Mundo > COMENZÓ EN 2015

Brasileños llegan a Portugal huyendo de Bolsonaro y de la crisis

El país europeo no había visto una ola migratoria de estas dimensiones desde principios del 2000

Tiempo de lectura: -'

25 de julio de 2019 a las 13:07

Alexandre Saboia cerró su restaurante en Sao Paulo para abrir otro en los suburbios de Lisboa. Empresarios, trabajadores poco calificados, estudiantes u homosexuales acosados, los brasileños desembarcan en masa en Portugal, convertido para ellos en un refugio.

Esta ola de inmigración, como Portugal no había visto desde principios de los años 2000, comenzó en 2015 con la crisis económica en Brasil y se acentuó con la llegada al poder del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro este año.

Los brasileños forman la primera comunidad extranjera en Portugal, con un poco más de  100.000 personas en situación irregular en 2018, un récord histórico alcanzado tras un alza de 23,4% en un año, según la policía de fronteras (SEF).

En Sao Paulo, "la inseguridad era cada día peor", afirma a la AFP el restaurador que llegó a Lisboa hace un año con su esposa y sus dos hijas adolescentes.

"Dudamos entre Miami y Lisboa. Finalmente elegimos Portugal por la seguridad y el idioma", explica este empresario de 44 años con el cabello canosos.

"Poco antes de llegar, se presentó la posibilidad de hacerme cargo de un pequeño restaurante que renové en Parede", una comuna ubicada junto al mar en el suburbio oeste de Lisboa.

Ahora, "ni me planteo volver a Brasil", dice antes de agregar, tras unos segundos de reflexión: "¡Salvo que haya una emergencia, por supuesto!"

Saboia tuvo que vender todo para viajar a Portugal. Más afortunados que él, 740 inversores brasileños y sus familias obtuvieron permisos de residencia gracias al sistema de "visado dorado" creado a fines de 2012 por el gobierno portugués.

Huir de la homofobia 

Detrás de los chinos, los brasileños representan el segundo contingente beneficiado con estas "autorizaciones de residencia para inversión" otorgadas en contrapartida, por ejemplo, de una inversión de por lo menos 500.000 euros (unos 560.000 dólares) por una compra inmobiliaria.

Meg Macedo, una brasileña de 33 años, lesbiana, llegó a Lisboa para continuar con sus estudios de teatro en un país "abierto y progresista". "Vivir en el miedo a raíz de lo que eres se había vuelto complicado", afirma.

Las declaraciones incendiarias del nuevo presidente brasileño "legitimaron los actos homófobos", explica su compatriota Debora Ribeiro, linguista radicada en Oporto (norte), que fundó la red Queer Tropical para ayudar a instalarse en Portugal a los homosexuales que han partido de Brasil.

Bolsonaro, un exmilitar conocido por sus declaraciones racistas y homófobas, ha dicho entre otras cosas que preferiría tener un hijo muerto antes que gay.

Los estudiantes brasileños también desembarcan en las universidades portuguesas. Su número pasó de un poco más de 11.000 en 2017 a unos 18.000 el años pasado.

Son atraídos por un país "culturalmente cercano" y "conocido por su calidad de vida y su seguridad", indica a la AFP el secretario de Estado para la Enseñanza Superior, Joao Sobrinho Teixeira.

Más aún, la situación en Gran Bretaña, a raíz de las "incertidumbres sobre el Brexit", y en Estados Unidos, que endureció los criterios de ingreso de latinoamericanos, "aleja a muchos estudiantes que tradicionalmente iban a esos países" y optan por Portugal, agrega el sociólogo Pedro Gois, de la Universidad de Coimbra.

Inmigración tradicional 

Pero la realidad supera ampliamente las cifras oficiales, asegura Gois. Habría cerca de 300.000 brasileños viviendo actualmente en Portugal, según estimaciones, que incluyen a aquellos que escapan al control de las autoridades y aquellos que se naturalizaron.

Las nuevas caras de la inmigración brasileña no deben hacer olvidar que "Portugal continúa atrayendo una inmigración más tradicional" con ofertas de empleo en los servicios, la hotelería y el comercio, subraya Cyntia de Paula, presidenta de la asociación Casa do Brasil, que acompaña a los brasileños en su proceso de integración.

"Muchos son atraídos por los salarios que convierten en reales, pero se olvidan que los gastos se cuentan en euros", le gusta recordar a Patricia Banheiras, una camionera brasileña que brinda consejos a los candidatos a inmigrar en su canal YouTube.

En respuesta a las preguntas que le hacen los internautas, "Pathy RJ" explica los trámites a hacer para trabajar legalmente en Portugal, cómo lograr que se valide un permiso de conducir camiones brasileño o las diferencias de vocabulario entre las versiones europea y sudamericana del portugués.

Llegada a Portugal hace 20 años siguiendo a su marido, con quien vive en Figueira da Foz (centro), empezó trabajando como vendedora antes de reconvertirse en el sector del transporte.

Fuente: AFP

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...