Cargando...

Nacional > POLÍTICA INTERNACIONAL

Uruguay avanza con "apuro" en TLC bilateral con China, confiado en respaldo de Brasil

El gobierno de Xi Jinping ratificó voluntad de avanzar bilateralmente tras decisión de Uruguay de negociar por su cuenta; Lacalle Pou mencionó "recepción aceptable" de Brasil y reconoció "apuro" por concretar acuerdo

Tiempo de lectura: -'

08 de septiembre de 2021 a las 05:01

Casi cinco años exactos pasaron desde el 18 de octubre de 2016 en el que el entonces presidente uruguayo Tabaré Vázquez apretó la mano de Xi Jinping y recibió, de boca del mandatario chino y desde el mismísimo Gran Salón del Pueblo, la "bienvenida a la iniciativa del Tratado de Libre Comercio (TLC)”. 

Mucha agua corrió bajo el puente, arrastrando consigo la promesa de firmar el tratado en 2018, hasta la fría noche de este martes 7 de setiembre de 2021, en la que Luis Lacalle Pou, sucesor de Vázquez, recibió en Torre Ejecutiva a referentes de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, para anunciarles que su gobierno había recibido "una respuesta formal" del gobierno chino, mediante una carta de su embajador en Uruguay, Wang Gang, en la que se explicitaba su disposición de "avanzar en un TLC" entre ambos países, primero con la realización de un "estudio de factibilidad" de aquí a fin de año.

El anuncio del presidente este martes supone un nuevo paso en la hoja de ruta aperturista de su gobierno, y se enmarca en la decisión –comunicada en julio– de no esperar el aval de sus socios del Mercosur para negociar acuerdos con países ajenos al bloque

Ahora, a dos meses de que la administración de Lacalle Pou sacudiera el tablero regional con esa resolución, China ratificó su interés de negociar directamente con Uruguay bajo esas condiciones. 

"Apreciamos altamente y acogemos la propuesta de la parte uruguaya de iniciar las negociaciones de un TLC entre los dos países", señala China en su carta al gobierno uruguayo.

Lacalle Pou dijo que Uruguay tiene "apuro" y "ansiedad" para concretar el acuerdo comercial, ya que sabe que la ventana de oportunidad permanecerá abierta en la medida que el Brasil de Jair Bolsonaro, junto a su ministro de Economía Paulo Guedes, continúen en las riendas de la política exterior del principal mercado latinoamericano y mantengan su "recepción aceptable" –en palabras del propio Lacalle– a las tratativas uruguayas de avanzar en un acuerdo bilateral con China.

En el gobierno pretenden pisar el acelerador este semestre en el que Brasil ocupa la presidencia pro témpore del Mercosur, y antes de que ese país ingrese de lleno a una campaña electoral que podría derivar en un cambio de signo político, incluso con el posible retorno de Lula da Silva. 

"Nosotros hoy tenemos determinada posición de Brasil. No sé si va cambiar. Sé que la que tenemos hoy nos sirve a los intereses uruguayos en el caso de avanzar bilateralmente con China. Si nos sirve ahora, aprovechemos", dijo Lacalle Pou al respecto. 

Consultado sobre si el gobierno de Xi Jinping volvió a plantear su negativa a avanzar en caso de resistencias por parte de Brasil –como ya lo hizo en otras oportunidades–, el presidente se limitó a señalar que la carta del embajador China planteaba "claramente" la voluntad de negociar bilateralmente con Uruguay.

La comunicación formal de China fue el tema principal de una reunión que mantuvo Lacalle el lunes 6 por la noche con su canciller Francisco Bustillo, horas después de que el ministro se reuniera con Wang Gang en Cancillería, informaron fuentes del gobierno. 

Este martes, ya desde Ecuador en misión oficial, Bustillo se contactó con los cancilleres de Argentina, Brasil y Paraguay para ponerlos al corriente del anuncio que haría Lacalle Pou.

En conferencia de prensa, el presidente dijo que la relación con China estuvo arriba de la mesa en la reunión que mantuvo el viernes pasado en Brasilia la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, con Guedes, así como ya había estado en la anterior reunión de Arbeleche y Bustillo con Guedes y el canciller brasileño Carlos Alberto França. "Son reuniones informales. (La última) fue una reunión de dos horas en la que se habló de China y se tuvo un retorno aceptable, así que Brasil está enterado de la situación", dijo el mandatario. 

Asimismo, Lacalle dijo que "en las dos reuniones informales" que mantuvo con el presidente argentino Alberto Fernández, la primera en Anchorena y la segunda hace un mes en Olivos, se habló de la decisión uruguaya de negociar por su cuenta. "Quedamos justamente en que Uruguay inicie sus negociaciones, comunique y eventualmente convoque al resto de los socios para avanzar", afirmó. 

Consultado sobre las rispideces o reacciones que pueda generar de parte de sus vecinos, Lacalle Pou dijo que espera que ello no suceda, y que "si genera alguna incomodidad, va a ser nada más y nada menos que un poco de incomodidad". 

Lo que cambió

Antes de su anuncio a la población a través de la conferencia de prensa, Lacalle Pou congregó en el piso 11 de Torre Ejecutiva a los representantes de los siete partidos con representación parlamentaria. Por la coalición multicolor participaron Pablo Iturralde (Partido Nacional), Julio María Sanguinetti (Partido Colorado), Pablo Mieres (Partido Independiente), Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto) y Daniel Peña (Partido de la Gente). La oposición estuvo representada por María Jossé Rodríguez (Frente Amplio), y César Vega (Partido Ecologista Radical Intransigente).

