Fútbol > CLAUSURA

Cebolla, el ingrediente que le faltaba a Peñarol

Con gol del Cebolla Rodríguez, los carboneros se llevaron los tres puntos en el Prado: 1-0 a River

Tiempo de lectura: -'

29 de julio de 2018 a las 16:40

Peñarol tuvo gusto a poco ante Racing (1-1) en su debut por el Torneo Clausura y gusto a nada contra Atlético Paranaense (0-2) por la Copa Sudamericana en las primeras presentaciones de Diego López como entrenador. Pero el domingo, con la aparición de Cristian "Cebolla" Rodríguez como titular por primera vez en este ciclo, el aurinegro ganó en sabor. Y también logró su primera victoria en su visita a River Plate.

En la misma cancha que lo vio perder su único partido en el exitoso Clausura 2017, bajo el mando de Leonardo Ramos, el aurinegro se plantó en campo rápido y pesado –debido a las lluvias– a cambiar la imagen dejada en sus dos primeros partidos.

Lo logró con un gran primer tiempo y un sufrido complemento donde las atajadas de Kevin Dawson y la ayuda de la fortuna lo hicieron sostener la ventaja.

El equipo, que tuvo dos caras, jugó a protagonista en el arranque y a la retranca en el segundo período.

En el primero se vio lo mejor de este ciclo que recién arranca.

Con Cebolla en la cocina, el aurinegro tuvo un ingrediente que le puso sabor a su preparación.

Junto a Guzmán Pereira en el doble 5, el equipo tuvo un motor de impulso vertical y un generador de juego activo que supo combinar aromas y sabores como un experto cheff.

La línea de cuatro 4 final, adelantada, marcó la postura ambiciosa, y la presencia de Lucas Viatri como titular en el ataque –por primera vez tras su lesión ocular de diciembre con pirotecnica– le terminó de dar al equipo otro toque. Otro paladar para interpretar el juego. El valor de tener una mano extranjera en la cocina.

Punzante en diagonales desde la derecha, Guzmán Pereira quedó mano a mano con Nicolá Pérez –que salvó notable– a los 5' y Viatri fue habilitado por Maxi Rodríguez a los 12' rematando cruzado y apenas afuera.

Por izquierda, el equipo cargó permanentemente el juego y fue profundo con el tándem Hernández-Rojo-Cebolla.

A pesar de enfrentar una propuesta más intensa y más ambiciosa desde su postura en el campo, River estuvo lejos de achicarse y de asumir una postura defensiva.

Con sus armas, un doble 5 equilibrado con el despliegue de Maxi Calzada y la enorme clase de Matías Jones, y el vértigo de Mauro Da Luz por derecha, el darsenero pasó rápido de defensa a ataque y cada vez que pisó el área rival lo hizo con peligro.

A los 9' Da Luz remató a la carrera y de volea tras habilitación de Olivera y la pelota rozó el travesaño y a los 16' Boné culminó por adentro un gran desborde de Da Luz, por encima del arco.

Los primeros 20' fueron fuego contra fuego. Hasta que Peñarol empezó a golpear la puerta a través de la pelota quieta. Formiliano, el Cebolla y Viatri estuvieron cerca.

Y como decantación de un partido cuyo equilibrio se rompía llegó el gol de la apertura. Desborde, uno más, por izquierda, mal despeje de Deivis Barone y remate a la carrera del Cebolla para hacer arder los ojos de alegría.

El complemento arrancó como terminó el primero donde el arco de Dawson tembló con un par de remates de Matías Jones de afuera del área.

River adelantó líneas y Peñarol se agazapó a la espera de sacar contragolpes que jamás cristalizaron.

El darsenero tenía el camino marcado por derecha donde Hernández no podía con la velocidad de Da Luz.

De ahí llegaron un par de envíos al área inquietantes. Uno lo conectó Olivera forzando a una atajada de Dawson nivel Hugo Lloris en el Mundial ante Uruguay. El otro encontró a Ospitaleche apareciendo por el segundo palo. Remató afuera.

Después, Jones metió un tiro libre exquisito en el travesaño. Quedaba claro: no era una tarde para River que se fue apagando con el cambio de banda de Da Luz a la izquierda y su posterior salida a los 80'.

El partido terminó con un chaparrón al que Peñarol le puso paraguas para irse victorioso.


Embed


Comentarios