27 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
17 de abril 2024 - 20:59hs

Casi diez años después del crimen de la adolescente argentina Lola Chomnalez, la Justicia de Rocha condenó a Leonardo Sena Cabrera, señalado como el autor a la pena de 27 años y medio de cárcel por homicidio muy especialmente agravado.

En la sentencia a la que accedió El Observador el juez de Rocha Juan Giménez concluyó la intención homicida del condenado fue evidente y que el material genético recolectado en la escena del crimen y las pericias realizadas permiten concluir sobre la presencia de un único perfil masculino, y que “hoy, científicamente sabemos que corresponde a Sena Cabrera”.

Si bien la versión que dio al declarar Sena fue que su ADN quedó en la mochila porque se encontró las pertenencias de la joven posteriormente a su muerte y robó el dinero, el juez cree que mintió.

Más noticias

Luego de analizar todas las pruebas recabadas en el expediente a lo largo de estos años, el juez afirmó que Lola salió a caminar por la playa de Valizas el 28 de diciembre a las 13 horas y murió entre las 15 y las 16 horas.

Sena dijo que había comenzado a trabajar en un supermercado de Valizas y descansaba entre las 15 y las 18 o 19. Relató que fue a caminar por la playa sobre las 14, encontró la mochila y robó la plata y se fue a trabajar y que su ADN quedó en la mochila porque se había cortado con unas botellas de cerveza que se cayeron. También dijo que el día anterior se había lastimado en un accidente laboral que le ocasionó una lesión lumbar pero los registros del BPS dan cuenta de que eso sucedió el 29 de diciembre, y se le otorgó licencia por enfermedad.

El juez afirmó que “la narración de los acontecimientos por parte del encausado (hallazgo casual de la mochila en determinado horario, que termina coincidiendo temporal pero no físicamente con el momento de la muerte de Lola Chomnalez), no resulta verosímil”.

“La mochila de Lola Chomnalez, no pudo estar al mismo tiempo donde fue ubicado su cuerpo y donde él dice que la encontró”, afirmó teniendo en cuenta que la mochila que llevaba la víctima fue encontrada en el extremo de la duna, en un lugar que no quedaba de paso, sino al margen y por eso recién se le encontró a medidados de enero de 2015.

“El transporte del material genético contenido en la sangre de la fallecida y del acusado en forma conjunta hasta el documento de identidad de la primera, es congruente con la previa producción de lesiones cortantes constatadas en la autopsia en un caso, y a través de su declaración en el segundo, pero en el contexto de un ataque como se relaciona en la acusación, y no en un accidente laboral como él sostiene”.

Juan Manuel Ramos Lola Chomnalez fue asesinada en la playa de Valizas el 28 de diciembre de 2014

Giménez concluyó que puede ser que el robo del dinero haya sido el móvil para acercarse a Lola pero aseguró que “la agresión que culmina con la muerte de Lola Chomnalez, antecedió al hurto, en cuya comisión se deposita el material genético en forma conjunta de víctima y victimario".

Las pericias determinaron que Lola recibió un golpe en la cabeza, luego heridas producidas con un arma blanca y sofocación hasta obtener la muerte por asfixia mecánica.

El cuerpo presentaba un hematoma en la región fronto temporal izquierda, que se produjo cuando la adolescente se encontraba con vida. Además se constataron varias heridas de arma blanca, la más grande tenía una longitud de 18 centímetros a nivel del cuello pero sólo cortó la piel, al igual que una menor de 6,5 cm, ubicada bajo el maxilar. Una tercera herida tenía forma de letra “V”, otra se produjo en la cara lateral externa del cuello, de 10 cm de largo, la que resultó la de mayor profundidad. La quinta lesión se encontraba en la cara externa del brazo derecho y bajo esta, una punzante.

"La versión de Sena Cabrera resulta inverosímil, porque no se logra explicar que su sangre esté mezclada con la de la víctima, que esté en la toalla que se encontraba en la mochila, que este objeto haya aparecido a kilómetros del lugar donde presuntamente la vio después de su búsqueda. “El imputado sostiene que en determinadas cosas no hay lógica, lo que no es así, ya que existe total y completa”, sostuvo el juez.

Agregó que "la única explicación razonable sobre la presencia del ADN de Sena Cabrera en el DNI de la víctima y en la toalla, es que se autolesionó mientras forcejeaba y hería a Lola con la misma arma blanca, siendo el autor o uno de los autores de su homicidio".

Las conclusiones de tres peritos sobre caso Lola Chomnalez

El médico forense Guido Berro Rovira realizó un estudio a pedido de la familia y afirmó que no ha quedado probado el sitio exacto en el que ocurrió el hecho, y que el lugar donde fue ubicado el cuerpo de la adolescente y su mochila, únicamente significa eso: el hallazgo. Agregó que las lesiones que Chomnalez presentó a nivel de su brazo derecho, fueron producidas en la mecánica del ataque, pues afirma que "(...) Por la dirección de izquierda a derecha de la víctima, y su predominio en lado izquierdo de su cuello (...) si fuera la persona atacante diestra, es posible que fueran hechas tomándola desde atrás y la víctima elevando su brazo derecho recibe las heridas, también superficiales".

C. GAMARRA El penalista Jorge Barrera junto a los padres de Lola Chomnalez

El forense Víctor Maciello Enriquez concluyó que no era posible la presencia de dos agresores munidos de un arma blanca: "Es poco probable que dos personas ataquen en la misma zona. Creo que fueron propiciados por una sola persona (...). En un lado tenía una herida corto – punzante. En general las heridas de cuello fueron hechas [por una] sola persona, a mi criterio. El elemento con que se realiza el corte tenía poco filo. (...)"

El perfil psicológico agregado por la familia de la víctima elaborado por el psicólogo argentino Luis Alberto Disanto, señala que las diferentes profundidades de las heridas de arma blanca han sido interpretadas como la posibilidad de que sean dos cuchillos o dos personas. Coincido con lo expresado por varios profesionales, que las mismas fueron hechas con fin intimidatorio y para reducir la resistencia en progreso de la víctima. Quizás la más profunda tuvo otro objetivo, sin lograrlo: matar. Probablemente, la dinámica del hecho entre victimario y víctima, explicaría la diferencia de profundidad de las heridas producidas por arma blanca. No hay elementos objetivos para fundamentar la presencia de dos o más autores. (...) Hay verificado un sólo golpe de carácter intimidatorio, que apoyaría la idea de no más de un autor. Es probable, que haya sido un sólo autor, utilizando una sola arma blanca. (...)".

Temas:

Lola Chomnlaez Justicia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar