Fútbol > FÚTBOL

¿Por qué Arévalo Ríos, le dijo no a la MLS y a China, y eligió jugar en Sud América?

El volante descartó la MLS y China, y priorizó Uruguay por su familia y el desafío que le plantea Sud América; dice que a los 38 se siente como el primer día

Tiempo de lectura: -'

02 de marzo de 2020 a las 05:01

Dice que a los 38 años tiene las mismas ganas que el primer día. Que llega a Uruguay para dejar su nombre en la historia en Sud América. Explicó que estuvo entre la MLS, China y los buzones, y se decidió por volver a su país una década después, porque no quiso poner en riesgo a su pequeño hijo frente a la crisis sanitaria mundial como consecuencia del coronavirus. Asegura que mantiene el fuego sagrado, que le gustaría jugar dos años más, pero por ahora se enfoca en el próximo semestre.

Cuando Egido Arévalo Ríos, histórico jugador de la selección, empieza a hablar de su presente, se expresa ilusionado, y cuando mira al pasado, se confiesa orgulloso. “Cuando miro para atrás siento la felicidad de haber jugado donde quería, hice lo que más me gusto y no me arrepiento de nada”, asegura a Referí el volante que este lunes inicia la pretemporada con Sud América para pelear un ascenso a Primera.

Las opciones que manejaba para este 2020 eran MLS, China y Sud América. ¿Es correcto?
Sí. Estaba esperando una propuesta para ir a la MLS. Me habían llamado, me hicieron un planteamiento y esperaba una respuesta oficial, cuando me llama Fernando Pavón (empresario) para saber si me gustaba el desafío de Sud América y si quería volver al país. Le dije que no tenía problemas en regresar, y que solo esperaba una oferta formal. En 10 o 15 minutos quedó resuelto, entre las llamadas que nos hicimos, hablé con mi mujer, ellos hicieron la oferta, y se cerró. A los seis meses nos vamos a sentar a hablar si todo va bien, porque queremos que el club vuelva a Primera, queremos ser partícipes de este momento histórico y eso sucederá a fin de año, por eso el plan es jugar un año.

Y en qué momento aparece una oferta de China.
Hice la pretemporada en México (con Correcaminos, donde jugó en el ascenso mexicano en 2019), y tras la llegada de un nuevo entrenador al club, que venía con sus jugadores, decidimos rescindir el contrato. Allí surgió una opción de China.

¿Por qué la descartó?
Porque me había enfocado en la MLS. La propuesta era de un equipo que quedaba a dos horas de México, donde vive la familia de mi señora. Y cuando surgió la opción de Uruguay entendimos que era una buena ocasión para que los abuelos pudieran disfrutar a su hijo, que estuviera con sus primos y que se vaya acostumbrando a Uruguay.

¿Cuánto pesa el miedo por el coronavirus a la hora de decir no a China?
Muchísimo. Es el tema de no arriesgar a la famila, porque estamos lejos de nuestros familiares (México y Uruguay). Además, una vez que entrabas  al país no podías salir hasta que pasara todo. Y no queríamos arriesgar al niño.

Si tuviera 20 años, ¿se iría a China?
Si estuviera solo iría, no tendría problemas, pero hoy empezás a ver todo de otra manera.

¿Le genera pánico ir a una zona del planeta en el que hay riesgo sanitario?
No. En otro momento me iba igual. 

¿Cómo lo convencieron para volver a Segunda en Uruguay?
Por la posibilidad de regresar al país después de 10 años era algo lindo para que mi hijo pudiera convivir más con la familia en Uruguay. Además, nos plantearon un desafío que resultó fundamental. Están haciendo todo muy bien, están contratando jugadores para regresar a Primera y eso resultó clave en esta decisión. También porque está Omar (Pérez) como técnico, a quien conozco por intermedio del Ruso (Diego Pérez, su hermano), y compartimos cosas en la selección. Con Guillermo (Rodríguez) compartimos en Peñarol. Con Yantorno estuvimos mucho tiempo en Bella Vista. No tuvieron atrasos en los pagos el año anterior, tuvieron buena indumentaria. Todos esos elementos pesan y es importante poder ayudar al club.

¿Cómo vive el fútbol a los 38?
Lo disfruto de la misma forma que desde el primer día, entreno al máximo siempre y, aunque aunque no me doy cuenta, dentro de poco va a tener que dar un paso al costado. Mientras el cuerpo aguante, lo disfruto. El cuerpo empezará a avisar…

¿Ya le avisó algo?
No, aún no. Sigo entrenando a la par de todos los grupos en los que me tocó jugar, y con jóvenes o mayores, siempre entrené de la misma forma. Esta no será otra ocasión.

