Polideportivo > MUNDIAL DE ATLETISMO

Un estadio refrigerado en medio del desierto: así lo viven los uruguayos

Déborah Rodríguez, Pía Fernández y Emiliano Lasa, que competirán en el estadio Khalifa, y Nicolas Cuestas, contaron a Referí cómo será correr en Catar

Tiempo de lectura: -'

26 de septiembre de 2019 a las 14:50

Además de competir contra los mejores del mundo, los atletas uruguayos que disputarán el Mundial de Catar desde este viernes deberán luchar contra el calor de Doha, que por estos días ronda los 40°C.

En el país que también organizará el Mundial de fútbol de 2022, parece no haber límites a la hora de realizar obras y para el torneo de atletismo desarrollaron un estadio, abierto, que cuenta con un sistema de refrigeración que permite a los deportistas competir en un ambiente de 20°C o 21°C.

Los tubos de refrigeración del estadio Khalifa de Doha

Se trata del estadio Khalifa, donde dos de las atletas uruguayas que competirán en el certamen, Déborah Rodríguez y Pía Fernández, ya estuvieron y contaron a Referí cómo es y también cómo es el clima de Doha.

“La particularidad que tiene el mundial es que las temperaturas son muy altas, ya lo hemos sentido, apenas llegamos nos dimos cuenta de la humedad. Está bastante duro”, contó Pía, quien competirá en 1.500 metros.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

WELCOME TO DOHA 🇺🇾 #Uruguay #Teamuru #worldchampionship #iaafdoha2019

Una publicación compartida de Maria Pia Fernandez Moreira (@mariapiarun1500) el

“Por suerte tienen un sistema bastante tecnológico y en el estadio no va a haber esa sensación de calor, van a bajar la temperatura”, comentó.

De todas formas, señaló que a la hora de entrenar deberán hacerlo a la temperatura ambiente de la ciudad. “Va a ser bastante duro, pero es para todo el mundo igual, son las mismas reglas de juego”, señaló. “Pero trataremos de disfrutar este tipo de instalaciones, un estadio increíble y vamos a salir a correr y disfrutarlo de la mejor manera”.

Los tubos de refrigeración del estadio Khalifa de Doha

Por su parte, Déborah, quien correrá en 800 metros, señaló las complicaciones de la humedad para los atletas.

“La ciudad se encuentra en el desierto y más allá de que uno piensa en el desierto como un lugar seco, acá es diferente, Doha es una ciudad muy húmeda y a nosotros eso nos perjudica bastante”, comentó. “La humedad no deja respirar, da decaimientos, en las pruebas de distancias largas de medio fondo y fondo se sufre muchísimo con la humedad”.

La atleta, que llega a Doha con el bronce en 800 metros en los recientes Panamericanos de Lima, destacó las instalaciones donde correrá.

El estadio Khalifa de Doha

“Fuimos a la pista de la competencia y los cataríes hicieron una infraestructura excelente, el estadio está aclimatado para que hayan no más de 20 o 21 grados. La pista va a estar adaptada para que podamos competir en las mejores condiciones posibles”, señaló.

En ese estadio también competirá Emiliano Lasa en la prueba de salto largo. “El clima es bastante caluroso, sensación térmica arriba de 40°, todos los días y con bastante humedad”, contó Lasa. “Por suerte en el estadio hay una climatización y baja la temperatura a 26°, así que está bueno”, dijo a Referí.

Una mujer prueba el sistema de refrigreación del estadio Khalifa

Cuestas y una maratón nocturna que se correrá si el clima lo permite

Quien no tendrá “aire acondicionado” será Nicolás Cuestas, quien correrá el maratón por las calles de la ciudad el próximo sábado 5 de octubre. Para contrarrestar el calor, los organizadores determinaron que la prueba se dispute a la medianoche, a lo largo del paseo marítimo de Doha.

“Va a ser una carrera muy dura porque he salido a entrenar estos días y realmente está imposible”, contó Nicolás desde Doha. “De hecho, no está confirmado 100% hagan las maratones y la prueba de marcha de 50 kilómetros, se podría llegar a suspender si no están dadas las condiciones de seguridad climática”, indicó.

Para el olímpico, el horario no es problema, pero sí el calor. “Porque si uno tiene que correr de noche no pasa nada, pero el clima está insoportable”.

“No es algo que me importe demasiado porque la igualdad de condiciones es para todo y uno tiene que adaptarse a las condiciones de carrera”, agregó.

Cuestas ya entrenó por las calles de Doha, tanto al mediodía, cuando el sol calienta más, como a la tarde. “Cuesta bastante correr, sobre todo a ritmos un poco más rápido. Si salís a trotar te la bancas un poco, pero un poco más rápido cuesta”, señaló.

Además, el circuito también puede incidir. “La maratón hace en la rambla y tenes viento para un lado. Con viento en contra te sentís más fresco, pero con el viento a favor sentís ese ahogo de que no hay aire y te empieza a quemar todo”.

Antes de entrar en el estadio Khalifa, los atletas calentarán en un recinto en el que las temperaturas se aproximan a los 40°C y con elevados porcentajes de humedad. Pero una vez que recorran 150 metros, a través de un túnel de enfriamiento, único en su estilo, accederán a un recinto en el que la temperatura se mantiene artificialmente entre los 23 y los 25 grados centígrados.
Este dispositivo es presentado por las autoridades de Catar como la prueba de su capacidad para mantener las sedes del Mundial de fútbol de 2022 con temperaturas bajo control, pese a que ese torneo se disputará en noviembre y diciembre, en condiciones más benignas. Los atletas de Doha 2019 experimentarán "un viaje térmico", comenta Racinais.
Un sistema informatizado preparará el cuerpo de los atletas bajando la temperatura por etapas a medida que avancen en la pasarela subterránea que lleva al estadio con capacidad para 46.000 espectadores. "Pero no se helarán en el estadio. No es bueno tener una temperatura demasiado baja. El calor es bueno para los velocistas pero supone un estrés suplementario para los atletas que practican pruebas de resistencia", precisa Racinais.
Según explica, los atletas pueden adaptarse al calor y a la humedad extrema si se toman el tiempo necesario para ello antes de la prueba. "La especie humana es probablemente la que tiene una mejor capacidad de adaptación al calor", afirma en su despacho, que da a un terreno de calentamiento del Mundial. Después de unos días de entrenamientos en el calor, los atletas experimentan o experimentarán un aumento del plasma, que conlleva un aumento del volumen sanguíneo que, enviado a la vez a los músculos y la piel, puede enfriarlos, explica.
El estadio Khalifa, principal sede del Mundial, fue inaugurado en 1976 y ha sido renovado por completo antes de iniciar su nueva vida en 2017. Su sistema de enfriamiento ha sido probado en otras citas de atletismo de alto nivel, como la Liga de Diamante. "Estén seguros de que velaremos por la seguridad de los deportistas y espectadores", afirmó recientemente el principal organizador del Mundial, Dahlan Al Hamad. (AFP)
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...