1 de junio 2024
Dólar
Compra 37,70 Venta 39,90
17 de mayo 2024 - 9:08hs

Si resulta que al final este cierre de temporada que Jaime Roos empezó este jueves 16 de mayo en el Auditorio Nacional del Sodre es la última vez que se sube a un escenario, no podría haber pensado un mejor punto final a su carrera sobre las tablas.

Si resulta que al final Jaime Roos no vuelve a tocar en vivo, se habrá bajado de las tablas después de un show que fue tanto una celebración de su carrera como una muestra de su influencia cultural, del impacto que generan sus canciones, y de haberse divertido, a juzgar por la sonrisa de niño que juega a la pelota con sus amigos que le pintó la cara en varios momentos de la noche.

Noche que fue la primera de una seguidilla de diez shows en once días. A razón de dos horas y pico por fecha, ya el premio a la resistencia está ganado.

Más noticias

Jaime Roos en el Sodre: "este es el premio a la porfiadera"

20240516 Show de Jaime Ross (1).JPG
Jaime Roos en el Sodre

Jaime Roos en el Sodre

El ciclo que empezó este jueves y se extenderá hasta el 26 de mayo, con entradas agotadas para todas las funciones, fue celebrado particularmente por Roos, que recordó que el Auditorio del Sodre era el escenario en el que estaba previsto realizar su vuelta a los shows en vivo en agosto de 2020. "Después vino la pandemia, vino el fútbol, vino Peñarol - Plaza Colonia, las diez plagas de Egipto. Pero acá estamos", celebró el músico, en referencia a las sucesivas postergaciones que tuvieron aquellos shows originales, que se terminaron condensando en un gran espectáculo en el Estadio Centenario.

Después vinieron otros shows, en Uruguay y Argentina, hasta llegar a esta despedida, que Roos consideró "un premio a la porfiadera". Ese alivio, esa alegría, también se sumaron al tono de celebración que tuvo - y tendrán - estas presentaciones.

Celebración de parte de Roos, celebración de parte del público que no se cansó de aplaudir, ovacionar y compartir su cariño, y celebración de un repertorio que es envidiable.

20240516 Show de Jaime Ross (10).JPG
Los Reyes del Tablado, el coro de Roos

Los Reyes del Tablado, el coro de Roos

Porque si resulta que Jaime Roos no vuelve a subir a un escenario, las canciones van a seguir ahí. Una mirada al repertorio de 26 canciones que interpretó alcanza para entender todo. Ya quisiera uno si se dedicara a la música tener una lista de no menos de quince canciones que se sabe todo el mundo. Que se metan como se metieron sus obras en la identidad de un país entero, al punto de convertirse casi en estereotipo nacional. Entrar en una lista corta, cortísima, quizás solo con Rada y Zitarrosa de personas que pueden jactarse de definir como suena su ciudad, su tierra.

No debe ser fácil lograr tener un repertorio que genera, como generó varias veces en este primer Sodre, un suspiro audible de emoción en todo un teatro cuando la audiencia reconoce la canción que va a empezar. Pero Jaime Roos lo tiene.

En ese repertorio tiene canciones como Brindis por Pierrot, ese poema épico murguero que generó la ovación más intensa de la noche, tiene Aquello, que dedicó a la memoria del cantautor Roberto Darvin; tiene tango, milonga, salsa, candombe, murga, rock. Tiene todo, y hasta lo que ya no quiere mostrar más fue evocado anoche, cuando le pidieron más de una vez La hermana de la coneja, un tema que Roos ya no interpreta más en vivo, pero que le sacó una sonrisa - otra más - ante la insistencia de la platea.

El intercambio entre Jaime Roos y Luis Lacalle Pou

20240517 Luis Lacalle Pou en el primer concierto de despedida de Jaime Roos en el Auditorio Nacional del Sodre

Entre la audiencia en la primera noche de este cierre de temporada se contaban distintas figuras de la política nacional, como los precandidatos Andrés Ojeda y Laura Raffo, el exlegislador Pedro Bordaberry y el presidente Luis Lacalle Pou, a quién Roos se tomó un momento para agradecer por su presencia.

"El escenario es algo incierto, yo lo llamo 'la aventura'. ¿A qué voy con esto? A que es la primera vez en mi carrera que un presidente de la República viene a verme", comentó el músico. "Gracias por romper la tradición presidencial de no venir a verme", le dijo a Lacalle Pou, que en varios momentos de la noche cantó las canciones del artista y hasta se animó a mover las manos cual murguista.

Además, saludó a la vicepresidenta Beatriz Argimón, que estaba también allí, y dijo que era una "vieja vecina".

Entre el público, hubo aplausos y abucheos para ambos dirigentes.

Quiero llevarme su sonrisa dibujada

20240516 Show de Jaime Ross (8).JPG

Si resulta que al final Jaime Roos no vuelve a subirse a un escenario, la gira que empezó en 2021 y ahora está terminando habrá cerrado una trayectoria que empezó con un show épico y monumental, y ahora cierra con algo más íntimo, lógicamente teatral, pero que permite ver también las distintas cuerdas que toca con su obra.

Si aquél show inicial en el Estadio fue una fiesta de esas de pararse ya en el primer tema y ponerse a bailar, de mirar y ver una tribuna entera tapizada de gente, de canciones atronando a todo volumen ("más guerrero" se escuchó ayer en el Sodre), acá fue de dejarse avasallar por la acústica del Auditorio, la potencia y el talento de la Banda Completa, y el cuidado detallado por el sonido que siempre caracterizó a Roos, y en parte lo hizo quién es, y que acá pudo llevar al extremo de cambiar de guitarra prácticamente entre tema y tema, para que el sonido del instrumento se parezca lo más posible a la versión grabada en sus discos.

El escenario y el trabajo de sonido permitían apreciar cada detalle, cada arreglo. Percibir cada capa, cada instrumento, cada voz. Un sonido prístino, como si cada persona que anoche ocupó una butaca se hubiera encontrado en su asiento con un par de auriculares y estuviera escuchando a través de ellos.

Y Jaime, el que con 16 se subió a un escenario con Los Robbers y empezó su carrera de forma oficial, el de las giras multitudinarias, el de Repique, el que tocaba en nightclubs en Ámsterdam o París, el de las noches en La Barraca, el de la noche en el Estadio, ese Jaime, en el medio, celebrando, divirtiéndose una vez más con los músicos. Con la sonrisa dibujada.

Roos, a sus 70 años, no se va a ninguna parte. Tiene proyectos en carpeta, que van desde documentales hasta libros, e incluso no se anima a descartar grabar un disco de nuevas canciones. Incluso le quitó brasa al tono de despedida de estos shows, y no quiso cerrar la puerta del todo a eventualmente volver a tocar en vivo. Otras veces ya se bajó del tablado y terminó volviendo.

Pero si resulta que al final este este cierre de temporada es la última vez que se sube a un escenario, no está nada mal que el último recuerdo sea este.

Temas:

Jaime Roos Auditorio Nacional del Sodre Luis Lacalle Pou

Seguí leyendo

Te Puede Interesar