Economía y Empresas > EMPLEO

¿Qué buscan los reclutadores cuando ingresan en las redes sociales de potenciales candidatos?

Los seleccionadores de personal comprueban datos, rastrean engaños y verifican perfiles, entre otras

Tiempo de lectura: -'

03 de julio de 2018 a las 08:47

Que los reclutadores acuden a las redes sociales en los procesos de selección es un hecho. Como también lo es la necesidad de gestionar los perfiles sociales para mostrar algo más que visibilidad si aspira a un puesto o a un cambio profesional.

Conocer qué buscan aquellos que le pueden dar un trabajo es una ventaja competitiva. Y saber dónde rastrean los seleccionadores y qué valoran de su vida en las redes es un tesoro para triunfar en la búsqueda de empleo.

El consultor en estrategia personal, Andrés Pérez Ortega, asegura que "en los tiempos en los que la oferta de profesionales supera a la demanda, lo más operativo es encontrar un modo de descartar con rapidez a quienes no cumplan los estándares que establece una organización. Desgraciadamente este tipo de criterios pueden quedarse en lo superficial. El aspecto en una entrevista de trabajo o el comportamiento en una comida con un jefe han sido sustituidas por una visita rápida a las redes sociales del candidato".


Por su parte, el autor de Influencers, todo lo que necesitas saber sobre influencia digital, Carlos Rebate, explica que "el perfil y el comportamiento en redes sociales de un candidato debe entenderse bajo el prisma de un sesgo generacional y de madurez y cultura digital del reclutador y de la organización de la que forma parte. Se refiere a ciertos requisitos básicos, como un perfil cuidado, una descripción de perfil que diga algo significativo o una línea de tiempo sin salidas de tono ni posiciones exageradas. Añade la necesidad de "aportar valor, contribuir a la conversación con criterio, dominar un nicho específico, mostrar una voz propia y auténtica y cultivar evidencias digitales de que dominamos el conocimiento por el que queremos ser reclutados, que implica crear infoactivos, es decir, contenidos propios sobre nuestra especialidad".

LinkedIn

La experta española en búsqueda de candidatos, Eva Collado, considera que en esta red tiene importancia el hecho de compartir contenido de valor de forma regular, personalizar las invitaciones, interactuar y sumarse a grupos de interés para conseguir visibilidad y obtener sinergias.

Andrés Pérez opina que LinkedIn es "la red social tradicional para los profesionales", aunque añade que "en los últimos tiempos tiene tendencia a frivolizar los contenidos, y poco a poco se está convirtiendo en Facebook 2". Asegura que "si bien es cierto que LinkedIn facilita el trabajo de un cazatalentos -porque estandariza los perfiles- esto mismo se convierte en un problema para los candidatos, porque reduce su capacidad para diferenciarse. Por eso hay tantos asesores que explican cómo crear unos titulares llamativos, cómo elegir la foto adecuada o la forma de participar en los grupos".

También considera que "esta herramienta ha conseguido crear una especie de guía telefónica de candidatos, pero a medida que crece es menos útil para éstos y resulta más complicada de gestionar para los seleccionadores".

El socio de Soymimarca, Guillem Recolons, reconoce que "los reclutadores buscan a fondo en esta red profesional y se fijan en lo completo del perfil, aunque cada vez cobra mayor importancia el título que aparece justo debajo del nombre, por lo que es aconsejable aprovecharlo al máximo para explicar qué hacemos especialmente bien, aunque estemos inactivos laboralmente".

La especialista en talento y marca personal, Arancha Ruiz, explica que LinkedIn permite comprobar la veracidad del relato profesional, y añade que "al ser pública la información, los candidatos son más prudentes con lo que escriben en LinkedIn que en el currículum". Cree que los reclutadores miran las conexiones, especialmente las que el candidato tiene con el sector o función que se ha autoasignado como prioritario.

Añade que a los reclutadores también les interesa conocer a qué empresas sigue el candidato o a qué publicaciones está suscrito, ya que esto da pistas sobre sus áreas de interés y demuestra una voluntad de estar al día, y de capacidad de aprendizaje constante. También resalta la importancia de aquellos temas que publica el aspirante o a qué contenidos le asigna un "me gusta".

