Rugby > SUPERLIGA

Testeos, protocolos, disciplina: cómo hizo el rugby para cerrar su burbuja con 3 mil tests y cero caso de covid-19

La Superliga de Rugby trajo 270 personas del exterior en una estricta burbuja durante dos meses y se cerró con cero caso de covid-19; los responsables contaron cómo hicieron

El festejo del campeón Jaguares

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2021 a las 13:51

Dos meses de competencia, 33 partidos, dos países, seis planteles, 270 personas, más de tres mil test de covid-19: la Superliga Americana de Rugby se cerró el sábado en el Estadio Charrúa con título para Jaguares de Argentina, pero el balance que dejó a todos más conformes en la Unión de Rugby del Uruguay y Sudamérica Rugby fue que la parte sanitaria. El plantel campeón se fue el lunes rumbo a su país, y el del vicecampeón Peñarol quedó liberado el sábado por la noche, con lo que la estricta burbuja sanitaria que hizo posible el torneo se cerró sin un solo contagio de covid-19, un éxito sobresaliente teniendo en cuenta el momento de la pandemia en el continente, y particularmente en Uruguay.

La burbuja fue muy estricta: durante la etapa chilena, entre el 5 de marzo y el 5 abril, y la uruguaya, entre el 6 abril y el 16 de mayo, los jugadores, cuerpo técnico y personal de organización sólo podían salir de sus hoteles para entrenar o jugar partidos, debían someterse a hisopados pct o test de antígenos cada cinco días en promedio, y no podían recibir visitas. Cada equipo tuvo su propio bus, que se desinfectaba diariamente, y el personal del hotel también debía pasar por pruebas periódicas para detectar el virus. Los partidos se hicieron sin público, y solo había 10 personas extra burbuja autorizadas a estar en el Charrúa, con tapabocas obligatorio.

Martín Bogado, de Olimpia, es testeado en Uruguay

Entre hoteles, comida, traslados y testeos, la etapa uruguaya tuvo  un costo de aproximadamente US$ 1,2 millones, que ayudaron a reactivar actividades hoy casi totalmente detenidas. En total, la liga tuvo un costo aproximado de US$ 3 millones. En la etapa uruguaya se alternaron test pcr y antígenos, y para eso se llegó a un acuerdo con el laboratorio Biofast.

El recorrido no estuvo exento de sobresaltos: en la etapa chilena el torneo se disputó durante un período de estricto lockdown en las 2 sedes (Santiago y Valparaíso), lo que por ejemplo obligó a cambiar de estadio las últimas dos fechas de la primera rueda, que se movieron de Valparaíso al Estadio Nacional de Chile para evitar desplazamientos.

En la segunda burbuja se acumuló mucho tiempo de encierro, entonces cualquier cosa que significaba un escape mental era planteada por los equipos. Pero había que tener claro que había cosas que ni siquiera eran de seguridad sanitaria sino de compromiso político. Por ejemplo, algunos equipos nos pedían ir a la playa, aislados de la gente, para recrearse un rato. Como médico y parte de un staff yo podía pensar que era lógico desde el punto de vista sanitario, pero teníamos que decirles que no porque el acuerdo con el gobierno era claro, y había un bien mayor: cuidar el torneo

Marcelo Santurio

Oficial Covid del torneo

La salida de Chile hacia Uruguay también fue compleja: el gobierno de Sebastián Piñera decidió cerrar fronteras a horas de que las delegaciones se fueran del país, por lo que hubo que adelantar los dos vuelos charter para evitar problemas migratorios.

La llegada a Uruguay no tuvo tantos problemas. En realidad, el mayor trabajo estuvo en la previa, para convencer a todas las reparticiones estatales involucradas, justo en un momento de varios cierres de actividad producto de la suba de contagios (incluido todo el deporte no profesional), de que podían venir seis delegaciones desde el exterior y competir durante varias semanas sin generar un problema sanitario.

Los tapabocas eran obligatorios en todo momento fuera de la cancha

Sin embargo, el torneo siempre tuvo el respaldo del Poder Ejecutivo, encabezado por el presidente Luis Lacalle Pou, el secretario de Presidencia álvaro Delgado y la secretaría de Deportes, todos defensores de la idea de promover a uruguay como un hub deportivo regional, La habilitación al deporte profesional le permitió a la Superliga saltar obstáculos y desarollarse con normalidad en el Estadio Charrúa.

