La Vaca Azul > LA VACA AZUL/ LINNG CARDOZO

Ricardo Pascale: rachas de vientos suaves

Con su exposición "Viento", el artista contador propone recorrer una obra en donde se fusionan la ecuación diferencial y el hecho plástico

Tiempo de lectura: -'

25 de julio de 2017 a las 05:00

Hay 1.275 piezas de 3 tamaños dispuestas en el piso. Ocupan casi todo el 4to piso del Museo Gurvich. Son maderitas prolijamente cortadas, todas del mismo color y adheridas al piso de cemento gris. Esos rectángulos son de madera marupá. Suele ser una madera de color uniforme, con vetas apenas visibles. Por eso fueron elegidas. Su gama de color suele ser de un blanco hueso, amarillo pastel o color arena.

Así dispuestas, miradas desde el mismo en el momento de su instalación y una vez concluida la colocación, la irrupción de ese piso de parquet desmantelado no dice mucho. Otra cosa es mirar desde arriba, desde el puente del 5to piso del Gurvich.

Saliendo del plano

Ricardo Pascale nació en 1942. Dibuja desde niño. Siempre dibujó, aun cuando fue presidente del Banco Central del Uruguay en las complicadas negociaciones por la refinanciación de la deuda externa en 1985. (Tenía que negociar con 165 bancos y las respuestas a veces demoraban 3 horas. Era mucha tensión. Dependía de eso el plan económico a ejecutar en el primer gobierno democrático luego de la dictadura. En esas esperas Pascale dibujaba).

Exposición Ricardo Pascale

Dibujante y contador. Los dos hemisferios del cerebro funcionando por rutas inciertas.

Tras sus primeros aprendizajes con óleo y acuarela, Pascale desembarcó en el taller de Nelson Ramos. Parece atinado utilizar la palabra "desembarco" porque un día, tras obtener unas viejas maderas de una curtiembre que probablemente fueran de algún barco, fue al taller de Ramos y se las mostró. "Eso es lo tuyo", le dijo el maestro. Tiempo antes le había dicho a Pascale que se "estaba saliendo del plano".

Tras esas reflexiones, Pascale dirigió sus desafíos plásticos a la materia y fue la madera el elemento central de su expresión.

La calma

Con exposiciones en diversos puntos del munto, Pascale ahora se muestra menos voluminoso, casi como optando por un recorrido por las "suaves ondulaciones y la penillanura" que mostraría Uruguay en un mapa de niveles, en una carta topográfica.

Exposición Ricardo Pascale

Pascale hacía tiempo que estaba trabajando en dibujos vinculados a los vientos. A partir de esos garabatos, luego trabajados en la computadora con ecuaciones diferenciales y funciones matemáticas, surgió "Viento". A su muestra en Buenos Aires en el Centro Cultural Néstor Kirchner –empleando la misma técnica que ahora se observa en el Gurvich- le suma esta expresión de 1.275 trozos de marupá.

Y esas "suaves ondulaciones" topográficas de nuestro territorio aparecen en esta exposición pero planteadas como mapa meteorológico. En las muestras habituales de INUMET, surgen las isobaras o líneas que unen en un plano los puntos de igual presión atmosférica. Esos mapas permiten prever la evolución e intensidad de los vientos. Ese gráfico es, pues, una representación de las condiciones meteorológicas de una zona determinada del planeta en cada momento.​

Las isobaras de Pascale son advertidas por el artista Marco Maggi, quien en el catálogo de esta exposición escribe: "La obra documenta un instante de malhumor atmosférico, un molino que refina y un remolino que vuelve a refinarse en soplo, tromba o vendaval."

No parece advertirse el vendaval ni la tromba. El color hueso de la madera se casa con el gris bajo del piso. Es, más bien, un mapa atmosférico de brisas. Maggi lo advierte más adelante cuando habla del "privilegio" de "contar con la calma de Ricardo Pascale" en un "planeta turbulento".

En efecto, Pascale se asume en ese estado. Cuando LA VACA AZUL le consulta sobre qué opinaba sobre el inodoro de oro que se exhibió en Nueva York –obra de Maurizio Cattelan- Pascale no ocultó su incomodidad con el conceptualismo. "Manuel Espínola Gómez me dijo que había que ser arriesgado..." ¿Pero no excéntrico? "Exacto", responde Pascale. Y agrega: "claro, tenuemente riesgoso".

Para este martes 25, -día que se inaugura la muestra en el Museo Gurvich- INUMET ha pronosticado una temperatura máxima de 16°C, cielo nuboso y cubierto y vientos de entre 20 y 40 km/h, con rachas de 50 km/h.

Comentarios