Twitter

Por lo que se refiere a Twitter, Pérez cree que "es un medio interesante para conocer la actividad diaria o casi al minuto de un candidato. Permite saber a qué dedica su tiempo, qué opiniones tiene y hasta qué punto está centrado en su profesión. Twitter sería algo parecido a esos test en los que a uno le piden que responda con rapidez a un montón de pares de opciones y que, al analizarlas, ofrecerá un perfil de nuestra personalidad". Añade que, para un reclutador, esta red aporta facilidad de contacto además de información sobre las creencias y valores del candidato.

Arancha Ruiz opina que "Twitter es una red de información y opinión. Lo primero que definimos es el uso que le da el candidato. Si es para informarse y aprender, el reclutador se interesa por sus fuentes (a quién sigue) y si tiene listas por temas, será el enunciado de las listas lo que explique esos intereses". También le da valor al hecho de que el candidato tenga muchos seguidores gracias a que ha construido una comunidad con un contenido de relevancia relacionado con la posición que se quiere cubrir. Si el aspirante tiene muchos seguidores por haber utilizado estrategias de compra de followers o de "te sigo y me sigues" puede ser contraproducente. Y si el profesional usa Twitter para opinar en conversaciones ajenas a los temas y cualidades que el reclutador necesita para la posición no será relevante para su candidatura.

Guillem Recolons se refiere a Twitter como "la red abierta. Es el lugar, junto a los comentarios en la prensa digital, donde se ven más excesos; la red que más pide a gritos contar hasta diez antes de publicar y preguntarse si ese tuit que vamos a poner aporta valor o quién lo leerá. Muchos candidatos no entienden que hasta sus likes pueden ser monitorizados".

Para Eva Collado, lo que los reclutadores admiran en Twitter es la capacidad de hacer tuits excelentes, pero también la actitud abierta, transparente y colaboradora; el hecho de emitir y compartir contenidos de calidad;una presencia regular; la cortesía, que incluye agradecer y contestar; apoyar a nuestra comunidad y distribuir contenidos de terceros; generar valor; las listas para la curación de contenidos, o la participación en debates y la defensa de los propios argumentos.

Facebook

Guillem Recolons explica que, "dado que Facebook es una red originalmente personal, es aconsejable mantener un perfil privado, pero con la opción de hacer ciertas publicaciones (menos íntimas) en modo público".

Arancha Ruiz recomienda a los candidatos que "una red como Facebook esté cerrada, con ajustes de privacidad, ya que lo contrario indica que esa persona es poco cuidadosa, poco celosa de su privacidad o poco digital".

Eva Collado cree que lo que más importa a los reclutadores son las fotografías y lo que un posible candidato comparte en el muro, y asegura que Facebook "es la red que más se utiliza más para descartar aspirantes". Añade que aquí "el contenido es el rey, y se refiere a la calidad, a la transparencia, la cercanía, la complicidad, la ayuda y el humor, sin olvidar los vídeos o la música, que dan una idea de la parte más humana del candidato. A esto añade "el engagement que un profesional es capaz de obtener con su comunidad para resultar indispensable y cómo agradece, anima, apoya, felicita o respeta".

Instagram

Ruiz añade que Instagram es también una red personal, pero al iniciarse como más pública y compartir principalmente imágenes nos transmite una imagen emocional del candidato: "Es el renglón público que en el currículum correspondería a otros datos de interés. Los like y a quién sigue el candidato hablan de sus valores y vínculos emocionales". La experta recomienda "comprobar la coherencia de nuestro perfil con lo que tratamos de ofrecer al seleccionador; construir una red que demuestre que sabemos relacionarnos y crear comunidad, eligiendo cuidadosamente con quién conectamos; o controlar nuestros impulsos antes de darle a un like. Muestra más de nosotros que un titular".

Cree que hay tres temas de alta sensibilidad: religión, política y fútbol: "Posicionarnos en ellos puede crear una gran afinidad y también un gran rechazo. Para que no condicione nuestro futuro profesional hay que compartirlos en redes cuya privacidad podamos controlar".

Por su parte Recolons advierte de que "Instagram es una red de imágenes, por lo que la calidad de las mismas será un elemento interesante, especialmente si contienen un relato. LinkedIn es la red en que proyectamos quiénes somos, e Instagram dice más cómo somos. Nuestros valores quedan reflejados en nuestros pequeños relatos".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...