Fútbol > HISTORIAS

Agustín Oliveros, creciendo entre burbujas

Agustín Oliveros, quien lleva 60 días entre burbujas y cuarentenas, contó a Referí cómo las sobrellevó y cómo fue su debut celeste en las Eliminatorias para el Mundial de Catar 2022 y su momento en Nacional

Tiempo de lectura: -'

06 de diciembre de 2020 a las 05:00

Entre burbujas con Nacional, en la selección y cuarentenas obligatorias, Agustín Oliveros lleva hasta hoy un total de dos meses de encierro y tendrá algunos días más, hasta el 23 de diciembre por la clasificación de los tricolores a cuartos de final de la Libertadores.

“Me fui el 8 de noviembre con Uruguay y desde ese entonces no he vuelto a mi casa. Y a eso hay que sumarle las anteriores…”, comentó a Referí desde el hotel Regency donde los albos pasan estos días, en lo que ya es como una segunda casa.

“A mi familia la vi el sábado 7 (de noviembre), que cenamos juntos, y de ahí ya no los vi más”, agregó el lateral y zaguero que podrá reencontrarse con sus familiares para las fiestas.

A pesar de las cuarentenas y aislamientos, el jugador de 22 años ha tenido un 2020 en ascenso en su carrera. Terminó el año pasado con el descenso de Racing, club en el que se formó y debutó en Primera. Luego, en el verano, jugó el Preolímpico sub 23 con la selección uruguaya, donde sus rendimientos hicieron que Peñarol y Nacional lo pretendieran.

Finalmente, el defensor llegó a los tricolores, tal como era su deseo ya que es bolso desde niño. Luego, llegó el debut, ganarse el puesto, la Copa Libertadores, la pandemia, volver y jugar su primer clásico, consolidarse en el equipo y ser uno de los jugadores de mayor regularidad. Y después, el primer llamado de la selección para las dos primeras convocatorias de Eliminatorias, teniendo el estreno con la celeste ante Brasil.

Todo muy rápido en un año que ha parecido muy lento.

Solo en Araminda

Luego de la euforia de debutar con Brasil en el Centenario, a pesar de que fue con derrota, Oliveros tuvo que hacer cuarentena. Para eso, se fue Araminda, donde tiene casa su abuela de Buenos Aires.

“Estuve entrenando por mi cuenta en una casa con patio, pero obviamente dista bastante de lo que es el entrenamiento de fútbol. Pero era lo que me había tocado, ya me había pasado con la citación anterior, y con pandemia es los que nos tocó a los uruguayos, porque en el resto del mundo no les pasa lo mismo”, comentó.

No podía salir ni a hacer las compras. Además, luego del brote de contagios en la selección, tenía la sensación de que él también iba a caer. “Yo con Gabriel (Neves) había tenido mucho contacto, lo mismo con Mati (Viña) y estaba esperando que me diera resultado positivo, porque se empezaron a caer soldados con los que había compartido mucho. En la mesa con los que yo comía se contagiaron todos menos yo. Y al principio estaba un poco asustado, esperando eso, que me diera positivo”.

Pero no se contagió. Desde Nacional le solucionaron todo para entrenar y en el aspecto de la alimentación. “Se portaron bárbaro y me llenaron de provisiones”.

A diferencia de la primera gran cuarentena en el país, esta vez en Araminda, Agustín no estudió sus materias de Ciencias Económicas debido a que decidió dejar el semestre luego de que la fecha de una prueba le coincidiera con el viaje a Ecuador de la selección.

“Me quedó bastante postergado el estudio por el tema de estar en cuarentena constantemente y viajando. Decidí posponer este semestre y arrancar con todo el año que viene”, agregó.

Los test que le hacían en Araminda daban todos negativos y con unos cinco controles sin virus, en los últimos días de cuarentena, se animó a salir a correr a la playa con todos los recaudos. “Iba bien temprano, a las 6 o 6:30 de la mañana, cuando no había nadie, y podía hacer distancias más acordes a lo que es un partido de fútbol. Era cuando se manejaba la posibilidad de viajar a Ecuador (para el partido con Independiente del Valle)”, contó.

Así cumplió los días, aunque reconoció que esta vez no la pasó bien. “Se hace difícil al estar todo el día solo. Venir de un momento hermoso como es la selección y después tenés que aislarte, pasar los momentos en que los compañeros dan positivo, con esa incertidumbre… La verdad que está un poco feo y hay que tener mucha fortaleza mental para sobrellevarlo de la mejor manera”, comentó. “Es la segunda que me toca pasar y creo que esta fue un poco más dura que la anterior, se hizo más largo, estuve nueve días, y ahora ya pasó y estamos de nuevo con los compañeros (de Nacional)”.

De irse a la B a la celeste

En menos de un año, Oliveros pasó de tener que sufrir la pérdida de la categoría con su querido Racing, a debutar en la selección mayor. El lateral y zaguero fue la novedad para la primera convocatoria de Uruguay en las Eliminatorias para el Mundial Catar 2022.

“Fue hermoso”, dijo sobre estar de suplente ante Chile. “Compartí con jugadores que uno de niño tenía como ídolos y la verdad que la experiencia estuvo buenísima, el primer partido que estuve en el banco, ganarlo sobre la hora. Para ser el primer partido, con resultado positivo, fue buenísimo”.

Para los partidos de noviembre, Oliveros nuevamente fue convocado, algo que el defensor, luego de vivir su primera citación, quería repetir. “La primera vez, no me iba a quedar conforme con solo estar y con no volver nunca más”, comentó. “Trabajé todo ese tiempo para poder estar de vuelta, era el objetivo que tenía. Por suerte se me dio la oportunidad y después el debut que la verdad que es un sueño que uno tiene de niño”.

