Espectáculos y Cultura > FAMILIA Y HUMOR

Una novela profunda y llena de humor bajo el sol de la Toscana

El barquito chiquito, de Antonio Tabucchi, describe con maestría la Italia del siglo XX a través de una saga familiar

Tiempo de lectura: -'

11 de febrero de 2019 a las 05:00

Hay siempre un buen puñado de razones objetivas para leer a Tabucchi, pero quizá la más importante de todas sea por lo que no es: un escritor ingenioso que a base de erudición o golpes de efecto busca sorprender al lector en cada página. Dueño de una prosa que tiende a desplazarse con naturalidad hacia la poesía, nada hay de artificial en la literatura del autor de Sostiene Pereira que tiene, entre otros, el don de la llaneza. 


Pero que sea simple no quiere decir que no pueda ser profundo, como lo demuestra en este libro perdido entre su vasta producción, que ahora Anagrama recupera para los lectores de habla hispana. El barquito chiquito, segunda novela que publicó en 1978, evidencia las virtudes citadas anteriormente y le suma una gran cuota de buen humor para narrar una saga familiar apasionante que recorre buena parte del siglo XX de Italia. 

Dueño de una prosa que tiende a desplazarse con naturalidad hacia la poesía, nada hay de artificial en la literatura del autor de Sostiene Pereira que tiene, entre otros, el don de la llaneza


Este recurso, contar la vida de un matrimonio y de sus descendientes, le permite mostrar la distancia o el paralelismo que se da entre la historia con mayúscula (la del país y la del mundo), y la de sus personajes, seres de carne y hueso que viven muchas veces de espaldas a la circunstancias generales, cuando no a contrapelo.


Pero lo genial del libro no está en ese contrapunto, en esa pulseada entre lo general y lo particular, sino en las mil historias que componen el libro, barrocas pero apasionantes, que llevan al lector a territorios que lindan con lo fantástico pero que siempre dejan un pie en tierra firme. 
Lo más importante es que esas secuencias de realismo mágico están siempre al servicio de una tema concreto. Un ejemplo son las dos hermanas gemelas que tienen un pretendiente que no las distingue, que termina siendo novio de las dos, embarazando a una pero viendo horrorizado cómo crece lentamente la barriga de las dos hermanas, para al final ser padre de un solo niño, que al ser hijo de María y Anna, se llamará Marianna, a pesar de ser varón. Como recurso para hablar del tema de la identidad personal, uno de sus preferidos, resulta magnífico.  


Lo mismo sucede con el niño que tiene un sueño recurrente donde se ve a sí mismo abandonando su casa en busca de nuevos horizontes, dejando solo una carta sobre la mesa de la cocina antes de partir. Por más que regresa al sueño una y otra vez, nunca puede leer la carta y saber el porqué de su partida o la forma de su despedida, lo que es una hermosa metáfora sobre el libre albedrío, sus límites y la verdadera génesis de cada decisión que se toma en la vida.


Por supuesto que tampoco faltan los personajes arquetipos como el pragmático cura del pueblo que ofrece una misa a la electricidad cuando esta llega por primera vez al territorio, el Dr. Poldi con sus cataplasmas de mostaza y sus consejos filosóficos trasnochados, el niño que no habla porque no quiere y que solo lo hará cuando lo toque el amor o la chica comunista que está dispuesta a dar un “cursillo de adiestramiento” a cualquiera que se encuentre en dificultades psicológicas o morales. 


Sobre todos ellos Tabucchi deja caer un nítido manto de piedad, que sin ser paternalista, los absuelve y redime. Y aunque muchas veces se ría de las circunstancias en las que se ven envueltos, nunca se ríe de ellos, de su ignorancia o falta de perspicacia, sino que se esmera en demostrar cronológicamente cómo de una u otra forma han evolucionado como también lo hizo el siglo que les tocó vivir. Capítulo aparte para Leonida (otro hombre con nombre de mujer) que abre la saga escapando de los gendarmes y casándose obligado con la diminuta Argia.

Un hombre que terminará loco de remate, pero que dará su vida para poder  alcanzar su sueño aunque solo sea por un instante fugaz.  El barquito chiquito es una muestra más del enorme talento de Antonio Tabucchi. 

Ficha

El barquito chiquito

De: Antonio Tabucchi
Editorial: Anagrama
Páginas: 226 
Precio: $ 1050

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...