18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
28 de noviembre 2021 - 5:00hs

Bader Uruguay, una de las 12 compañías del Grupo Bader –con sede en Alemania–, posee un complejo industrial en Ciudad del Plata –San José– con capacidad de procesar 52 mil m² de cuero por semana y allí activó un proyecto para disminuir el impacto productivo en la huella hídrica. Y por eso obtuvo el premio Uruguay Circular.

Luciana Torres, jefe de Medio Ambiente y Sistemas de Calidad en Bader Uruguay, explicó que el premio fue consecuencia de un proceso de investigación, desarrollo, validación e implementación de un proyecto que recién fue postulado cuando se alcanzaron los buenos resultados esperados.

Luego de la alegría por esos resultados y por haber obtenido un reconocimiento de alto valor, ahora generan satisfacción las repercusiones, en la interna del Grupo Bader y desde otras organizaciones que se han interesado en emprender iniciativas similares.

“Nos motivó salir de la zona de confort, evaluar metodologías aplicadas, cuestionar el paradigma que indica que siempre se hizo así y como funciona no hay que modificar nada, cuando en realidad debemos adaptarnos a necesidades del mundo actual”, dijo.

El proyecto

Torres comentó que el proyecto se inició en octubre de 2020. Medida la huella hídrica en la planta, el objetivo fue una disminución en el uso de agua. Se instalaron sensores caudalímetros para saber qué equipamiento incidía más en el consumo y se detectó que sucedía en las cabinas donde mediante cortinas de agua se hacen aplicaciones a los cueros.

Los excesos de las aplicaciones cada día pasan a un sistema de tratamiento de efluentes y existe una recircularidad del residuo efluente final, que vuelve a las cabinas y es reutilizado.

En abril de 2021 quedó listo el diseño de nuevas cañerías, fueron instalados los tanques de acopio, los caudalímetros y se comenzó con la utilización del sistema.

Bader Uruguay Una de las cabinas donde se hace el tratamiento a los cueros.

Previo al proyecto, el agua que se utilizaba era de un pozo semisurgente y ahora el uso de agua con ese origen es mucho menor.

“No nos fijamos en que haya un retorno en dinero, este proyecto nos da como ganancia que aporta a los tres pilares de indicadores de sustentabilidad en la fábrica: mejora la huella hídrica al disminuir el consumo de un recurso natural; mejora la huella de carbono al reducir el CO2 por la extracción y distribución en planta; y mejora la gestión de recursos responsable de residuos”, detalló.

Willie Tucci, CEO de Bader Uruguay, complementó: “Cuando no teníamos el proyecto se usaba agua de pozo, un recurso gratis; sería menos costoso haber seguido del otro modo, no se buscó una ventaja económica, se hizo porque existió el convencimiento de que era lo que había que hacer”.

Añadió que la empresa tiene como política reutilizar el máximo posible de los residuos industriales: el agua, pero también recortes de cueros –hay propuestas de proyectos que se están ensayando con otras organizaciones–, residuos de espumas que se destinan a la empresa Divino y residuos secos y cenizas para una cooperativa local que elabora materiales para la construcción.

Torres expresó que ya el 50% de todos los residuos se reutilizan y que hay una clasificación que es interna.

El cartón, el papel y el nylon se envía a Pedernal, donde es reciclado, en un círculo virtuoso que cierra cuando Bader Uruguay compra cajas de cartón a un proveedor que utiliza materia prima de Pedernal.

Está en marcha otra gestión que tiende a un uso menor de nylon, con el cambio de fundas protectoras de los cueros que están en stock y se envían a la planta de corte por fundas que son de tela, por lo tanto reutilizables.

Otro ejemplo es que la fuente de energía para las calderas es renovable, madera de eucalyptus.

Tucci comentó también que el efluente líquido se vierte a un canal que accede a un afluente del cercano río Santa Lucía, lo que es posible –controles mediantes– “porque ese efluente es de muy buena calidad”.

