Cargando...
Valentín Adamo, el nuevo 9 goleador de River Plate

Fútbol > EL TAPADO DE LA FECHA

Valentín Adamo, el nuevo goleador de River que viaja cada día desde San Jacinto

Se levanta a las 6, va en moto a la parada y se toma un ómnibus que lo deja en Tres Cruces donde un compañero lo lleva al Saroldi: la historia de Valentín Adamo, el 9 de River Plate que debutó con doblete ante Cerrito

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2022 a las 05:01

Milanesas con arroz, moñitas con tuco o arroz con atún eran el menú para la semana. Valentín Adamo tenía que comer arriba de un Tala-Pando o un Cita donde hacía el trayecto diario de San Jacinto a Montevideo. Salir del liceo a las corridas para almorzar arriba del ómnibus y bajarse en General Flores y José Batlle y Ordóñez, se volvieron parte de su rutina en la adolescencia. Ahí lo pasaban a buscar en auto para llevarlo al Complejo de Colón a entrenar en las formativas de River Plate. 

Los 51,3 kilómetros que separan San Jacinto, en el departamento de Canelones, de Montevideo siguen siendo parte de su paisaje diario. Pero ahora, Adamo los recorre como jugador del primer equipo de River Plate. Debutó el pasado viernes contra Cerrito, por la primera fecha del Torneo Intermedio, e hizo dos goles. 

Su estatura, 1,93 metros, recuerdan a Felipe Avenatti, aunque Adamo es derecho, pero le pega con las dos. De hecho ante Cerrito marcó el primer gol de derecha, asistido por Gonzalo Nápoli, y el segundo de zurda tras combinación con Jonathan Urretaviscaya. 

Después de Matías Arezo, hoy en Granada, y Thiago Borbas, en la mira de Racing de Avellaneda, un nuevo talento goleador asoma en el Saroldi. 

"Fue un debut soñado, increíble, se me dio todo", confiesa a Referí el centrodelantero de 20 años. 

Con Silvio, Mayte y Mónica, su familia, un pilar en su vida

Jorge Fossati lo había ascendido al primer equipo a comienzos de 2021, antes del Clausura 2020, postergado a causa de la pandemia de coronavirus. 

Gustavo "Chavo" Díaz lo llevó al banco de suplentes en cinco partidos del Apertura y en tres por la Copa Sudamericana. El miércoles, en el trabajo táctico previo al partido con Cerrito, le comunicó que iba a ser titular por la lesión de Nicolás Sosa. 

"Me dijo que me tenía suma confianza, que los compañeros me iban a respaldar dentro y fuera de la cancha, que jugara tranquilo, que no intentara jugar el partido de mi vida pero que sí lo hiciera sabiendo la importancia que tenía el encuentro", cuenta Adamo. 

"Me sorprendió, no me lo esperaba, me dormí tarde esa noche", vuelve a confesar el fútbolista. 

"El día anterior al partido me asesoré con un equipo que trabaja conmigo, es un grupo de coaching y psicólogo con el que ya venía trabajando y que me ayuda para tener la cabeza firme. Me lo recomendó el grupo que me representa que también ha sido muy importante en mi carrera", explica.

A Adamo lo representa Stellar Group, dirigido por Marcos Vanzini. "Es una herramienta más para mejorar mi rendimiento y trabajar la parte psicológica y tratar de llevar videos de acciones de juego a los entrenamientos. Ahora que empecé a jugar voy a ir una vez por semana, antes iba una vez cada dos semanas o por Zoom. Me sirvió un montón. El profesionalismo implica cuidar cada detalle para intentar mejorar cada día".

En el baby de San Jacinto, donde empezó todo

El camino hasta Primera, para Adamo, tuvo sus complejidades. No solo por la distancia a recorrer, sino también, por su contextura física. "Siempre fui alto, pero flaquito y me tocó muchas veces tener pocos minutos en formativas. Era duro a veces hacer todo el esfuerzo de viajar, de entrenar, de dar todo y después no jugar. Pero siempre mis padres me apoyaron. Y si hay algo que me caracteriza es ser insistente: en mi cabeza siempre estuvo llegar a Primera". 

Adamo empezó a jugar con cuatro años en el único equipo de baby fútbol que tiene San Jacinto, por donde pasaron Alfonso Espino o Matías Vecino. 

Rincón de Carrasco lo fue a buscar y el niño empezó a trajinar la ruta San Jacinto-Montevideo a muy temprana edad. De ahí pasó a Exploradores de Artigas donde completó los dos últimos años de baby. 

Jugó en la selección de Palermo y en esa etapa compartió equipo con Axel Pérez, Enzo Facchin y Santiago Cartagena, que terminaron en las formativas de Nacional. 

"En la última etapa, con 11 y 12 años, ya me venía solo en ómnibus. La primera vez que me bajé en Tres Cruces tuve un miedo bárbaro. Pero por suerte nunca me pasó nada y siempre había padres de compañeros que me daba una mano", recuerda. 

Su padre, Silvio Adamo, era policía pero desde ocho años trabaja en el frigorífico de San Jacinto, igual que su madre, Mónica Reyes. También tiene una hermana, Mayte, de 10 años. Valentín sigue viviendo con ellos, una familia humilde y trabajadora. 

De San Jacinto viaja todos los días a Montevideo

Fue Pablo Cuello, captador de River, quien lo sumó a las formativas del darsenero donde entonces trabajaba junto a Aníbal Saralegui y Washington Verdía. 

"El hijo de Verdía, era el que manejaba el auto que me pasaba a buscar por General Flores y Batlle y Ordóñez. Llevaba a otros juveniles, éramos el Team Verdía. Todos fueron dejando pero hasta el día de hoy son mis amigos", dice. 

Ahora, con el Chavo Díaz, los entrenamientos son a las 10.00 en el Saroldi, pero 9.30 comienza la sesión de gimnasio. 

Adamo tiene que levantarse a las 6 de la mañana para desayunar. Después se va en moto a la parada para esperar el ómnibus que pasa a las 6.55. Se baja en Tres Cruces donde lo pasa a buscar en auto Mauricio Alfonso. A la vuelta desanda el camino andado.  

En su cabeza, ahora está el partido con Nacional, por la segunda fecha del Intermedio: "Me lo tomo con tranquilidad, si me toca jugar trataré de dar mi granito de arena".

El delantero cursó Educación Médica Tecnológica Deporte y Recreación en la UTU y en el segundo semestre del año ya piensa a hacer el curso de entrenador: "Creo que me puede ayudar a entender más y mejor el juego", explica. 

"Como delantero miro a todos, fútbol local e internacional, me gusta Cavani por su profesionalidad dentro y fuera de la cancha que es admirable. Yo soy un delantero grande, pero me gusta salir a jugar y tener la pelota y también estar ahí en el área, de pescador".

"Ahora que pude debutar, quiero consolidarme en el club y poder ganar algún titulo con River y seguir mejorado cada día, que tengo mucho por mejorar y vivir el día a día", expresa Adamo, que después de tanto transitar caminos, empieza a recorrer el de Primera. 

 

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...