Cargando...

Nacional > PANDEMIA

Aumento de casos de covid-19: dónde está parado Uruguay y qué puede esperarse

Los números nacionales y por región crecieron fuertemente en los últimos días; aún no llegan a los niveles de alarma pero la tendencia es preocupante

Tiempo de lectura: -'

18 de noviembre de 2020 a las 16:38

Que el aumento de casos de covid-19 de los últimos días genera mucha preocupación no es una novedad. Los números vienen subiendo sostenidamente, aunque el gobierno por el momento no prende la luz de alarma. El presidente Lacalle Pou asegura que por ahora no hay prevista ninguna marcha atrás, aunque tanto él como el ministro de Salud Pública y  el Grupo Asesor Científico (GACH) piden disminuir los círculos de contactos y tomar las precauciones sanitarias necesarias.

Ante esta realidad vale la pena repasar los principales puntos de referencia para ver cómo ha evolucionado la situación en los últimos días.

Además del récord de casos nuevos (105) y de casos activos (792) que se registró el martes, la tendencia es claramente al alza. El promedio de casos en una semana (la medida más usada mundialmente para evitar picos o valles en el nivel de testeos), marca 84 por día, y viene creciendo sostenidamente, como marca el gráfico de Our World in Data.

Esos 84 casos significan 2,4 cada 100 mil personas, ya lejos de la zona verde que establece la Universidad de Harvard y que es uno de los parámetros que toma en cuenta el GACH: menos de 1 caso cada 100 mil personas. Para estar en zona verde el promedio semanal de casos tendría que estar en 35. Un punto a favor: la zona amarilla va hasta los 10 casos cada 100 mil personas, por lo que los niveles actuales se tendrían que cuadriplicar para llegar a la naranja. 

¿Por qué es importante la zona naranja? Porque es la referencia de las medidas restrictivas. En Rivera se aplicaron algunos cierres cuando se llegó a 10,4 casos cada 100 mil personas, mientras que en Cerro Largo se tomaron antes por el tamaño inicial del brote (22 casos en un día, a partir de una fiesta clandestina). Ese crecimiento inicial hacía prever que el departamento llegara rápidamente a la zona naranja y lo hizo una semana después de que explotara el brote: el sábado pasado llegó a los 9,7 casos cada 100 mil personas.

Por eso también es valioso analizar los números por departamento, aunque tienen el problema de que muchos tienen muy poca población, por lo que pequeñas fluctuaciones les hacen tener grandes variaciones. Este gráfico del Grupo Uruguayo Interdisciplinario de Análisis de Datos de Covid-19 (Guiad-Covid-19), lo grafica bien.

De aquella zona naranja, Rivera bajó hasta los 2,89 casos cada 100 mil personas, mientras que Cerro Largo está más allá de la mitad de la zona amarilla (6,7 casos cada 100 mil personas), aunque a la baja respecto a los 9,7 del sábado pasado. 

Colonia también había bajado luego de su brote en Carmelo, pero volvió a subir por uno en Nueva Palmira, y hoy tiene 4,16 casos cada 100 mil personas. Es el segundo departamento más complicado después de Cerro Largo.

Montevideo es el otro punto preocupante, aunque su suba es más lenta por la gran concentración de población que tiene: el 9 de noviembre estaba en un promedio semanal de 2,3 casos cada 100 mil personas, mientras que hoy es de 3,5 casos. Sigue lejos de la zona naranja (debería triplicar sus números actuales para llegar a 10), pero el aumento es constante. 

Las referencias de Montevideo: para estar en zona verde debería tener un promedio semanal de 13,8 casos por día, y hoy está en 48,3. La zona naranja implicaría un promedio semanal de 138 casos nuevos por día.

Canelones también tuvo una pequeña suba: hace una semana estaba en 1,4 casos por cada 100 mil personas, hoy está en 1,84.

El índice Unión Europea

Otro punto de referencia es el índice de la Unión Europea, que establece una gráfica con dos parámetros para catalogar si un país o una zona está en verde, amarillo o rojo: un eje es la positividad, y la salida de la zona verde implica superar el 4% de tests positivos. El otro mide los casos acumulados cada 100 mil personas, aunque en un plazo de 14 días. 

En el primer eje Uruguay sigue en verde, porque la positividad está en 2%,aunque como todos los otros indicadores, viene aumentando, como muestra el gráfico de Our World in Data.


 

En cambio, en el segundo eje el país ya está en la zona amarilla, ya que el promedio diario de casos nuevos cada 100 mil personas en los últimos 14 días da 29.

¿Y el rastreo?

Más allá de los índices internacionales, la clave para que la pandemia no se vaya de control en Uruguay es que, hasta ahora, la evolución de la enfermedad sigue siendo en base a brotes: más o menos, más chicos o más grandes, pero el país logra identificarlos y atacarlos gracias al trabajo de los rastreadores del MSP. El escenario de salida de control sería que empezaran a crecer muchos casos sin nexo epidemiológico. Ese número se ha mantenido firme en el 15% desde hace meses, lo que significa que hay una circulación comunitaria de baja entidad, que no crece más porque, cuando aparece un caso extra brote, se testea y aísla a todos los contactos.

La clave, entonces, es analizar qué nivel de testeo “aguanta” el sistema antes que se le empiecen a escapar casos.

En julio, en entrevista con El Observador, el integrante del GACH Fernando Paganini fue cauto en dar una cifra exacta, porque no la hay: depende de la cantidad de brotes, de la cantidad de contactos de cada persona infectada, de la cantidad de tests que se hacen, entre otros puntos. Pero dijo que si se diera un número de casos nuevos de tres cifras durante varios días seguidos, entonces sí podría complicarse. Desde ese momento Uruguay robusteció un elemento clave: la cantidad de rastreadores, al punto que hoy hay 114, cuando al principio de la pandemia había 24. A esos 114 hay que sumarle funcionarios de los prestadores de salud, que también colaboran en el rastreo, lo que fortalece más la posición de Montevideo. 

¿Eso quiere decir que se duplica el umbral dentro del cual se pueden empezar a escapar casos?

El coordinador del GACH Rafael Radi dio algunas puntas en dos entrevistas que hizo la semana pasada. Por un lado, sin nombrar específicamente la situación uruguaya, dijo a El País que un sistema “robusto” puede soportar entre 200 y 300 casos diarios, y que los números para llegar a un confinamiento son los de una zona naranja o roja. Además, en entrevista con Montevideo Portal, puntualizó los indicadores a seguir con atención: dijo que el escenario de alarma lo marcaría un porcentaje positivo por encima del 5-6% y un aumento del porcentaje de casos sin nexo. El último indicador es el aumento de camas de CTI, pero como dijeron los científicos en la última conferencia, ese es un indicador que llega dos semanas tarde, por lo que antes hay que mirar a los anteriores.

Por otro lado, el MSP también decidió aumentar la capacidad de testeo, para encontrar casos sin nexo que propaguen más la enfermedad.

En síntesis, la situación no es aún de alarma, pero en la medida en que el número de nuevos casos no empiece a bajar, el país se seguirá acercando a esa zona naranja en la que nadie quiere estar.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...