22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,05 Venta 39,45
30 de junio 2022 - 12:22hs

Ferdinand Marcos Jr., hijo del fallecido dictador filipino homónimo, asumió este jueves como presidente constitucional del país, rindiendo homenajes a su padre, expulsado del poder en 1986 por un levantamiento popular.

“Bongbong”, de 64 años, juró en una ceremonia en el Museo Nacional de Manila, con la presencia de mandatarios de la región. China, estuvo representada por el vicepresidente chino Wang Qishan y los Estados Unidos envió a Douglas Emhoff, esposo de la vicepresidenta Kamala Harris.

Pero los focos se enfocaron en su madre, Imelda Marcos, de 92 años, recordada por su activa participación en la dictadura de su marido, entre 1965 y 1986.

Más noticias
"Una vez conocí un hombre que vio que se había conseguido poco desde la independencia. Y él lo hizo", dijo Ferdinand Jr. en elogio a su padre. “Así será con su hijo. No recibirán excusas de mi parte", añadió el nuevo presidente, reportó la agencia de noticias AFP.

Marcos Jr. ganó por amplio margen las elecciones del mes pasado, protagonizando la mayor victoria de un contendiente desde que su padre fuera derrocado por una revuelta popular en 1986. Sucede en la presidencia a Rodrigo Duterte, en cuya campaña dura contra las drogas se ejecutaron miles de personas, en su mayoría pobres.

Su hija Sara Duterte asumió como vicepresidenta en lo que se estima como una alianza de dinastías que permitiría al mandatario saliente evitar responsabilidades judiciales.

Antes de la jura, el presidente saliente recibió a Marcos Jr. en el palacio presidencial de Malacañán, la residencia que la familia del dictador tuvo que abandonar apresuradamente hacia el exilio hace 36 años. La huida de los Marcos en un avión militar estadounidense tuvo en su momento una amplia cobertura de la prensa internacional ya que en la aeronave cargaron 413 piezas de joyería, una estatua de marfil, un collar de diamantes, 24 lingotes de oro, más de 27 millones de pesos filipinos en billetes recién impresos y 15 millones de dólares. ​

Marcos padre murió tres años más tarde en su exilio en la isla hawaiana de Guam, donde está asentada una de principales bases aeronavales de Estados Unidos en el Pacífico.

El nuevo presidente desplegó, antes de las elecciones, una amplia campaña de desinformación en redes sociales para reparar la imagen de su familia y hacer olvidar 20 años de corrupción y violaciones de derechos humanos. Tiene experiencia de gobierno: fue vicegobernador en dos ocasiones en la provincia de Ilocos Norte, el feudo familiar y también fue electo en la Cámara de Representantes y en el Senado.

A diferencia de Duterte, que se distanció de Estados Unidos y se acercó a China, Marcos Jr. dijo que quiere una relación equilibrada con ambas potencias que se disputan la influencia en el Pacífico.

Definió su política internacional con la frase “amigo de todos, enemigo de ninguno”. Pero prometió defender los derechos de Filipinas en el disputado mar de China Meridional, que Beijing reclama casi enteramente.

Con los precios en alza y una economía devastada por la pandemia de coronavirus, el nuevo presidente ha hecho de sus prioridades contener la inflación, impulsar el crecimiento y aumentar la producción alimentaria, para lo cual se autodesignó como secretario de Agricultura.

Muchos esperan que "Bongbong" sea menos violento y más predecible que Duterte, pero los activistas y la Iglesia temen que use su avasalladora victoria para atrincherarse en el poder. "El rechazo de Marcos Jr. a reconocer los abusos y los errores del pasado, alabando la dictadura como 'años dorados', hacen muy probable que continúe su oscuro legado en su mandato", advirtió la alianza de izquierdas Bayan.

Marcos Jr. ya ha nombrado a casi todos los miembros de su gobierno, aunque se prevé que su asesor más influyente sea su mujer Louise.

Temas:

Filipinas “Bongbong” Marcos nuevo presidente de Filipinas

Seguí leyendo

Te Puede Interesar