Fútbol > PEÑAROL

"Si el técnico quiere, estoy a disposición para el clásico", dijo Gargano

El volante jugó 45 minutos en la victoria de la Tercera división por 4-0 ante Fénix en su retorno tras casi siete meses sin fútbol por sus dos lesiones en la rodilla

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2018 a las 12:31

El Palco Oficial de Las Acacias hacía mucho tiempo que no estaba lleno. Eso ocurrió esta mañana de martes cuando la expectativa era enorme por el regreso a las canchas de Walter "Mota" Gargano tras siete meses de ausencia debido a dos intervenciones quirúrgicas en su rodilla: la primera por la rotura de ligamentos cruzados en marzo pasado en el Tróccoli ante Cerro por el Torneo Apertura, y la segunda, una recaída por un accidente doméstico en el que se lesionó un menisco.

El técnico del plantel principal, Diego López, estuvo presente junto al preparador físico Alejandro Valenzuela, el gerente deportivo Carlos Sánchez y el jefe de la sanidad, Edgardo Rienzi. Además, hubo varios compañeros suyos como Mathías Corujo -quien también se repone de una tremenda lesión de rodilla-, Ezequiel Busquets, Agustín Canobbio, Darwin Núñez y Thiago Cardozo.

Por supuesto que no podía faltar su esposa Miska Hamsik junto al hijo más pequeño. Los otros dos no estaban porque se encontraban en el colegio.

"Gracias primero que nada a los chicos, al Tito (Goncálvez) y a la gente que trabaja en Las Acacias por esta oportunidad", dijo Gargano luego de haber tenido una sesión de hielo tras sus 45 minutos.

"Me sentí bien, contento, feliz, no es fácil pero acá estamos", explicó el futbolista en una conferencia de prensa improvisada que se dio en uno de los patios de Las Acacias.

Respecto al juego dijo que no tomó "ninguna precaución (para el partido), siempre mi característica fue de no cuidarme y gracias a Dios salió bien".

A su vez, el volante añadió: "Un poco de ansiedad te da el tema de comenzar otra vez un partido oficial, pero como decía, me sentí bien y a gusto con los muchachos que los conozco a todos y tienen un gran potencial".

"Estoy a disposición para el clásico"

Consultado acerca de si podrá estar para el clásico del sábado, Gargano indicó que está "a disposición y la toma de decisiones es siempre del que está en el puesto de entrenador y en esta oportunidad le pasamos la responsabilidad a Diego (López). Depende de cómo me vea el entrenador, yo estoy disponible, depende de cómo me vea en la semana. Me faltan cuatro días todavía, así que estoy tranquilo".

"Lo bonito de este grupo es que siempre están y más en la lesión dura que me tocó a mí, como con otros compañeros siempre han estado. Lo tomé con naturalidad porque es así, es lindo volver a jugar", expresó.

Y añadió: "La idea era venir acá (a Las Acacias) y después veremos qué sucede durante la semana. La familia siempre acompaña, siempre está. Los nenes más grandes no vinieron porque están en el colegio".

A su vez, el futbolista sostuvo que lo peor que sucedió en estos meses fue "la recaída que tuve en casa con un accidente doméstico que tuve que fue insólito. La mayoría lo sabe, una pena porque podía haber estado pronto antes, pero esto es así, el destino quiso que no estuviera antes. Ahora estoy contento y feliz y mirando hacia adelante".

"No pensé lo que era lo físico, cuidarme en trancar o ir a saltar. Uno trata de evitar ciertas cosas, pero no lo pensé en ningún momento", agregó.

Respecto a cómo ve a Peñarol de cara al título del Clausura indicó: "Lo vi bien, cada día mejorando".

Los movimientos en cancha

Gargano jugó como doble cinco junto a Franco Martínez y de a poco fue entrando en juego. Se juntó mucho con los volantes externos y llegó en ofensiva, aunque más que nada, se movió en la zona media, muy cerca del círculo central.

En tanto se fue soltando, realizó primero piques cortos y con el paso de los minutos y ya entrado en calor, no tuvo problemas en hacer algún pique largo.

Con la pelota estuvo fino en los pases cortos, aunque la falta de fútbol obviamente le jugó en contra en algunos momentos en los que se mostró un tanto impreciso.

Los 45 minutos se fueron volando con elogios en pleno primer tiempo del técnico Jorge Goncálvez: "¡Bien, Mota! ¡Bien, papá!", le gritó ante un anticipo del volante quien cedió enseguida para un compañero de ofensiva.

El doctor Edgardo Rienzi lo fue a ver enseguida al vestuario cuando terminó el primer tiempo. A la salida habló con Referí: "Lo vi bien. No sintió nada la lesión. De ahora en adelante, lo suyo es un tema del preparador físico y del director técnico".

Gargano dio una señal: quiere estar en el clásico y le pasó la pelota al técnico Diego López. Futbolísticamente, está claro que le falta. De repente el entrenador decide que igualmente concentre porque puede entender que es un partido decisivo y que el Mota en el vestuario es influyente. Los siete meses quedaron atrás. El Mota ahora ya mira solo hacia adelante.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...