Cargando...
El rector Arim le pidió al Parlamento "apostar" y votarle los recursos

Nacional > Inicio de proyecto

Udelar pide dinero al gobierno para crear instituto que vuelva a fabricar vacunas en Uruguay

El costo total para implementar el proceso es el del orden de los US$ 15 millones; el rector solicitó unos US$110 mil para poner en marcha el proyecto en 2022

Tiempo de lectura: -'

30 de julio de 2021 a las 05:01

Más allá de las circunstancias que debió atravesar por la pandemia, Uruguay debe tener la capacidad de "mirar algunos kilómetros para adelante". Así lo advirtió ante el Parlamento el rector de la Universidad de la República (Udelar), Rodrigo Arim, al plantear una de las preocupaciones de la comunidad científica y académica a nivel local: la investigación y producción de vacunas. 

El mensaje complementario que esa casa de estudios presentó en el marco de la Rendición de Cuentas planteó la creación de un "Instituto Nacional de Vacunas", enfocado en la salud humana y animal, para el que pide se le voten recursos. La Universidad, indicó el rector, no pretende gestionar en exclusiva este eventual nuevo instituto. En ese sentido el jerarca sugirió algún tipo de asociación y apoyo a nivel interinstitucional. 

Arim admitió que se trata de un proyecto relativamente costoso: se requerirían entre US$ 10 millones y US$ 15 millones para implementarlo. De todas formas, la Universidad le pidió al Parlamento en esta Rendición de Cuentas "hacer una pequeña apuesta al futuro": votarle $ 5 millones para que el año que viene pueda poner a rodar un proyecto ejecutivo para la investigación y producción de vacunas, equivalente a unos US$110 mil.

La partida sería sobre todo para poder montar los equipos que se requieren para desarrollarlo. "Ganemos tiempo en la pandemia para avanzar", pidió. "Estamos hablando de recursos absolutamente menores", dijo. A esa cifra se le agregan otros $ 2 millones para 2022 (unos US$45 mil). Según advirtió el rector, el mundo se mueve y va reconstruyendo su malla de investigación en distintas áreas.

Más allá del costo, el rector sostuvo que el país debe avanzar en este camino ya que corre el riesgo de "perder varios trenes" en el concierto internacional. "Uruguay tiene que ponerse en pie y construir redes nacionales e internacionales de calidad para poder tener, en algún momento, capacidad de investigación y producción en un planta piloto, que puede cubrir las necesidades del país en algunos casos relevantes", dijo. 

"Tenemos investigadores calificados, lo que no tenemos son plataformas para sostener procesos de investigación de este tipo", agregó Arim. 

La opinión de Salinas

Arim dijo haber mantenido diálogos con Presidencia de la República para plantear la idea, a través de contactos con varios integrantes del Poder Ejecutivo. El miércoles, cuando concurrió al Parlamento, aún tenía pendiente un encuentro con el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas. 

El jerarca ya se le había adelantando días antes, cuando en el mismo ámbito fue consultado por el tema. "Siempre vamos a estar de acuerdo con la investigación y con el avance en el tema de vacunas", dijo Salinas ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados. .

Salinas recordó que, durante mucho tiempo y hasta 1980, Uruguay fabricó vacunas a nivel local. También que hoy dispone de una industria farmacéutica importante y químicos bien preparados. 

De todas formas, advirtió que el problema es, principalmente, intelectual. "El capital financiero o económico aparece enseguida si hay proyectos que tienen ciertos estímulos o cualidades", dijo. 

El ministro citó el trabajo del director del Departamento de Desarrollo Biotecnológico de la Universidad de la República, Alejandro Chabalgoity, para la generación de un posible foco de producción de vacunas a nivel local. El experto estimó que al país le llevaría unos diez años generar los recursos humanos necesarios. 

"En muchos casos los investigadores tienen una motivación por la ciencia básica y, después, cuando pasan a la producción, les cuesta cambiar el chip", sostuvo Salinas. "Si fuera un tema de opinión, diría que la opinión es favorable", concluyó sobre la propuesta de la Universidad. 

Tres propuestas

La Universidad de la República también le pidió fondos al Parlamento para desarrollar, a través del Hospital de Clínicas, tres proyectos "concretos" para atender la emergencia sanitaria y los efectos directos e indirectos del covid-19 en la salud de los uruguayos. 

La primera, según describió el rector Arim, es un programa de rápida resolución del cáncer de mama. Es que, según dijo, el país tiene un atraso relevante en los diagnósticos oncológicos en general, y de este tipo de cáncer en particular, producto de las restricciones que operaron en el sistema por la emergencia sanitaria. 

El programa impulsado, relató, permitiría que cualquier paciente que sea referenciada o diagnosticada con indicios de cáncer pueda agendarse rápidamente y recibir, en 20 días, un diagnóstico definitivo y un tratamiento, acompañada y cuidada por una nurse durante el proceso. El plan propone abordar la salud mental de la paciente y enfocar su tratamiento de una manera integral desde la cirugía, hasta cuidados paliativos, y reconstrucción mamaria.

"Lo necesitamos como país", dijo Arim, que para implementar este programa pidió $ 28 millones, unos US$ 623 mil. 

El segundo proyecto para el que solicitó financiación fue relativo a un mecanismo de rehabilitación poscovid. Entre otros aspectos se procura crear una unidad de cirugía ambulatoria, un área en la que también existen según Arim "atrasos relevantes", y que permitiría absorber unas 2.200 intervenciones al año y al país "ponerse al día". En este caso, el costo serían unos $ 8 millones, unos 178 mil. 

La última propuesta relacionada con el Hospital de Clínicas es el "Programa Integral de Atención del Ataque Cerebro Vascular", la segunda causa individual de muerte en Uruguay. Arim recordó que dos de cada tres pacientes que sufren un ACV permanecen con secuelas, en cuya atención también hay un "atraso importante". 

El planteo es que el hospital universitario pueda montar un dispositivo para absorber parte de esta y otras problemáticas neurológicas, como esclerosis lateral o Parkinson, tanto en rehabilitación aguda o crónica, y tratamientos de largo aliento. 

Para esto, el Parlamento debería votarle $ 32 millones que, al igual que los planteos anteriores, no están previstos en la Rendición de Cuentas. El planteo equivale a unos US$712 mil. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...