Con las delegaciones ya en Uruguay, lo importante fue la logística, que no tuvo contratiempos el mes y medio de competencia, y la conducta de todos los integrantes de la burbuja, que cumplieron el pedido de respetarla al 100%. Incluso el plantel llamó a no realizar un banderazo y caravana el día de la final, para no promover aglomeraciones y poder cerrar el torneo sin inconvenientes.

Santiago Slinger, presidente de la URU

“Sobran palabras. Es un éxito rotundo lo que se consiguió. Antes que la liga llegara a Uruguay los números eran complicados, y había anuncios del gobierno de restringir el deporte amateur y que solo quedara el fútbol y el basquetbol, y hace días, cuando se le pidió que pararan unos días al fútbol y el básquetbol, nosotros pudimos seguir con el rugby profesional de la SLAR. La burbuja fue un éxito en la planificación e implementación. Hay que reconocer que hubo tareas adicionales y refuerzo de controles para poder tener una liga sin contagios. La prevención, con los tests pcr, los test de antígenos, más la ejecución encabezada por el oficial covid Marcelo Santurio, dio grandes resultados. Obviamente con costos económicos elevados, pero valió la pena”. 

Diego Ardao, de Peñarol, es testeado en Uruguay

“Es un liderazgo que viene de Sudamerica Rugby, y nosotros tuvimos que poner nuestro extra por ser anfitriones de la segunda parte. Los equipos quedaron muy contentos con la atención, los hoteles, la comida, el estadio. El reconocimiento al hub del Estadio Charrúa, que queda como referencia posicionado a nivel regional y mundial, de que acá se puede organizar un torneo en tiempos de pandemia, y salir adelante con éxito. La presentación del estadio, la calidad de la televisación y mirado desde la óptica de la URU, tener nuestra franquicia jugando la final y estando en partido los 80 minutos, fue brillante. Cerramos la parte deportiva en ascenso, que es muy importante para lo que se viene con el alto rendimiento de Los Teros”.

“La expectativa ahora es poder empezar con el torneo de clubes, ahí vamos enganchados a la situación general del páís, pero tenemos expectativas de que los casos, los ingresos a cti y las muertes vayan bajando y podamos volver a los entrenamientos”.

Marcelo Santurio, jefe médico de la URU y oficial covid del torneo

“El balance es muy positivo. Transitar un campeonato de tanto tiempo con planteles en una burbuja que nunca es perfecta implica minimizar riesgos, porque para ser perfecta el hotel tiene que ser inexpugnable, los empleados tienen que dormir ahí, hay que testear a todos los empleados con la misma periodicidad que los integrantes de la burbuja, etc. Y minimizamos los riesgos con los tests que hicimos a las más de 270 personas que pasaron por el sistema de hoteles burbujas. En Uruguay se hicieron más de 1.500 tests entre pcr y antígenos y todos fueron negativos, así que es muy positivo”.

“En el medio pasan muchos imponderables, como los recambios de jugadores que hubo de una fase a otra, o las cuarentenas antes de entrar a la burbuja, donde había que analizar cómo llegaban, desde dónde, y en base a eso hacer una evaluación de riesgo y hacer otra burbuja aparte antes de volver a testearlos y que entraran. Por ejemplo en el medio del torneo Buquebus cambió las frecuencias de los viajes y tuvimos que reajustar todo. O cuánto tiempo se les pedía el testeo previo: no es lo mismo un chico que venía desde Italia en un viaje de avión de 12 horas que uno que venía de Argentina en Buquebus. Obviamente todo el mundo quería entrar lo antes posible entonces tuvimos que conversar mucho y convencer de qué era lo mejor”.