¿Viene a jugar por dinero a Sud América?
No.

Cualquier oferta sería superior a la de Uruguay.
Sí, pero mi elección de Sud América es por el desafío que me plantearon. No voy por dinero, voy para disfrutar y tratar de quedar en la historia del club, porque si lográs el ascenso vas a quedar en el recuerdo de todos. Esperemos lograrlo porque se está armando un buen equipo. Esperemos concretar el esfuerzo que hicieron los dirigentes.

Argentina, Paraguay, México, Italia…

Me gané un nombre a lo largo de la carrera, y con el tema selección un respeto, que se nota en todos lados. Sucedió en todos lados en los que estuve que se genera mucha expectativa cuando llega un jugador que pasó por la selección, pero voy con perfil bajo. Seguiré en esa línea. Quiero empezar a entrenar y jugar.

Si tuviera que detenerse en un lugar de su historia, ¿en qué lugar se pararía?
En 1998 estuve a punto de dejar el fútbol, pero tuve la suerte del apoyo de mi familia y de Carlos Manta, quien influyó mucho en ese momento, cuando habló conmigo para que regresara al equipo debido a que había dejado el fútbol porque había problemas económicos en el club. En ese momento tenía 16 años, dejé todo y me fui a trabajar con mi padre como albañil. Carlos me convenció, también mi familia, así que seguí jugando y agradezco que me hayan ayudado en ese momento tan particular.

Ahora se ve diferente el mismo episodio. ¿Su decisión merecía otro análisis?
Sin dudas. Por eso fue clave Manta. Porque luego vinieron las selecciones juveniles, la llegada a la capital, la selección, la etapa en Peñarol que fue extraordinaria, y viajar por el mundo con el fútbol. Aquel episodio hoy lo puedo contar como anécdota, pero es algo que queda marcado para toda la vida.
Si le piden que mencione el recuerdo que no puede faltar en tu carrera, diría que…
Uno solo es imposible. El debut en Paysandú, la llegada a Bella Vista, la primera citación a la selección, las primeras Eliminatorias, el Mundial, los Juegos Olímpicos, ser campeón con Peñarol, el título con Bella Vista, mi paso por Danubio. Cuando sos niño te imaginás jugando un mundial con la selección, pero cuando veo el camino que recorrí me doy cuenta que viví ese sueño, porque jugué en la selección, los hinchas volvieron a crecer en la selección, y además tuve el plus de estar en Londres 2012.

¿Le quedaron cuentas pendientes en el fútbol europeo?
No. Fui a probar a Italia, porque cuando estaba en México me vinieron a buscar tres veces. No me quería mover de Tijuana, pero en el club me dijeron: ‘Andá, probá y si no te gusta regresá’. En ese momento, estando en los Juegos Olímpicos, me junté con Pablo Bentancur y el presidente de Palermo y firmé el contrato en el estacionamiento de la concentración. ¡Imaginate cómo sucedió todo! Fue una experiencia muy linda, estuve un año y medio, convertí goles, fui reconocido por mi paso por Europa. Son cosas que te quedan marcadas. Cuando miro para atrás siento la felicidad de haber jugado donde quería, estuve el tiempo que quise, hice lo que más me gusto y no me arrepiento de nada.

Sin embargo, en Uruguay los futbolistas piensan en Europa, nunca apuntan a México.
Es cierto, pero desde que en 2007 descubrí México te puedo asegurar que es un mercado increíble. Cuando empezás a crecer en el fútbol en Uruguay pensás en ir a Europa, pero no se dan cuenta que aquí se paga mejor que en muchos equipos europeos, por eso los jugadores de todo el mundo van para allí. 

¿Su futuro será como entrenador?
Quieren que haga el curso de técnico o de director deportivo. Amigos en México me llamaron para que me integre a sus cuerpos técnicos, pero por ahora quiero seguir disfrutando adentro de la cancha.

¿Quién lo llamó?
Amigos, varios amigos. También Saturnino Cardozo. Además, quieren que sea director deportivo de un club en el ascenso mexicano, pero por ahora pretendo seguir jugando. ¡Me quieren retirar pero todavía no lo van a conseguir! Quiero disfrutar un par de años más.

¿Hasta los 40?
No sé. Veremos. No hay fecha. Esto es poco a poco. Voy a disfrutar un año, luego medio año. Me siento bien. Me he cuidado y espero seguir así, de esta forma. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...