Agro > Ecos de la Expoactiva

Tafirel brinda prevención basada en bioestimulantes

La empresa de agroquímicos ofrece una alternativa genética para sequías o heladas

Tiempo de lectura: -'

16 de marzo de 2018 a las 05:00

Atendiendo situaciones de estres que soportan los cultivos uruguayos en la actualidad, dada una ausencia prolongada de lluvias que generó un déficit hídrico de gran impacto, la empresa de agroquímicos Tafirel presentó en el marco de la Expoactiva Nacional una alternativa genética basada en bioestimulantes para paliar daños, al menos para la próxima zafra de cultivos.

Según explicó el asesor de Tafirel, Juan Izquierdo, la novedad consiste en incorporar moléculas que pueden ser de diferentes orígenes –como algas, extractos de plantas o microorganismos–, con el fin de estimular a las plantas.

"A partir de ciertos genes que se expresan naturalmente en cada cultivo, la idea es estimularlos con moléculas para que cada planta pueda lograr ser más resistente a una sequía o a una helada", detalló.
El propósito del uso de bioestimulantes, explicó Izquierdo, es que funcionan en forma similar al sistema inmunológico de las personas cuando responden a una gripe y a los siete días se curan.

"Las plantas tienen algo parecido. Al sentir la señal se expresan ciertos genes que provocan el cierre de las estomas. Se vuelven más duras y desarrollan una cutícula más gruesa que es capaz de soportar mejor el calor. El punto clave es hacerlo como prevención, de modo que cuando llegué el estrés la planta esté preparada", dijo.

Añadió que "se hace mediante bioestimulantes que pueden salir de caparazones de centollas. Cuando se procesa la carne del caparazón te da un producto que son los quitosanos (o chitosan). Al volcarle este producto a la planta se genera tolerancia a las heladas", manifestó Izquierdo a El Observador.

A su vez, el especialista agregó que para la utilización de estos insumos se pueden aprovechar los tratamientos de insecticidas o fungicidas –dada la compatibilidad de los productos–, para lograr que de esa forma la planta se vaya preparando para el estrés ambiental.

La nueva ola de lo bio

Para Izquierdo, los cultivos son sometidos cada día más a una serie de estres climáticos, que pueden ser fríos o calores extremos, y que a su vez "han variado en los últimos años en intensidad, duración y frecuencia".

Agregó que estos fenómenos se dando cada vez más fuera de estación, por lo que para el productor se hace más difícil poder planificar cuándo va a tener una microsequía.

En ese sentido, Izquierdo comentó que hay una nueva ola en el área de la bioprotección. El especialista dijo que la tendencia a nivel global es trabajar en los bioinsecticidas, biofungicidas o biohervicidas.


"Hay un consumidor cada día más informado que ejerce presión política, por lo que hay que buscar alternativas bio que permitan bajar los principios activos sintéticos, que son los rechazados.

Estos productos son más seleccionadores y específicos a la hora de controlar las diferentes malezas, que en algunos casos incluso resisten al glifosato. No hay que descartar aún utilizar los herbicidas convencionales, pero de esta forma se están brindando herramientas distintas que no son penalizadas por el consumidor", destacó Izquierdo durante su explicación

Comentarios