Nacional > CAPACITACIÓN

Ser respetuosos y no pedir plata por adelantado, los consejos de la IMM a cuidacoches

Este año se registraron 920 cuidadores, pero la comuna es consciente de que quedan unos 2000 en la informalidad

Tiempo de lectura: -'

29 de noviembre de 2018 a las 05:03

Uno por uno, las autoridades de la Intendencia de Montevideo (IMM) fueron llamando a los cuida coches que participaron en el último curso de capacitación que brindó la comuna, con el objetivo de fomentar el registro y la formalización de las personas que se dedican a esta tarea. A lo largo del año, los cursos lograron captar a 920 personas y ya hay otras 300 inscritas para el año que viene. Sin embargo, la IMM es consciente de que aún quedan unos 2000 cuidadores que no están registrados y pretende en 2019 llegar al 100% de los formalizados. 

Como si fuera una graduación, el responsable de la Unidad de Cuidadores de Vehículos de la comuna, Hugo Belli, fue llamando por nombre y apellido a quienes participaron durante toda la jornada del miércoles del último curso de capacitación del año. Una vez que pasaron al frente del salón, los cuidadores recibieron un certificado y un chaleco con un número de identificación. Por delante, las prendas llevan los datos del cuidador, como su nombre y su cédula. 

Solangel Fernández, de 68 años, fue la primera en pasar y recibió el aplauso de todos sus compañeros. Solangel cuida autos desde hace un año en Pocitos, en la zona de Francisco Aguilar y José Scoseria. Tiene nueve hijos y cinco de ellos se dedican también a cuidar autos. En un "buen" día, según contó a El Observador, llega a hacer entre $500 y $600.

Lidia Hernández, de 78 años, aseguró que una de las cosas que más aprendió en el curso es cómo proceder con la gente, cómo cuidar los autos y claves para “no ser molesta” con las personas. En diálogo con El Observador señaló que lo principal es ser respetuosa con la gente.

La necesidad llevó a Lidia a cuidar autos, ya que con lo que cobra con la jubilación no le alcanza para vivir. “Por necesidad, seguro que sí. Era un trabajo tan lindo que no podía despreciarlo”, apuntó. Al igual que Solangel, aseguró que en días buenos consigue unos $600. En su caso, trabaja en la intersección de José Belloni y Aparicio Saravia. Consultada por los casos en los que los cuidadores reclaman una propina cuando las personas estacionan, Lidia subrayó que eso es una “falta de respeto”.

Según comunicó la IMM, estos cursos forman parte de un proyecto para lograr la "reconversión social, educativa y laboral de las cuidadoras y cuidadores de vehículos". El proyecto depende del departamento de Movilidad, a cargo de Pablo Inthamoussu, y de Desarrollo Social, liderado por Fabiana Goyeneche. 

"La iniciativa tiene por fin fomentar la convivencia ciudadana, al tiempo de incidir en los niveles de movilidad y seguridad en el tránsito", agregó la Intendencia en un comunicado. 

Washington Pereyra, negociador del Ministerio del Interior, también participó en el cierre de los cursos de este miércoles. El mediador dirigió unas palabras a los cerca de 30 cuidadores que lo escuchaban y preguntó en voz alta: “¿Para qué están acá?”. La mayoría respondió que estaban allí para aprender y poder formalizarse. Otro, en tanto, dijo en tono de broma que estaba allí por el “café”.

Pereyra reflexionó ante los cuidadores que las sociedades tienden a ser “frías” y “generalizan”, ya que muchas veces se ve con desprecio el trabajo de los cuidacoches. El chaleco y la matrícula con la que cuentan es un dato que identifica a los cuidadores ante la IMM y la propia Policía, explicó el mediador.

“Antes no sabíamos quién era quién. Mea culpa. Yo sé que ustedes han sido objeto de malos tratos y desdén”, aseguró. Ante la consulta de los presentes, Pereyra recomendó a los cuidadores que no se metan en problemas cuando alguien ajeno al barrio está en una actitud sospechosa. Por el contrario, recomendó que llamen a las autoridades para alertar sobre la situación. Asimismo, pidió que dejen "el chupi" para cuando lleguen a la casa, ya que eso es uno de los mayores problemas a la hora de trabajar.

“Vamos a hacer un pacto entre nosotros. Vamos a trabajar entre nosotros, vamos a formar una red”, pidió a los cuidadores.“¿Remamos todos para el mismo lado?”, preguntó para terminar. Todos respondieron en coro que sí.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...