La calidad del residuo que es tratado y regresa a las cabinas tiene otra ventaja destacable: no hay en el complejo olores desagradables, lo que genera un confort adecuado para los trabajadores.

Bader Uruguay Uno de los sectores del complejo industrial ubicado en Ciudad del Plata.

Exigencias crecientes

En esta actividad, como en otras, hay una creciente exigencia de los clientes sobre que haya procesos industriales sustentables.

“Hay certificaciones cada vez más específicas, además de las clásicas, relacionadas con el medio ambiente. La industria del cuero ha estado en la mira, pero estamos convencidos que es un ejemplo de economía circular, porque toma el cuero que es un residuo de la industria frigorífica y lo procesa, le agrega valor y genera un producto que dura mucho tiempo”, remarcó Tucci.

Expresó que “nadie cría una vaca por el cuero, que es lo residual, si no existiera la curtiembre y la industrialización esos cueros terminarían enterrados, con una elevada contribución a la huella de carbono. La curtiembre arrastra una imagen negativa, por el tema olores, pero evolucionó, los procesos son diferentes y por algo en todas partes del mundo hay curtiembres y no sucede nada”.

Finalmente, dijo que Grupo Bader es una empresa familiar que en 2022 cumplirá 150 años, “una empresa atendida por sus propios dueños, el Sr. Bader sigue a la cabeza y para él el tema ambiental es prioritario, en cada reunión anual cuando se considera ese tema es cuando él más interviene, lo ambiental es parte de la cultura de la empresa”.

Bader Uruguay La firma posee una planta de costuras propia.

El premio

Bader Uruguay recibió el premio Uruguay Circular en la categoría grandes empresas. La organización explicó que fue por “una iniciativa que surge con el propósito de disminuir el consumo de recursos naturales para fines productivos. Particularmente, refiere al consumo de agua de un pozo semisurgente que se utilizaba para el llenado diario de cabinas y depósitos de extracción del proceso de terminación de cueros. Reutilizando el efluente final lograron: disminuir el consumo de agua de pozo y disminuir la cantidad de efluente vertido al canal. El resultado hasta el momento es la reducción de aproximadamente de 300 a 500 m3 por mes. Simultáneamente se ha logrado disminuir la cantidad de efluente final vertida al canal en un 40%.

Bader Uruguay Sector de cortado del cuero.

Antecedente

En 2020 Bader Uruguay logró una mención en la entrega de los premios Uruguay Circular por la reutilización del 100% de scrap espuma –una de las materias primas en el proceso industrial– en asociación con la empresa Divino, que la utiliza para la elaboración de colchones y otros productos.

 

La empresa

  • Bader Uruguay es la única compañía de Grupo Bader en Sudamérica y una de las cuatro en América (hay en Panamá, México y Estados Unidos). Otras están en Alemania, China, India, Japón, Polonia, Sudáfrica Tailandia y Bulgaria.
  • En Bader Uruguay trabajan 500 personas, casi la totalidad residente en Ciudad del Plata y localidades vecinas.
  • Dados altibajos en el mercado regional, también hay exportaciones hacia Europa. Mercedes Benz, BMW, Renault, Volkswagen, Audi y Opel son algunos de los clientes.
  • Se procesan cueros adquiridos cada vez más en Uruguay, pero también proceden del exterior. Se producen cueros enteros prontos para cortar y ensamblar; piezas cortadas para uso en plantas de costuras; y fundas cocidas.

Bader Uruguay En las instalaciones de Bader Uruguay trabajan 500 personas.

A continuación, el detalle completo de los reconocimientos entregados este año en el marco del Premio Uruguay Circular:

 

Premio Uruguay Circular 2021 by Juan Samuelle

Temas:

Bader Uruguay Industria del cuero Uruguay Circular huella hídrica Industria sustentable Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar