Rusia 2018 > MUNDIAL

Varane, el intelectual de la defensa francesa

Es economista y muy maduro a pesar de sus 25 años

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2018 a las 17:17

Patrick Urbini
France Football, Red The Guardian, especial para Referí
En vísperas de un amistoso sub-21 contra España en marzo de 2011, Raphaël Varane era el tipo de jugador que podía hablar sobre "Emile Durkheim y el vínculo social" o las teorías macroeconómicas de John Keynes y aportar un toque de humor a la conversación diciéndole al interlocutor: "Keynes es más divertido".

Ni siquiera tenía 18 años en ese momento. Quince meses después, y con tan solo 23 partidos en la Ligue 1 con Lens, el club al que se unió a los nueve, firmó un contrato de seis años con el Real Madrid por 10 millones de euros mientras tomaba sus exámenes y se especializaba en Ciencias Económicas. "Una verdadera ganga por ese precio", admitió su entrenador en ese momento, Laszlo Bölöni. "Es una joya, está aprendiendo rápido porque escucha, ya puede leer el juego muy bien y es un defensor talentoso, rápido e inteligente. Exactamente lo mismo que Cristiano Ronaldo cuando comenzó conmigo en el Sporting".

Fue con una llamada de Zinedine Zidane, entonces consejero del presidente del Real, Florentino Pérez, que Varane cerró el trato. "Estaba en casa de mi madre en Hellemmes", cerca de Lille, recuerda el defensor. "Era la hora 19.30 y mi teléfono sonó. Estaba cansado, no tenía ganas de responder y realmente no estaba escuchando, cuando de repente reconocí su voz: "No es una broma, realmente soy yo", dijo Zidane. "Le dije cortesmente que estaba ocupado revisando mis exámenes y le pedí que me llamara más tarde. Pero cuando colgué pensé: 'Mierda'. Fui a ver a mi hermano mayor, que pensaba que estaba loco. Dije que sí a Real el día antes de tomar mi examen final de filosofía".

Explicaría más tarde: "No me gusta que me llamen intelectual. Después de todo, hay mucha más gente que toma sus exámenes cada verano que los que firman con el Real Madrid. Solo fui un buen y serio estudiante".
Su primer entrenador en Hellemmes, Christophe Debuyser, revela: "A la edad de siete u ocho años, ya estaba trabajando más duro que nadie y lo más importante, nunca hizo trampa. Su entorno familiar le ofreció una buena estructura y la estabilidad adecuada. Gracias a esto, nunca cayó en excesos".

Su padre, Gaston, que vino de Martinica en la década de 1970, trabajó como enfermero auxiliar en un hospital cercano. Su madre, Annie, era profesora de inglés, su hermano mayor estudiante de derecho y una de sus dos hermanas es farmacéutica. No es el entorno típico para el jugador profesional joven promedio. Una cosa más: conoció a su futura esposa, Camille, en la escuela secundaria y se casaron en Le Touquet en junio de 2015 en una ceremonia privada, sin estrellas sofisticadas o una fiesta cara. "Ella me da el equilibrio perfecto", dice. "Crecimos juntos, somos muy cercanos y nos complementamos bastante bien, y tratamos de mantener los mismos valores y la simplicidad que nos han enseñado".

Cuando Didier Deschamps anunció su plantel para su primer partido como técnico de Francia en agosto de 2012 contra Uruguay, Varane formó parte de inmediato. El DT campeón del mundo sugirió sobriamente que "el talento no tiene edad". Pero no fue hasta la primavera siguiente que hizo su debut internacional contra Georgia, a los 19 años: una victoria de 3-1, antes de convertirse en el jugador más joven desde 1910 en capitanear a su país, en octubre de 2014 contra Armenia, cuando tenía 21 años.

"Hay jugadores que no maduran a los 30 y otros que lo hacen a los 20", dijo Deschamps. Ganador de dos Ligas de Campeones, en 2014 y 2017 -Varane se perdió la final de 2016 por lesión y también la última Euro- ha trabajado sucesivamente con José Mourinho, Carlo Ancelotti, Rafa Benítez y Zinedine Zidane. No es un mal elenco para ayudar a crecer, aunque su error en el partido contra Alemania en los cuartos de final de la Copa del Mundo 2014 -un duelo aéreo perdido con el defensa Mats Hummels- arruinó las posibilidades de Francia en ese torneo.
"Lo dejé atrás", dice. "De todos modos, es parte de la vida cotidiana de un defensor: ganas algunos duelos, pierdes algunos. Mi momento actual es mejor y he aprendido a usar mi cuerpo de manera más inteligente".

Guy Stéphan, asistente del DT de Francia, ha dicho que "Raphaël pertenece a una generación, como Paul Pogba, que no tienen miedo al fracaso. Siguen intentándolo, esperan y nunca pierden la compostura".

Si España participó del Mundial con una zaga mezcla de Real Madrid y Barcelona (Pique/Sergio Ramos), Francia lo hace con la cara menos experimentada de Varane y Samuel Umtiti. Bixente Lizarazu, campeón del mundo en 1998 que ahora trabaja comentarista, cree que Varane aún puede mejorar. "Es rápido, talentoso, pero me gustaría que se convierta en líder y el jefe de esta defensa. Quizás es demasiado agradable". A lo que Varane responde: "Soy un tipo tímido, y tranquilo en la vida. Y no soy diferente en el campo. Solo juego con mis puntos fuertes y mi capacidad".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...