Nacional > EN DOS AÑOS

Supermercados perdieron 3.000 puestos de trabajo en dos años, según cámara empresarial

El panorama que plantean es desalentador: las ventas han caído y los gastos fijos aumentado 

Tiempo de lectura: -'

07 de septiembre de 2018 a las 14:11

Es una constante que se repite cada vez en más supermercados. Menos cajas atendidas por personal de la empresa y más terminales de autoservicio para que el usuario escanee los productos y pague solo.

Esa realidad, que en parte es consecuencia de  la caída en las ventas y el aumento de los costos laborales, implicó una  pérdida de más de 3.000 puestos de trabajo en los últimos dos años, según aseguró Daniel Menéndez, gerente general de la Asociación de Supermercados del Uruguay, este viernes en el programa Así nos va de radio Carve. 

"No estamos despidiendo gente, solo que no se renuevan las vacantes. Pero no es solo un tema de las cajas automáticas. Ayudan, pero estamos hablando de cuatro cajas en un local, no es mucho", dijo

“El tema es que los costos laborales han subido muchísimo y las ventas no acompañan”, agregó Menéndez, y puntualizó que no se ha despedido gente, sino que no se renovaron las vacantes que empezaron a quedar libres. 

Según indicó el gerente, las ventas han disminuido y los gastos fijos los comercios han aumentado. "En junio ya había una caída de casi 2% en alimentos y bebidas. Creo que vamos a cerrar el año un 4% abajo", detalló Menéndez, y agregó que esta tendencia se arrastra desde ejercicios anteriores. Aseguró que el panorama es desalentador y que las consecuencias repercuten en las ventas. 

Lea también: El mercado laboral continúa de capa caída: el empleo cayó en junio

Si bien el gerente aseguró que hay gastos que cuesta solventar, como el de la energía, ya que las tarifas han aumentado, el costo que verdaderamente les preocupa a los comerciantes es el de la seguridad. “Este es un costo altísimo. Las facturas de las empresas de seguridad son enormes y no tenemos más remedio que pagarlas”, afirmó. 

Menéndez detalló que el problema no es que roben el dinero de las cajas, porque eso siempre está asegurado, sino que el temor radica en que los delincuentes entren con armas de fuego y hieran a funcionarios o empleados. “Lamentablemente eso ya pasó y la verdad nos preocupa mucho la seguridad de nuestros empleados y de los clientes", concluyó. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...