Básquetbol > TRIUNFAZO A PUERTO RICO

¡Cómo te gusta hacernos sufrir Uruguay! Y nos encanta

Crónica desde el corazón del ANTEL Arena con el corazón en la boca tras el monumental cierre de Mathías Calfani

Tiempo de lectura: -'

30 de noviembre de 2018 a las 00:15

Te gusta sufrir Uruguay. ¡Cómo te gusta! Más que el asado y el dulce de leche. Preferís ganar con el corazón a mil, la garganta partida y una lágrima eufórica que pintarle la cara a tu rival de turno. Preferís ser angustia y epopeya que deleite y poesía. ¡Cómo te gusta! 

¿Y sabés qué? Por eso le ganaste a Puerto Rico. Porque hay que ganarle a estos nenes. Jugaste 22 veces y solo le pudiste ganar tres en toda tu historia. Y una de ellas cuando jugaban los mostros del 84: el Tato, Fefo, Peinado, el Fonsi, Tito... 

Y lo ganaste: 64-62. Porque tenés un sueño chino que tira y ahora estás un pasito más cerca de jugar un Mundial, tres décadas después del último en que estuviste allá por España 1986.  

Pero vos lo tenés claro. Con los sueños solitos no se gana. A la ilusión hay que regarla con sudor. Y de eso vos sabés. 

A ver, repasando el partido. Desde el inicio, le mostraste bien clarito tu libreto a los boricuas: defensa dura, muy intensa y ritmo lento.  Muy lento. ¿Te gusta correr y tirar? Bueno, te invito a casa, está precioso el ANTEL Arena que 
inauguramos hoy, ¿no? Pero quedate tranquilo que acá se juega despacito. Y si te sirve, la podés cantar como Daddy Yankee. 

Rubén Magnano te vio lo que tenías. Nada que ver en recursos y talento a aquellos de su Generación Dorada. Obvio. Pero el hombre sabe y es bicho. Con poco, algo se puede hacer. Y de lo que te sobra –coraje, corazón y valentía– algo va a salir. Seguro.  

Te costó encontrar fluidez en el arranque. Pero qué jugada te mandaste a los cuatro minutos moviendo rápido la bola para que Fitipaldo, el Fiti, la clavara de tres. Enseguida le sacaste siete a los caribeños (11-4). ¡Qué lindo pintaba!

Te fuiste arriba 15-11 al final del primer cuarto. Goleo bien bajito, como se necesitaba. 

Y en el arranque del segundo parcial mantuviste la misma tónica con la rotación a la que apeló Magnano para darle descanso a Batista y Barrera. 

Santiago Vidal entró muy bien en defensa, al igual que Kiril Wachsmann. ¡Qué corazón, viejo! ¡Qué reflejo de lo que somos! Humildad, y sacrificio. Dar el máximo cuando más se necesita. La dedicación por encima de la virtud o como gran virtud. Será Wachsmann en la cédula, pero este tiene ADN de Rodríguez. 

Te fuiste a 8 arriba Uruguay. ¡Qué lindo pintaba! Pero se te vinieron encima. Porque juegan estos. 

O más precisamente, ¡cómo juega David Huertas! 36 puntos, los mismos que metió Eddie Casiano en el 97 para dejarnos afuera en el Cilindro del Mundial de Grecia 1998. ¡Y qué caliente estaba el antes francotirador y ahora entrenador de Puerto Rico!

Ahí, de esas cenizas y en este hermoso coloso al modernismo brotó algo fantástico. 

Ese cuarto final, tras un tercer cuarto en que nos pasaron, pero le retomamos el pulso al partido. 

Te pusieron un parcial en contra abrumador. A puro triple, porque te encontraron la vuelta desde el perímetro. 

Pero vos tenés lo tuyo Uruguay. No te la dibujo más: ¡tenés unos huevos bárbaros! 

Y entonces apareció Calfani. El que en el primer tiempo salió porque se dobló el tobillo. ¿Pensaste que eso lo iba a detener? Entonces volvé a mirar todo lo que esa bestia hizo en el último cuarto. Los dos triples, el tapón, el rebote tirándose en palomita y sacando una antideportiva. 

Es un triunfo que vale oro. Que vale darle una caricia al Mundial de China 2019. Y esa garganta roja al grito de ¡Uruguay noma! no querés que se te cure más. 

 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...