Tras el encuentro –en el que la delegada frenteamplista, que viajó directo desde Young ante la ausencia del coordinador del FA Ricardo Ehrlich, fue una de las que más preguntas realizó–, Manini Ríos, Mieres y Sanguinetti encabezaron una improvisada rueda de prensa en la que adelantaron parte de lo que anunciaría Lacalle e hicieron sus apreciaciones sobre la novedad

Manini Ríos, el primero en hablar, fue a su vez el que expresó menos entusiasmo. "Mi opinión es que los títulos no son el centro de la cuestión, sino lo que encierra este tratado. Esperemos y tengamos confianza", dijo el líder de Cabildo Abierto, que cuando los micrófonos se corrieron hacia sus socios se alejó de la aglomeración de periodistas en la puerta de Torre Ejecutiva. 

Ante las repreguntas sobre la existencia o no de un visto bueno de los socios, especialmente de Brasil, Sanguinetti y Mieres dijeron que lo "novedoso" es que China "emita esta respuesta al planteo de Uruguay y anuncie su voluntad de iniciar una negociación".

"El tema de hoy es eso: que China está dispuesta a ir a un acuerdo con Uruguay de forma bilateral", dijo Mieres. "Lo relevante es eso", acotó Sanguinetti, que dijo que "no solo es un mensaje para Uruguay, sino también para el Mercosur".

De todas formas, no se trata estrictamente de la primera vez que China anuncia su voluntad de negociar con Uruguay, ya sea de forma bilateral o con el Mercosur

Tras la reunión de Vázquez y Xi Jinping de 2016 se manejó expresamente esa posibilidad, y un portavoz del gobierno chino dijo que se había acordado "iniciar cuanto antes el proceso de negociaciones para la suscripción de un tratado de libre comercio bilateral”.

Dos años después, en octubre de 2018, el ministro de Relaciones Exteriores chino Wang Yi dijo durante una visita a Uruguay que su país continuaba manteniendo "una actitud abierta sobre la posibilidad tanto de firmar el TLC bilateral con Uruguay como firmar el TLC con Mercosur en su conjunto".

Eso no quiere decir que el panorama sea el mismo.

Uno de los principales cambios, en ese sentido, es la determinación y la voluntad política del gobierno de Lacalle Pou de tomar el camino bilateral en caso de que los socios no quieran subirse al acuerdo.

Pese al empuje inicial de Vázquez en 2016, su gobierno luego se concentró en buscar una fórmula con todo el Mercosur, debido a las reticencias de sus socios y también la falta de consenso en el Frente Amplio respecto a la política internacional. Si bien tanto Vázquez como su canciller Rodolfo Nin Novoa se expresaron a favor de una "flexibilización" del Mercosur que otorgara mayor libertad a Uruguay, en los hechos no obtuvieron un avance en ese asunto.

Decidido a no reeditar ese naufragio, Lacalle Pou marcó la cancha dentro del Mercosur y ante la falta de avances en su propuesta para flexibilizar por consenso la alianza regional, Uruguay anunció en el mes de julio que se largaría a negociar por su cuenta, convencido de que ello no violenta la normativa del bloque.

En el gobierno entienden que la respuesta oficial de China una vez conocida esa decisión supone una "fuerte señal" de respaldo hacia Uruguay y un mensaje a los socios de la región.

¿Pero qué cambió entonces respecto al apretón de manos de cinco años atrás?

Ignacio Bartesaghi, experto en comercio exterior y director del Instituto de Negocios Internacionales de la Universidad Católica, detalló a El Observador algunos de los elementos que a su juicio configuran un escenario diferente.

"Lo primero es la política internacional de Xi Jinping. Tiene una política internacional, que ha ido consolidado en los últimos años, mucho más expansiva. Después el liderazgo de Lacalle Pou respecto a la voluntad de superar las restricciones regionales e internas no son comparables con la de Vázquez. Vázquez no estaba tan dispuesto a enfrentar las resistencias internas del Frente Amplio como lo está Lacalle Pou ante cualquier restricción que surja en lo nacional. Otra diferencia que hay que poner arriba de la mesa es el contexto regional, con una debilidad tremenda de la política Argentina, debilidad muy fuerte del presidente argentino. Y un Brasil que habilita a transitar este camino", afirmó. 

"Hay cambios muy evidentes en la política exterior china, con un enfoque mucho más integral en el acercamiento a regiones estratégicas. Hay componentes de diferencia en el liderazgo de Lacalle Pou también en lo que tiene que ver con el pragmatismo, su juventud, su fortaleza para enfrentar esto y las restricciones que les pueda provocar a nivel interno y regional, que le van a generar. Hay una región que cambió y un mundo que definitivamente también cambió. Un componente más es que Estados Unidos se debilitó; entre la gestión de con Trump con poca claridad en su política internacional y Biden que no da señales claras, pierde pie en la región respecto a China. Lo mismo con Europa con sus dinámicas internas. Todo favorece a que existan oportunidades para otras potencias, que las aprovechan", dijo Bartesaghi, para quien de concretarse el acuerdo implicaría "el tercer hecho político más importante en política exterior del país", después del ingreso en la década de 1950 al GATT –precursor de la Organización Mundial de Comercio– y de la creación del Mercosur a principios de los noventa.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...