaginosa. Luego de la sequía de la última zafra, las aceiteras argentinas comenzaron a importar soja estadounidense para compensar el faltante de materia prima. Pero con la tensión entre China y Estados Unidos, ahora se prevé que siga importando y aumente sus exportaciones del poroto.

En su presentación de las proyecciones para la campaña agrícola 2018/2019, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires previó que Argentina exportará 15,4 millones de toneladas de porotos de soja, un volumen inédito para ese país. Los analistas de la bolsa justificaron su pronóstico anticipando que China comprará más soja desde Argentina al frenar sus importaciones desde EEUU.

La entidad proyectó que la cosecha argentina de soja en 2018/2019 llegará a 53 millones de toneladas contra los 35,1 millones de toneladas de la zafra anterior, duramente afectada por la sequía.

 El volumen de exportaciones será de 15,4 millones de toneladas contra los 3,5 millones previstos para el ciclo 2017/2018 y el doble que los 7,25 millones de toneladas de la campaña 2016/2017, se citó.

Con un incremento de la cosecha y de las exportaciones del poroto, la molienda de soja se ubicaría en 36,6 millones de toneladas contra los 35,5 millones de la zafra anterior.

En tanto, las importaciones de soja se ubicarían en 4,5 millones de toneladas contra los 5,5 millones de toneladas con las que cerraría el ciclo actual 2017/2018.

Esta semana en una reunión con el ministro de Agroindustria argentino, Luis Etchevehere, ejecutivos de la estatal china Sinograin adelantaron sus intenciones de aumentar las importaciones de soja argentina con un volumen entre 2 millones y 3 millones de toneladas. Además, se manejaron posibles compras de aceite de soja argentino por alrededor de 300.000 a 400.000 toneladas.

Lo que sucede en Brasil

Además de las importaciones argentinas, en el mercado se considera inevitable que Brasil termine comprando soja estadounidense para seguir vendiendo a China. En el último informe de la estatal Compañía Nacional de Abastecimiento se previó que Brasil terminaría 2017/2018 con stocks por apenas 430.000 toneladas, el menor volumen en los últimos siete años.

En el mercado brasileño ya se especula con el volumen de importaciones que serían necesarias de EEUU. Dependerá en primera instancia de cómo seguirá la demanda china por la oleaginosa brasileña. Una de las restricciones que debe superarse es el costo del flete que existe entre los puertos y las plantas de molienda, para lo que debería ser algo más bajo el precio de venta de la soja estadounidense.

En Brasil, con este panorama, las consultoras van ajustando al alza sus proyecciones de área y producción de soja para el ciclo que ya comenzó a sembrarse.

La consultora Safras & Mercado elevó la semana pasada su previsión de cosecha de soja brasileña de 119,8 millones a 121,1 millones de toneladas.

El área plantada crecería 3,4% respecto al año pasado llegando a 36,382 millones de hectáreas.

La estrategia china
Decidido a no importar soja estadounidense, en China se plantean varias alternativas para evitar un descenso de la disponibilidad interna. El gobierno está vendiendo reservas de soja con un nivel de demanda del mercado que se acentuó en las últimas semanas, lo que llevaría a una reducción del stock. Asimismo, se insiste en que se podrá recortar el uso de harina de soja en la producción de raciones utilizando otras fuentes de proteína. Se prevé así que aumenten las importaciones de harina de soja de algunos mercados como India o la compra de otras harinas proteicas.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...