Selección > POLONIA 2019

La sub 20 de Uruguay y su viaje por el paraíso y el sufrimiento en 90 minutos

Los celestes, que debutaron con triunfo ante Noruega, jugaron un primer tiempo soñado y sufrieron el complemento luego de ser sorprendidos con un gol

Tiempo de lectura: -'

24 de mayo de 2019 a las 11:34

Por esa sensación extraña del alivio que genera la perfección en el juego y la inestabilidad que contagian las fragilidades, transcurrió el debut de Uruguay en el Mundial sub 20 de Polonia, que se saldó con un triunfo 3-1 ante Noruega. Darwin Núñez, Francisco Ginella y Brian Rodríguez anotaron los goles de un equipo que perdió a sus dos zagueros titulares por problemas físicos: Bruno Méndez y Ronald Araújo.

Primer tiempo: el paraíso

Con un propuesta de fácil resolución. Simple. Ordenada y equilibrada. Que se sostuvo en la capacidad de un equipo que dispuso de individualidades que le permitieron jugar con autoridad futbolística. Que se paró en la cancha con madurez táctica, que no le incomodó nada. Nada. Ni cuando a los 11’ el VAR evitó la caída del arco de Franco Israel, por una posición adelantada, cuando el equipo había quedado muy mal parado por esas tentaciones propias que vienen cuando el rival se cierra en su cancha, y el que ataca se endulza sin medir las consecuencias. El contragolpe, que nació con una posición ilícita en el primer pase tras cruzar la mitad de la cancha, desnudó uno de los pocos desbordes que tuvo la sub 20 dirigida por Gustavo Ferreyra en un primer tiempo que tuvo entorno soñado.

Uruguay jugó un primer tiempo en el que fue el emporio del fútbol. Posesión de balón, control de juego y una ventaja de dos goles en el marcador. Los celestes monopolizaron el juego con un equipo bien plantado en la cancha, cubriendo todos los espacios. Siendo frontal en su propuesta, pero sin desmembrar su estructura.

El primer secreto de esta sub 20 estuvo en la forma en que se plantó en el campo. Con cuatro defensas (Ezequiel Busquets, Ronald Araújo, Bruno Méndez y Maxi Araújo), tres volantes (Francisco Ginella, Nicolás Acevedo y Juan Manuel Sanabria) que filtraron las líneas de pase de los rivales, y tres delanteros (Brian Rodríguez, Darwin Núñez y Santiago Rodríguez) que se plantearon sin cambios ni rotación durante el partido. Brian poniendo velocidad por derecha y Santiago jugando con pierna cambiada, por izquierda, y con el objetivo de aportar su juego cerebral.

El segundo, el juvenil Ginella, que con la 14 en la espalda representó en sus movimientos y en su juego a Nicolás Lodeiro, por el manejo y el pase. El volante de Wanderers le dio a la selección frescura y claridad.

El tercero, la forma en que desarrollaron la propuesta futbolística por el sector derecho del campo. Busquets, Ginella y Brian Rodríguez, hicieron fácil lo difícil.

Las corridas del delantero de Peñarol se transformaron en una flecha que perforaba una y otra vez la defensa del rival. Y ahí se dibujó la mueca de conformidad frente al televisor.

Sorprendentemente Noruega dejó jugar a Uruguay en ese sector derecho que parecía automatizado: pase largo de Ginella –con precisión de los viejos relojero-, corrida de Brian y gol o pase de gol. Así Uruguay construyó el primero, de Núñez. Con paciencia, tocando para los costados y luego combinando precisión y velocidad. Y también el segundo, de Ginella.

El partido estaba pintado de celeste. Y la forma generaba admiración para quien a miles de kilómetros observaba la madurez y convicción de un equipo.

Segundo tiempo: empezó a sentir el calor del infierno

Como si hubieran empezado otro partido. Noruega ya no fue el mismo equipo inocente, que cerró mal, dejó espacios y que corrió a Brian Rodríguez de atrás durante 45 minutos. Se plantó diferente. Y ligó. Sí, ligó. Esa suerte que tienen que tener todos los equipos, acompañó a los europeos: Uruguay perdió al zaguero titular, Ronald Araújo, y Ferreyra mandó a la cancha a Edgard Elizalde, pero para mala fortuna de los celestes, en el primer pelotazo que los noruegos mandaron a la cancha de Uruguay, Maxi Araújo cerró mal y Borchgrevink descontó.

“Nos complicó el gol que recibimos en el segundo tiempo y los cinco minutos siguientes fueron difíciles. Estuvimos desconcentrados”, explicó Ginella después del partido en la transmisión de la televisión.

Uruguay empezó a sentir el calor del infierno en los pies. Quemaba la pelota y la cancha. De las dificultades para manejar el partido. Se apagó Brian Rodríguez, y la figura táctica ordenada y consistente, se diluyó.

Rengo por la derecha, Uruguay se volcó por la izquierda y cuando en el segundo tiempo ensayaron por ese costado, no fue lo mismo. Maxi Araújo, Sanabria y Santi Rodríguez, no lograron la misma consistencia que cuando la pelota anduvo por la derecha. Le falta tiempo de trabajo a ese sector, y confianza. Le falta soltarse. Además, Maxi Araújo quedó marcado por el error en el gol y porque luego estuvo a punto de convertir un gol en contra.

Le costó una enormidad a Uruguay volver a ponerse de pie con su juego. Gustavo Ferreyra lo acomodó con el ingreso de Schiappacasse a los 76’ por Santiago Rodríguez. El de Nacional anduvo desconectado del equipo.

Ginella y Acevedo volvieron a tomar el control, cuando se lesionó Bruno Méndez, y Uruguay se quedó sin su zaga titular. Ya había perdido a Ronald Araújo para el inicio del segundo tiempo.

El gol de Brian Rodríguez al final le puso un toque diferente al estreno de Uruguay, que anduvo entre la sensación de caminar por el paraíso del primer tiempo y empezar a sufrir el calor del infierno, en el segundo. Pero en el fondo, lo más importante: mostraron fortalezas que le dan valor agregado a esta selección.

Ginella, Acevedo y Brian Rodríguez son capaces de hacer la diferencia, y si el equipo se consolida, esta selección puede transitar con autoridad por Polonia.

Uruguay jugará el lunes a las 13 de Uruguay con Honduras y el jueves a la misma hora ante Nueva Zelanda.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...