Cargando...
Ricardo Reilly Arrarte, integrante de la junta directiva del INAC.

Agro > DELEGADO DE ARU EN INAC

Ricardo Reilly: cierra un año con números "alentadores" y hay perspectivas "promisorias"

El delegado de ARU en la junta del INAC destacó que la agroindustria ganadera está generando importantes ingresos de divisas con efecto multiplicador a todos los niveles

Tiempo de lectura: -'

18 de diciembre de 2021 a las 08:45

"Estamos cerrando un año positivo en casi todos los indicadores (...) son números alentadores y perspectivas promisorias".

Ese fue uno de los conceptos que destacó a El Observador el ingeniero agrónomo Ricardo Reilly Arrarte. El delegado de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en la junta directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC), expresidente de la ARU y expresidente de la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay, además de expresarse sobre un balance de 2021 y trazar perspectivas, analizó el momento de la agroindustria ganadera bovina y ovina, habló de los costos, de los competidores, del impacto del eventual Tratado de Libre Comercio (TLC) con China y destacó el valor de las campañas de marketing que ha emprendido el INAC en el exterior.

 

¿Qué balance realiza sobre el sector cárnico en 2021?

Estamos cerrando un año positivo en casi todos los indicadores, con buenos volúmenes y valores de exportación, y del precio de la hacienda. La faena de vacunos cierra un año de números históricamente altos, en el entorno de los 2 millones y medio de cabezas. Lo mismo ocurre con la extracción total, es decir, faena más exportación en pie, que ronda el 24%. Pero el dato más interesante, a mi entender, es que  la cantidad de kilos faenados será la más alta de la historia. Es decir, más cabezas faenadas, de carcasas más pesadas, con una edad de faena promedio de 30 meses, otro registro sin precedentes en el país. Son números alentadores y perspectivas promisorias.

 

Tras ese crecimiento, con todo lo que eso derrama y no solo en la agroindustria, ¿es posible mantener estos indicadores?

Estos volúmenes de faena y extracción se dan en un contexto de producción de terneros récord, con un rodeo de vacas y vaquillonas que se mantiene estable, con un rodeo en general más joven. Aquí hay un gran mérito de todos los actores de la cadena, pero es importante destacar el mayor grado de eficiencia a nivel de producción, con una fuerte inversión en comida que permitió acelerar los ciclos productivos. Esto se da además en un contexto de fuerte competencia por la tierra, con una agricultura pujante, precios de los granos firmes, y la forestación en crecimiento. Hay que seguir por este camino.

 

En cuanto a las exportaciones ¿qué arrojan los datos del INAC?

Los números muestran que estamos con volúmenes récord de exportaciones de carne, más de 500 mil toneladas a un valor medio de la tonelada exportada más que interesante, US$ 4.250, y buenos precios de la hacienda especialmente en este último semestre. En resumen se vendieron más kilos, a mejor precio. Esto está generando importantes ingresos de divisas para el país, con un efecto multiplicador a todos los niveles, algo por demás necesario pensando en la reactivación la económica.

 

La producción ovina también está en un momento histórico.

Las exportaciones de carne ovina están superando los US$ 100 millones, otro dato sin precedentes, con un valor de la tonelada exportada que supera los US$ 5.000 en el acumulado anual. Hubo precios interesantes para todas las categorías de ovinos durante todo el período, elevados niveles de faena que superan en más de un 50% a los del 2020. Esto seguramente sirva de empuje para el rubro, compensando ciertas dificultades de mercado que atraviesan las lanas medias y gruesas. Si se lograrán levantar algunas de las restricciones de acceso para la carne ovina, y otras limitantes no productivas por todos conocidas, el sector ovino tiene mucho potencial para crecer.

 

¿Cómo visualiza el futuro?

Lo positivo es que la demanda de carne a nivel mundial actualmente supera la oferta, con China como protagonista, pero también hay señales positivas de otros mercados. Igualmente siempre debemos ser cautos al analizar el negocio de la carne y la ganadería en el tiempo. Somos tomadores de precios en un mundo muy dinámico, estamos expuestos a los vaivenes internacionales. El clima también es determinante. Basta ver los resultados de las Carpetas Verdes presentadas por el Plan Agropecuario, el déficit hídrico de primavera y verano pasado fue determinante en la diferencia de productividad e ingresos entre los predios ganaderos.

Reilly Arrarte presidió la ARU y la gremial de criadores de la raza Hereford.

Otro elemento distintivo de este año es que los costos de producción subieron sustancialmente.

No se puede analizar el negocio pensando únicamente en los mayores ingresos, o los buenos valores, lo que importa es el margen, para eso hay que conocer lo números. Estamos ante una suba significativa de precios de los insumos agropecuarios, lo que genera un importante incremento en los costos, empeorando la relación de precios para el productor. También a nivel del sector exportador existen dificultades, como los problemas logísticos que incrementaron sustancialmente el costo y disponibilidad de los fletes. En el agronegocio, el resultado hay que evaluarlo en el mediano plazo y no de forma coyuntural.

 

¿Qué ocurre en los mercados con nuestros principales competidores?

En este año se dieron algunos hechos inesperados, como fue la suspensión de Brasil por parte de China debido a la aparición de casos atípicos de vaca loca, algo que se prolongó más de lo esperado. Otra sorpresa fue el cepo a las exportaciones de carne impuesto en Argentina, o la suspensión de varias plantas de Australia para ingresar a China. Son medidas que obviamente nos favorecen en el corto plazo, pero que algún día se revertirán.

 

¿Preocupa la dependencia de China… cómo ve la posibilidad de un TLC?

Concentrar las ventas en uno o pocos clientes nunca es bueno en ningún negocio. Pero tampoco podemos negar que hoy el mundo depende directa o indirectamente de lo que haga, o deje de hacer, China. Nosotros no somos la excepción. Es lo más parecido a un mercado de acceso pleno con arancel moderado, es un mercado atractivo por sus bajas restricciones de acceso, que está pagando precios interesantes, que lleva todos los cortes valorizando toda la res, incluido el hueso, y que además tiene perspectivas de seguir creciendo. Hay que bajar barreras de acceso, generar acuerdos comerciales, con China y otros mercados, que nos permitan diversificar destinos. Japón, Corea, son ejemplo de ello, en donde si bien hoy se accede, el arancel es de 40%. Para el caso del sudeste asiático, en países como Vietnam, Indonesia, Filipinas o Malasia, hoy tenemos ciertas restricciones en lo sanitario que debemos solucionar a la brevedad. Estados Unidos siempre es un mercado relevante, es el segundo importador mundial de carne, y hoy está muy activo, pero la cuota de 20 mil toneladas no deja de ser una limitante.

 

Se apreció un énfasis en las campañas de marketing del INAC para mejorar el posicionamiento de las carnes de Uruguay.

Respecto al trabajo de posicionamiento de las carnes uruguayas en el mundo, hay que destacar el trabajo que está llevando adelante INAC, con fuertes campañas de promoción y marketing. Todo esto se hizo a pesar de las restricciones de movilidad y presencialidad de estos últimos dos años, con mucho trabajo a distancia. Se realizaron diversas actividades tanto on line como off line a todo nivel, en varios mercados de destino, principalmente en China. También fue un gran acierto que INAC haya abierto una oficina comercial en China, que hoy sirve para fortalecer nuestra presencia no solo en China, sino en toda Asia.

 

Finalmente, ¿cómo está recibiendo el productor las señales que llegan desde el gobierno?

En negocios de largo plazo como el agropecuario se necesitan certezas a la hora de invertir. Este gobierno ha demostrado desde el primer día, tener clara la importancia del agro para la economía nacional, lo cual es determinante para generar mayor inversión y crecimiento productivo.

Hay perspectivas promisorias, pero igual en los negocios ganaderos hay que se cautos, dijo Reilly Arrarte.

La cifra

54,6% creció el ingreso por las exportaciones de todas las carnes en lo que va de 2021, comparado con 2020, totalizando US$ 2.700 millones (al 4 de diciembre). Fuente: inac.uy

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...