Fútbol > APERTURA

Primer clásico como presidente de AUF y Alonso vibró con Rampla: ganaron tras 33 años

El flamante titular de la Asociación, celebró la victoria de su club en el Olímpico después de más de tres décadas sin hacerlo en su cancha

Tiempo de lectura: -'

11 de mayo de 2019 a las 19:03

Ignacio Alonso, el flamante presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), llegó poco rato antes de que comenzara el clásico de la Villa entre su club, Rampla Juniors, y Cerro en el Estadio Olímpico.

Muchos abrazos, muchos saludos de gente que lo aprecia y estima. Y después, a ver el partido. Los 90 minutos parado y en el mismo lugar, como si fuera una cábala que esta vez salió muy bien.

Porque Rampla ganó 2-0 en el viejo Parque Nelson -actual Estadio Olímpico-, lugar en donde hacía 33 años, desde 1986 que no lograba hacerlo.

"Creo que fue con un gol de (Jorge) Peraza", dice y no se equivoca. Y añade: "Me parece que es el padre del muchacho que juega en Cerro (Facundo Peraza)".

Claro que en esos 33 años Rampla jugó como local en varios escenarios y ganó, no solo en lo hizo en el Olímpico. Por citar algunas canchas lo hizo en el Centenario, en el Nasazzi y en el Franzini.

Si bien vibró poco el clásico -por lo menos, en su gestualidad-, los goles los gritó con todo: con los dos brazos al aire, con un saltito de alegría y con el viejo "¡Rampla nomás!".

Después del partido, Referí requirió su opinión y en medio de la algarabía por ese triunfo con historia, dijo: "Es una alegría grande que el equipo haya ganado el clásico después de tanto tiempo acá".

Se trata del primer clásico que concurre como presidente de la AUF y justamente ganó su club. Ante eso, sostuvo que "es casualidad", con una sonrisa.

Para Alonso, los jugadores de Rampla "bien merecido lo tienen, por el esfuerzo que hicieron dentro de la cancha".

Consultado acerca de quién le gustó, indicó: "Me gustó Albín, jugó muy bien y la defensa es imponente lo que juega, es la constante en los últimos partidos".

Juan Albín había establecido el 2-0 con un verdadero golazo por encima del arquero desde 30 metros cuando Cerro ya tenía un hombre de menos.

Se abrazó luego con Isabel Peña, quien hasta hace poco fuera presidenta del club y que hoy ocupa el cargo de vicepresidenta.

Otro que desbordaba de alegría era el preparador físico Modesto Turrén, quien estuvo en varios equipos, entre ellos, Peñarol en 2002 con Gregorio Pérez, en 2007 cuando volvió y en 2015 con Pablo Bengoechea. También había estado en 1980 como ayudante de Esteban Gesto y de Juan Martín Mugica en Nacional cuando se ganó la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental y en 1984 quedó como preparador físico principal de los tricolores.

Turrén tenía una gorrita de Rampla y dijo a Referí: "Estoy contentazo. Muy feliz por este triunfo".

Una gloria del club como Domingo Pérez, quien jugó además, entre otros, en Nacional y defendió a la selección uruguaya en el Mundial de Inglaterra 66, no ocultó su alegría.

Tiene 83 años y fue al Olímpico como siempre: "Vine a ver ganar a Rampla. El equipo tenía que demostrar que podía llegar a donde llegó en la tabla. Es un lugar que se lo ganó el equipo, nadie le regaló nada. Está en un lugar de privilegio".

Keoroglian con su tío de 92 años

Marcel Keoroglian es hincha de Rampla desde que nació. El murguista se acercó como tantas veces al Olímpico y lo hizo con su tío Kegam que tiene ¡92 años! en su silla de ruedas.

El día anterior, el hijo de Kegam y primo de Marcel, Armen, le envió un mensaje que le había grabado a su papá quien pese a su edad decia: "Marcel, mañana (el sábado) quiero ir a ver a Rampla. Tengo que estar". Y estuvo. Y vio el triunfo como un ramplense más.

La foto en la que aparecen los tres, Referí la tomó antes de que se jugara el clásico. Se tenían una fe bárbara.

Se rifó una camiseta de Rampla

Como suele suceder en las canchas chicas, siempre hay algún allegado a la institución que se ocupa de distintos menesteres.

En este caso y como sucede desde hace años en el fútbol uruguayo, hay clubes, como en este caso, Rampla, que hace rifas en medio del partido para recaudar fondos. En época de vacas flacas, todo viene bien.

Es el caso de Cacho quien vendía dos números a $ 100 para sortear una camiseta de Rampla en el entretiempo.

"Me llamo Carlos Alberto Caballero. ¿Te das cuenta? Tengo las siglas de Club Atlético Cerro, pero soy enfermo de Rampla. Siempre me gustó darle una mano al club y por eso me encargo de esto", contó a Referí.

Cacho hace más de ocho años que hace este trabajito durante todo el primer tiempo de forma honoraria cada vez que Rampla juega de local en el Olímpico.

Como se rompieron los altoparlantes, buscó por toda la tribuna al ganador a voz en cuello. Así vivió él su clásico.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...