Los tapabocas eran obligatorios en todo momento fuera de la cancha

“Sin duda en la segunda burbuja se acumuló mucho tiempo de encierro, entonces cualquier cosa que significaba un escape mental era planteada por los equipos. Pero había que tener claro que había cosas que ni siquiera eran de seguridad sanitaria sino de compromiso político. Por ejemplo, algunos equipos nos pedían ir a la playa, aislados de la gente, para recrearse un rato. Como médico y parte de un staff yo podía pensar que era lógico desde el punto de vista sanitario, pero teníamos que decirles que no porque el acuerdo con el gobierno era claro, y había un bien mayor: cuidar el torneo. Pero las delegaciones se portaron increíble, obviamente no estaban contentas pero entendieron el bien mayor”.

“También fue un desafío manejar todo lo que conlleva un torneo de tantos días con delegaciones profesionales, ya no en temas covid sino en necesidades médicas, coordinación  de estudios, por ejemplo. Eso siempre da trabajo en un torneo de tantos equipos, y más en esta situación. Pero lo positivo fue que el covid no nos pasó por encima, no nos dedicamos solo a covid y mantuvimos los estándares médicos en otras áreas. Por ejemplo  la gestión de conmoción cerebral. Se trabajó con equipos preparados, con cursos previos, zoom, y usando herramienta del video. Se dio un paso importante al tener el aporte de video en todos los 35 partidos. Por ejemplo se retiraron algunos jugadores de partidos que no se hubiesen retirado sin asistencia de video”.

“Nos preocupaba mucho previamente el tema de la carga física de los jugadores y el poco tiempo entre partidos. Veremos el registro de todos los lesionados para hacer un informe de si eso efectivamente sucedió. Estamos en ese camino”.

“Nos queda la satisfacción de poder cumplir con la cuestión sanitaria, que posiciona muy bien al deporte y al país, que te puedan ver bien por eso es excelente. Llena de satisfacción”. 

“Una cuestión importante a decidir era hacer testeos regulares aunque los equipos estuvieran en burbuja. Se midió ese costo económico contra el los costos de no hacerlo. Porque si un día pasa que se cuela un positivo, la bomba te explota y tenés que parar el torneo. Hubo un trabajo de convencimiento de todos de que valía la pena. Estábamos todos convencidos, la parte sanitaria, deportiva y política, pero requiere tiempo de discutir y convencerse de que vale la pena. En Uruguay se agregó la modalidad de tests rápidos y para eso nos basamos en el Seven de Madrid, evaluando también la efectividad desde el punto de vista científico”.

“Todo siguió un plan y se discutió previamente para tener cada paso protocolizado. Establecimos una guía de cuál era el camino en función de los escenarios potenciales: qué pasaba si había un positivo de un forward, de un back, de un entrenador, quiénes debían testear.  Es muy difícil prever todos los escenarios, lleva tiempo pensarlo, discutirlo, responder a todas las interrogantes, cómo comunicarlo. Para todos los escenarios se buscó la respuesta más coherente posible. Sabíamos que por más que tomáramos todas las medidas siempre había un riesgo, pero los resultados fueron muy positivos. Ahora queda evaluar y siempre hay cosas a corregir”.

Sebastián Piñeyrúa, presidente de Sudamerica Rugby

Toda Sudamérica está muy orgullosa de la Superliga Americana. Cuando alguien se siente seguro y confiado en su liderazgo, no le cuesta compartirlo y ese fue el gran éxito de esta Liga. Cada uno fue líder de lo que le tocaba y lo hacía con la libertad y convicción de que sólo buscando la excelencia y con gran sentido de responsabilidad, lograría llegar al final del camino.
En eso se transformó la burbuja, esas fueron las reglas de juego no escritas y durante tres meses, nadie se apartó ni se equivocó de rol. La convicción  de que la responsabilidad era de cada uno y los límites eran los que tú mismo te imponías fue la clave del éxito.
Fueron muchas las personas que se alinearon para que se pudiera llevar adelante el torneo .
Los  jugadores, entrenadores, médicos, preparadores físicos, administrativos, transportistas, productores, técnicos, diseñadores, agencias. Mucha gente pudo trabajar y supo cuidar cada detalle para poder siempre ir para adelante con seguridad y salud. Se abrieron hoteles, restaurantes, clubes, estadios, etc .
Al gobierno y a todos quienes con su apoyo contribuyeron al éxito, Gracias y nos sentimos tranquilos de haber cumplido. Vamos por mas.
 
    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...