Básquetbol > BÁSQUETBOL

Alfaro, el "uruguashhho" de Dominicana que es sensación en el Mundial de China

Hace cuatro meses el argentino Néstor García le ofreció ser el preparador físico de la selección en China 2019 y por estos días descubre la magia de su segundo Mundial

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2019 a las 05:03

Hace cuatro meses, cuando su vida transcurría como director deportivo de Biguá, su familia y la rutina montevideana, una llamada de teléfono le cambió todo. Del otro lado, la voz del argentino Néstor García no le resultó extraña porque habían compartido cuerpo técnico en Biguá campeón a todo en 2008 y 2009, pero lo sorprendió con la propuesta. Al entrenador argentino lo habían contratado para dirigir a la selección de República Dominicana en los Juegos Panamericanos de Lima y en el Mundial de China, y el Che, como conocen al DT, quería llevarlo como preparador físico. Para recrear aquellos años exitosos de títulos en la Liga Uruguaya y el Sudamericano de Clubes.

Le corrió un frío por todo el cuerpo. Le estaban ofreciendo un Mundial de básquetbol. El segundo mundial de su carrera. El primero había sido en rugby, en Inglaterra 2015.

Alfaro, quien diseñó y lo acompañó durante toda la preparación a Diego Forlán para el Mundial de Sudáfrica 2010, en el que fue elegido mejor jugador del torneo, es un profe que desde 2006 trabajó con equipos profesionales de fútbol, básquetbol y rugby.

 “Cuando me hizo la propuesta sentí una alegría tremenda, pero tenía que acomodar algunas cosas, como el trabajo en Montevideo y la familia”, explica a Referí en la madrugada de China. Finalmente arregló y se fue atrás del sueño de su segundo mundial.

Por estos días está viviendo algo especial, y lo explica con detalles: “Lo disfruto como si fuera un niño. ¡Como un jugador más! Porque no podés dejar de disfrutar cada momento. Esto pasa muy rápido, y cuando pestañás ya te estás perdiendo algo. Solo me detengo a escribir algunos apuntes para el futuro, pero aprovecho el minuto a minuto de ser un uruguayo en el Mundial FIBA”.

República Dominicana clasificó entre los 16 mejores del mundo, aunque para la cátedra culminaría debajo de la posición 28. El martes venció al poderoso Alemania 70-68, en su segundo partido en el grupo G, y en su debut a Jordania 80-76.Este jueves enfrenta a Francia a la hora 9.30 de Uruguay.

La influencia del profe "uruguashhho"

La preparación de Dominicana para los Panamericanos la realizaron en dos etapas. Trabajaron con un equipo joven con algunos jugadores de experiencia. Explica Alfaro que en Lima 2019 debutaron cinco jugadores, que estaban saliendo de las universidades de Estados Unidos y que formaban parte del proceso que la Federación le propuso al cuerpo técnico. Estuvimos de acuerdo porque había que dar descanso a los jugadores más importantes.

“El objetivo para Lima fue una medalla, hicimos buenos partidos, jugamos bien con Argentina y terminamos cuartos”, puntualizó.

Luego llegó este desafío que venía cargado de sueños y expectativas: el Mundial de China, que juegan los 32 mejores países del mundo y al que no pudo acceder Uruguay por un doble, en la definición con Puerto Rico.

Explica Alfaro que la preparación para el Mundial la dividieron en tres etapas: República Dominicana, España y China. En Santo Domingo la puesta a punto, en Madrid un campamento. “Nos simplificó todo porque el lugar de entrenamiento, el hotel y la cancha estaban cerca, tuvimos al equipo concentrado, no hubo distracciones e hicimos una gran cantidad de entrenamientos”, explica. El broche de oro de esa preparación fue un amistoso ante España, una selección top tres que les permitió medir cómo estaban para el Mundial. Finalmente, la etapa final en China. Jugar amistosos y adaptarse al huso horario. “Hubo que ajustar estrategias de viaje y recuperación. Se lo presentamos muy bien organizado a los jugadores y en su mayoría pudieron cumplir con creces”.

Después llegó la hora de la verdad. El debut con victoria ante Jordania y el triunfo ante Alemania, con sus NBA. “Dimos un batacazo al meternos entre los 16, porque nos daban del 28 al 30”, explica.

Santiago se pellizca para intentar comprender que no está en un sueño. “Es un privilegio estar en un mundial, en un deporte como el básquetbol en el que trabajé muchos años y frente a una oportunidad que no esperaba. Volver a reunirme con Néstor lo disfruto mucho, porque nos llevamos muy bien, y él me suelta el programa para hacer, y me deja espacios”.

El cuerpo técnico de García lo integran otro entrenador argentino, un asistente americano y el asistente principal que es el dominicano Melvin López. “Somos de todas partes. Se fusionaron nacionalidades culturas en un cuerpo técnico, y para eso Néstor tiene una calidad impresionante porque consigue que los mensajes lleguen”.

En China 2019 se siente como una esponja. “El Mundial te deja muchos aprendizaje. Y cuando mirás, te das cuenta que estás del otro lado del mundo, en un momento único. Viviendo mí segundo mundial en dos de los tres deportes en los que me desempeñé. Cuando vuelvo a recordar aquél día en que me llamó, enseguida asocio con mi reacción en el teléfono y lo que me pasó por la cabeza: ‘¡Ufff!’, dije, y pensé: ¿Qué podré hacer para estar a la altura? Porque era un gran desafío. Ya estaba fuera de las canchas del básquetbol, aunque en Biguá participo en el proceso de planificación y apoyo a la comisión de básquetbol, pero esto se trataba de algo muy grande, un Mundial, alta competencia. La adrenalina, el vestuario, la preparación. No es lo mismo hacerlo a distancia que cuando estás metido de lleno. Por eso, estoy muy feliz de estar en esta selección, en este país y en este Mundial”.

Su condición de extranjero pasa desapercibida en un cuerpo técnico que tiene argentinos, dominicanos y estadounidenses. De todas formas, es blanco de bromas. “Con Néstor en el plantel, siempre sale el típico chiste que Uruguay es una provincia argentina. Y los jugadores te dicen: ‘Uruguashhho’. Te embroman con eso. Cuando vas en el ómnibus, en el vestuario, en todos los momentos que compartimos, las tonadas en los acentos son los más variados y a partir de eso se generan muchas anécdotas graciosas de cómo habla cada uno. Aquí hay varios de los muchachos viviendo gran parte de su vida en EEUU y la combinación de la forma en que todos se expresan en el vestuario es muy pintoresca. No se habla bien inglés ni español. Es muy divertido”, resume sobre el día a día en la interna de la selección.

Sobre el basquetbolista dominicano, explica: “Es un país que tiene por naturaleza deportistas con una habilidad física excepcional. Tienen una combinación de razas muy interesantes, que hace que te puedas encontrar con deportistas altos, atléticos, que se mueven muy bien. Una de las características de los países caribeños es que tienen solucionado el tema alimentación, porque acceden a muy buenas frutas y verduras. El arroz y los porotos son un clásico de cualquier comida centroamericana, especialmente en la región del Caribe. Son muy atléticos, por esa razón, cuando a sus condiciones naturales le agregan volumen y sistemas de juego, son rivales muy difíciles, como le pasó a Alemania el otro día ante nosotros”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...