El estreno fue nada menos que ante Brasil, otro logro desbloqueado. “Estos jugadores que enfrenté son de clase A, jugaba en la PlayStation con ellos y ahora tener que enfrentarlos en carne porpia, la verdad que es una recuerdo imborrable para toda la vida”, comentó.

Oliveros supo que iba a jugar ese partido al otro día del positivo de Viña. Así se lo comunicó Oscar Tabárez, con quien solo tuvo una charla antes del partido.

Diego Godín, Josema Giménez, Luis Suárez y Edinson Cavani también le hablaron. “Estuvieron siempre ahí, me dijeron que estuviera tranquilo, que hiciera lo mismo que en Nacional, ni más ni menos”, recordó. Lo mismo le dijo Tabárez, quien le agregó que no tenía que demostrar nada.

Al lateral  no le sorprendió que los jugadores de la selección lo siguieran en Nacional. “Por más que son superestrellas mundiales no se olvidan de donde salieron y cuando estábamos en la concentración todo el tiempo se miraba fútbol uruguayo. Ellos están muy pendientes de los que pasa acá”.

A 2020 aún le quedan varios días y Agustín aún tiene por delante el clásico, la final del Intermedio y la llave con River por la Libertadores, para cerrar un año de gran proyección. “Sin dudas que sí”, dijo al reconocer su crecimiento personal. “Más allá del desarrollo en Nacional, que fui de menos a más, me parece que también lo de la selección a uno lo ayuda a crecer desde todo punto de vista, en tranquilidad, confianza en uno mismo. También al practicar con jugadores de elite y estar al nivel y en su ritmo, cuando uno viene a su equipo eso se nota y te ayuda muchísimo a crecer”.

LA COPA, EL VAR Y LOS PENALES
Agustín Oliveros tuvo que seguir desde el banco de suplentes el partido ante Independiente del Valle en el que Nacional pasó a cuartos de final este miércoles. Entre las jugadas de la noche estuvo el momento en el que el VAR anuló un gol a los ecuatorianos en el cierre del partido. “La verdad que ese momento fue increíble”, contó. “Cuando nos hicieron el gol, para el equipo, los suplentes, los dirigentes que estaban afuera, fue un balde de agua fría, porque había que hacer dos goles para clasificar y nos quedaban cinco minutos. Ya estaba perdida la clasificación, estábamos muertos. Y dos minutos después el juez arranca a dudar, a tocarse la oreja y por suerte se anuló, el VAR actuó notable y lo pudimos ganar en los penales”, comentó. La definición la vio junto a los suplentes, abrazados y esperando el triunfo. “Ahora vamos a enfrentar a uno de los grandes de América, uno de los mejores equipos del continente, y va a ser una experiencia muy linda para nosotros”, dijo sobre la serie con River Plate.

 

La citación de Neves y conocer a Viña

“Estuvo buenísimo tener a alguien de confianza ahí”, dijo Oliveros sobre la citación de Gabriel Neves, compañero en Nacional. “Y también ayudarlo un poco a él porque yo había estado antes. La verdad que vivirlo juntos después de todo este año compartiendo estuvo muy bueno, superalegre por él que cumplió el sueño de jugar también. Y eso motiva mucho para poder seguir laburando y estando ahí”. “No lo conocía a Mati (Viña) y fue uno de los principales en mostrarme cómo era todo e integrarme. Al él tener muchos amigos en Nacional por su pasaje desde las inferiores, me ayudó muchísimo desde el primer momento. El me escribió antes de ir para ahí y pegamos una muy linda relación y estoy muy agradecido con él”.

El primer clásico

“El clásico fue una experiencia hermosa. Lamentablemente nos tocó sin gente que para los clásicos es un condimento muy lindo. Justo se dio que venía de lateral, me tocó de zaguero, que acá en Nacional no me tenían muy visto como zaguero central, la gente sobre todo, y Gustavo (Munúa) me dio la confianza como central y pude responder. Lamentablemente al final se nos escapó la victoria, pero quedé conforme con mi debut. Ahora se viene otro y esperamos jugar mi segundo clásico”.

La ausencia del público en las tribunas

“Eso Nacional lo siente muchísimo. Acá en el fútbol uruguayo, tanto Nacional como Peñarol siente muchísimo cuando se juega sin gente y creo que para nosotros es una desventaja. Y con la selección, si hubiéramos jugado con público contra Brasil hubiera sido la frutilla de la torta. Uno que estuvo muchísimas veces en el estadio repleto, que se caía para abajo, haberlo vivido con las tribunas como antes hubiera sido espectacular”.

El cambio de DT en Nacional

“A Jorge (Giordano) lo conocíamos porque estaba trabajando en el club. Y creo que con Gustavo (Munúa) estábamos cómodos, pero los resultados mandan y decidieron cesarlo. Con Jorge estamos bárbaro, creo que se entendió muy rápido la idea de él, el equipo está mostrando una solvencia importante y los resultados están a la vista”.

Los cuartos de final de la Libertadores

“Estoy supercontento y feliz por la clasificación. El esfuerzo que hicimos en Quito y el de ayer (miércoles), lo merecíamos. Por más que Independiente del Valle tuvo la pelota y la posesión del balón, creo que no nos generaron peligro en Montevideo, si bien allá en Quito sufrimos un poco. Me parece que es justo, luchamos y batallamos los 180 minutos y nos quedamos con la clasificación en los penales. Ahora vamos a enfrentar a uno de los grandes de América, uno de los mejores equipos del continente, y va a ser una experiencia muy linda para nosotros”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...