Espectáculos y Cultura > MOTORES ENCENDIDOS

Carnaval: mercado de pases en marcha y pedido de ayuda al gobierno por protocolo

Con los técnicos diseñando contenidos, un calendario tentativo y planes de ensayos con medidas preventivas, los conjuntos esperan saber cómo se desarrollará la temporada

Tiempo de lectura: -'

29 de mayo de 2020 a las 05:04

Daecpu, la gremial que nuclea a los directores de conjuntos de carnaval, en los próximos días pedirá al gobierno que uno de los científicos que asesoran al Poder Ejecutivo en medidas tendientes a evitar la propagación del coronavirus los ayude a elaborar un protocolo específico para la actividad carnavalera.

La intención, destacó el secretario general Carlos Nípoli, es proteger la salud de los carnavaleros y del público, pero también hacer todo lo posible para que esta actividad cultural, que genera unos 40 mil de puestos de trabajo de modo directo e indirecto, se pueda desarrollar del modo más normal posible.

“Esto tuvo un principio, tiene un medio que es donde estamos y tendrá un final, pero no sabemos cuándo y mientras tanto debemos evitar tocar de oído”, declaró Nípoli a El Observador.

Los carnavaleros quieren saber cómo proceder a corto plazo en cada local de ensayo y más adelante cuando haya que dar la prueba de admisión, en cada desfile, en cada tablado y en el concurso que se realiza en el Teatro de Verano.

Respecto al concurso en el escenario del Parque Rodó, aplicar el distanciamiento social, tal vez disminuir a un tercio el aforo habilitado, impactará de modo adverso en la recaudación y por ende en los ingresos de los conjuntos, por lo cual habría que decidir qué se hace. Otras fuentes no descartaron, excepcionalmente, trasladar el concurso al Antel Arena, donde sí se puede espaciar a los espectadores sin que el aforo baje de las 4.500 localidades del Teatro de Verano.

También hay que considerar qué sucederá en caso de que las clases, en primaria y liceos básicamente, se inicien antes de marzo, dado que coincidiría con el carnaval y eso siempre se ha evitado porque es un factor que restringe la asistencia a los tablados.

Algunos motores encendidos

En tanto algunos carnavaleros ya soportan algunos impactos por la pandemia (se han cancelado decenas de show que los mejores elencos del carnaval pasado tenían fijados dentro y fuera de fronteras), y no pocos encendieron algunos motores.

Por ejemplo, se activó el tradicional mercado de pases, con el mismo vigor de cada otoño. El más sonado fue el del parodista Aldo Martínez que pasó de Nazarenos a Zíngaros. Pero hay más movilidad. La murga La Mojigata anunció la publicación de un libro, la murga Curtidores de Hongos cantó gratis en una olla popular y la murga La Trasnochada instaló su espectáculo 2020 en la aplicación Spotify.

En títulos murgueros, de parodistas y humoristas, en revistas y comparsas hay letristas, arregladores corales, coreógrafos, vestuaristas, maquilladores y otros técnicos gestando contenidos para los próximos espectáculos. En algunos casos con reuniones de poca gente, presencialmente o por videollamadas, se avanza por ejemplo en definir los ejes temáticos a considerar.

Los directores, por su parte, con diverso éxito, avanzan en los acuerdos con sus habituales patrocinadores.

Y, en algunos casos, hay elencos que tímidamente iniciaron sus ensayos, sobre todo los que deben rendir la prueba de admisión en noviembre.

Hay un calendario tentativo

Gerardo Reyes, gerente de Eventos de la Intendencia de Montevideo, comentó a El Observador que mientras se aguarda a que desde el Poder Ejecutivo se anuncie cuándo y de qué modo se reanudará la actividad de espectáculos en espacios públicos, la intendencia avanzó en disponer de una planificación, por ejemplo de fechas, de modo que cuando llegue ese anuncio todo esté pronto para ajustar algunos detalles y desarrollar cada labor organizativa.

También dijo que, con base en eso, las autoridades y funcionarios de esa gerencia de la intendencia han estado en contacto con diversas organizaciones con las que habitualmente se coordinan aspectos del desarrollo de las actividades.

Un ejemplo de que la máquina sigue andando es que se decidió que las tareas de registro e inscripciones, por ejemplo para el carnaval de las promesas o la movida de murgas jóvenes, se haga por medios electrónicos, sin que los directores deban concurrir a la intendencia capitalina.

El carnaval más largo del mundo

La actividad oficial tiene como primer mojón las Llamadas de Admisión, que se suelen realizar apenas comienza la primavera, una instancia clasificatoria para el Desfile de Llamadas de febrero. Luego se suceden instancias correspondientes al Carnaval de las Promesas (con evaluaciones, desfile y concurso desde octubre a enero), la movida Murga Joven de octubre a diciembre, la prueba de admisión para el Concurso Oficial de Agrupaciones en noviembre, los desfiles principales en enero y febrero (el Inaugural, el de Llamadas y el de Escuelas de Samba), y desde fines de enero la actividad en los tablados y escenarios populares, los corsos barriales y el citado concurso, que se hace en el Teatro de Verano.

La buseca de La Reina de la Teja

Como ocurre en cada intervalo entre carnaval y carnaval, hay conjuntos que anuncian que de momento dejarán de participar, en tanto otros comunican que debutarán o regresarán al ámbito carnavalero. Uno de esos casos (hay otros, como el de Asaltantes con Patente) es el de La Reina de La Teja, que resolvió luego de muchos años volver a dar la prueba de admisión en pos de obtener un cupo en el concurso de 2021.

José Morgade, su histórico director, informó a El Observador que el sábado pasado se activó el proyecto. En el club Artigas, en La Teja, con todos los cuidados correspondientes, se organizó una reunión de trabajo inicial y se compartió una buseca, con los murguistas que estarán sobre el escenario y los técnicos que incidirán en el espectáculo.

De ahora en más, a corto plazo, habrá reuniones en pequeños grupos para ir avanzando en cada segmento de la propuesta y, cuando esté el permiso, se dará paso primero a ensayos “a puertas cerradas” y luego con público.

Hay muchas interrogantes que aguardan respuestas, por ejemplo: ¿qué pasa con algo habitual como que varios cantantes utilicen un mismo micrófono? ¿podrá un murguista pintarle la cara al niño chocando sus cachetes? ¿el público en el tablado tendrá que utilizar tapabocas? ¿cómo se dispondrá el graderío en los desfiles como el de las Llamadas? ¿habrá espectáculos solo para verlos por televisión? ¿qué pasará con el distanciamiento social en una cuerda de tambores con sus integrantes?

Con mucha gente pendiente de poder contar con un ingreso zafral de alta relevancia para sus familias, los carnavaleros encendieron algunos motores, mientras aguardan cómo y cuánto les permitirán avanzar.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...