Nacional > CRUZ DE CARRASCO

Cómo está integrada la banda de los Comas y qué delitos cometieron sus integrantes

Se trata de un clan familiar liderado por una mujer, que está libre, pero cuya pareja e hijos están presos por asesinatos y extorsión a vecinos, entre otros delitos

Tiempo de lectura: -'

09 de noviembre de 2018 a las 14:48

Los seis delincuentes de la Cruz de Carrasco que fueron penalizados por la Justicia esta semana luego del megaoperativo policial de este miércoles, integran la banda liderada por el clan familiar Comas que aún opera en ese barrio, pese a que no todos portan ese apellido.

Según dijeron fuentes policiales a El Observador, la estructura de esta banda es comandada por una mujer que sí se apellida Comas -que está libre- y su pareja: un hombre con 11 antecedentes penales que está en prisión desde hace meses acusado de un homicidio.

Por eso el Ministerio del Interior tiene identificado este caso como otro de liderazgo matriarcal. Es lo que sucedía en Casavalle, en donde hasta hacía pocas semanas actuaba la banda de Los Chingas bajo las órdenes de Mónica Sosa, o lo que ocurrió hasta hace unos años en el barrio 40 Semanas, hasta que fue asesinada en octubre de 2016 Claudia Silveira,viuda de Wellington Rodríguez Segade.

La mujer que domina en la Cruz de Carrasco es también madre de dos hijos que hoy están tras las rejas: uno de ellos tiene 25 años y fue imputado por un delito de rapiña especialmente agravado, dos delitos de extorsión y otro de porte de arma, todos en reiteración real y en calidad de autor. A todos esos cargos debe agregarse que ya tenía otros cinco antecedentes panales.

El otro hijo de la mujer es menor de edad: tiene 17 años y actualmente está internado en el Instituto Nacional de Inclusión Social y Adolescente (Inisa), imputado por delitos de amenaza y extorsión.

El radar de la policía detectó también a otro hombre, que fue capturado en el operativo Panizza por el que se realizaron 18 allanamientos y en el que se incautaron caballos, armas y drogas. Es el hermano de la jefa, y el único Comas de los seis imputados este viernes: este hombre de 46 años ya tenía antecedentes penales por homicidio, atentado y hurto, y ahora fue condenado por robar prendas decomisadas por la Aduana que habían sido donadas a un centro de salud.  De todos modos no irá a la cárcel: la Fiscalía acordó con sus abogados medidas alternativas a la prisión durante tres meses.

Los Comas, de acuerdo a un comunicado del Ministerio del Interior, han ejercido en el barrio una “inusitada violencia” y una “fuerte influencia y presión sobre los vecinos a través de extorsiones y desalojos forzosos de viviendas con el propósito de alquilarlas”. Esa fue una de las conclusiones a las que arribaron las autoridades, luego de dos meses de investigación liderada por los fiscales Mónica Ferrero, de Estupefacientes, y Juan Gómez, de Homicidios.

Los Comas, como queda de manifiesto en las causas de sus integrantes, cometían diversos delitos, pero los que les proporcionaban un ingreso fijo en torno al cual estructuraban sus jerarquías y lealtades son los relacionados al narcotráfico.

Otras condenas

Los otros cuatro delincuentes que la Justicia penalizó entre el miércoles y el jueves tienen otros apellidos, pero todos tienen relación con la banda.

Una mujer, identificada como responsable de una de las bocas de droga de la Cruz de Carrasco, fue condenada a dos años y dos meses de penitenciaría, aunque solo cumplirá en prisión seis meses de pena. El resto lo hará bajo régimen de libertad vigilada, ya que ese fue el acuerdo al que llegaron las partes en el proceso abreviado –una de las figuras que introdujo el nuevo sistema penal y que consiste en un pacto por el cual la víctima asume el delito que se le impute y la Fiscalía acepta rebajarle la pena al delincuente.

También fue condenado otro hombre conocido como el “Ku”, que estaba requerido por un delito de rapiña y que para la policía es uno de los “más pesados” del barrio: se le impuso una pena de cuatro años y dos meses de prisión.

Otros tres hombres, entre los que se encontraba “Cokiño” –otro de los “pesados”, según la policía– también fueron imputados por tráfico de armas. El Cokiño guardaba las armas y los chalecos antibalas, e irá a la cárcel por 60 días como prisión preventiva mientras se desarrolla el juicio.

Los otros dos fueron condenados a entre nueve y diez meses de cárcel, pero como sus casos se resolvieron en un proceso abreviado, la fiscal Ferrero acordó que en lugar de ir a prisión cumplan la pena bajo régimen de libertad vigilada, que implica que fijen sus domicilios y se presenten una vez por semana en la comisaría más cerca a su vivienda. Tampoco podrán salir del país.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...