Rusia 2018 > MUNDIAL

Ahora empieza el Mundial para Uruguay

Uruguay mostró contra Rusia por qué nadie quiere enfrentarlo y ahora se las verá con el campeón de Europa

Tiempo de lectura: -'

26 de junio de 2018 a las 05:00

El partido contra Rusia era raro. Los dos equipos estaban clasificados y no quedaba nada claro qué ventaja podría tener terminar en primer lugar. Los rivales más probables, a la hora de jugar el partido, eran España y Portugal, que iban primeros, iguales en puntos, en goles a favor y goles en contra, por lo cual al terminar el partido de Uruguay todavía no se sabía contra quién nos tocaba.

O sea que era un partido de preparación para enfrentar lo que viniera en octavos, que con toda seguridad iba a ser mucho más difícil. Y para Uruguay era la oportunidad de empezar a jugar bien, de demostrarse a sí mismo que el equipo podía aspirar a más.

Y lo hizo, lo demostró. Por fin se vio quién era quién. Por más que, ante los mismos rivales, Rusia venía goleando y Uruguay ganando con lo justo, cuando estuvieron frente a frente se vio a un equipo con ambición de llegar lejos y a otro que se conformaba si no le hacían cinco. Y resulta que el ambicioso es Uruguay.

Terminó una etapa y la selección cumplió con su responsabilidad. Había que demostrar superioridad y ganar el grupo con claridad, pero también había que encontrar un nivel de juego que nos permitiera tener la confianza de que se podía seguir ganando.

Y todo eso se logró, porque este Uruguay es mejor que el de las eliminatorias. Porque ahora hay un número cinco, que se llama Lucas Torreira, que tiene todo como para competir contra los mejores. Y Bentancur adelantado convierte a Suárez y a Cavani en bichos muy peligrosos. Y de paso se hizo historia, ganando los tres partidos del grupo.

Está claro que fue un partido tranquilo. Muy tranquilo. Uruguay lo tenía controlado y ya iba ganando por dos goles, cuando echaron al ruso. Tan sosegado estaba todo que a Suárez se le ocurrió que Cavani tenía que hacer un gol y dos veces decidió pasársela en lugar de definir él mismo.

A mí me habría gustado que no hubieran amonestado a Bentancur, así batíamos otro récord, pero qué se le va a hacer. Fue importante ganarle por arriba también a los rusos, como sucedió al final, y que de paso le dio el gol a Cavani, para alegría propia y de Suárez.

Lo otro que se siente extraño es que Uruguay no ha pasado zozobra en defensa. Yo esperaba que Rusia pusiera en aprietos a la última zona celeste pero eso no sucedió. Tiraron una sola vez al arco y Muslera reaccionó bien.

Con todo esto, está claro que se llega muy bien al partido de octavos. El camino de Uruguay ha sido inmejorable hasta ahora. El equipo fue de menos a más pero siempre ganando, con las piezas que se ajustan en el momento indicado, sin problemas de amonestaciones ni lesiones y sin problemas originados fuera de la cancha.

Y también está claro que ahora la cosa se pone seria de verdad. Contra Portugal es la primera vez que Uruguay no será claro favorito. No sé cómo estarán las apuestas, pero tanto Uruguay como Portugal tienen serias aspiraciones de seguir y solo uno de los dos estará en cuartos.

Uruguay fue un invitado especial a octavos de final de la copa del mundo, y es algo que hay que agradecer, pero yo creo también que tenemos la obligación de demostrar que esa invitación se le cursó a un equipo grande. Lo mínimo a lo que podemos aspirar es entrar a cuartos y para eso hay que ganarle a Portugal.

Los lusitanos trataron de evitar el partido contra Uruguay hasta el final y casi, casi lo logran. Un gol sobre la hora de Irán y otro también sobre la hora de España contra Marruecos, fue lo que dictó el destino de los portugueses.

El del sábado que viene es el partido que estamos esperando casi desde que se sortearon los grupos. Entonces sabremos si Uruguay está a la altura del desafío. Ellos tuvieron escollos más difíciles y salieron adelante. Tienen esa ventaja.

Uruguay, por su parte, llega de la mejor manera posible. No hay excusas. El equipo se consolidó en el momento justo, como si hubiera estado escrito. Un guión bien escrito. Y algo me dice que este capítulo del sábado que viene no es el último.

Somos un equipo bien parado en la cancha, con experiencia en estas lides, con grandes figuras y un conjunto compacto y convencido. Somos Uruguay, nomás.

Comentarios