Nacional > VUELOS

Controladores alertan sobre fallas recurrentes de los radares aéreos

De los cuatro radares que envían información a la torre de control de Carrasco, solo el de Durazno está 100% operativo y no alcanza para cubrir todo el territorio

Tiempo de lectura: -'

18 de enero de 2019 a las 05:01

Sobre las 21.30 del miércoles los técnicos de la División de Electrónica de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia) detectaron una falla en el sistema de radar del aeropuerto de Carrasco. Las señales que recibe la antena de ese dispositivo no estaban llegando a las pantallas de los controladores aéreos, quienes no podían ver con precisión la ubicación de las aeronaves. Aunque el radar seguía funcionando y girando, la información no llegaba a la torre de control de tránsito aéreo.

Pese a que hay otros radares civiles y militares desplegados en territorio uruguayo, el Selex comprado hace unos pocos años y ubicado en Montevideo es clave para que los controladores del tráfico aéreo distribuyan los aviones de Carrasco y del aeropuerto internacional de Punta del Este.

El radar fue comprado para sustituir al viejo Thompson, ese que todavía se puede ver desde la ruta 101.

Pero además del radar instalado en Montevideo, hay uno en Durazno y otro en Santa Clara de Olimar, en el departamento de Treinta y Tres. Sumado a estos tres está el radar del aeropuerto de Ezeiza, en Argentina, que comparte información con Uruguay. “Esos son los cuatro cabezales que usamos para nuestro trabajo”, afirmó a El Observador el integrante de la Asociación de Controladores de Tránsito Aéreo del Uruguay (Actau), Andrés Cabrera. Además, explicó que el de Ezeiza “es muy útil” porque permite a los trabajadores ver los aviones ni bien despegan y no solo cuando están acercándose a la pista de Carrasco. Sin embargo, hace unos dos meses la torre de control de Carrasco no recibe información desde esa terminal de Argentina, detalló.

También explicó que el radar de Santa Clara de Olimar suele fallar y que el de Durazno, si bien está operativo, no cubre el suficiente territorio como para ver a las aeronaves cuando ingresan a Montevideo. Estas inconsistencias, sumadas a la falla del radar en Carrasco, terminaron por colapsar el sistema.

Fallas frecuentes

Para entender cómo funcionan los radares, un controlador aéreo que prefirió no ser identificado explicó a El Observador que se trata de “sistemas”, que incluyen antenas, computadoras y procesadores. “Las antenas de los radares captan la información que los aviones emiten. Esas señales las semi-procesan y las pasan a un procesador central”, ubicado en las inmediaciones del aeropuerto de Carrasco. A su vez, ese procesador envía la señal -tanto por fibra óptica como por medios inalámbricos- a las pantallas de los controladores aéreos, donde se superpone en una sola ventana la información de los cuatro radares, en el supuesto de que todos estén funcionando.

El controlador, con muchos años de experiencia, aseguró que el incidente de este miércoles no fue el primero ni el único. Sin embargo, aclaró que “a veces son tan ínfimas las situaciones que no salen a la prensa”.

Cabrera se expresó en la misma línea y señaló que no es la primera vez que fallan los sistemas. Pero fue más allá y agregó que le sorprende la frecuencia en la que se dan inconvenientes. “A mí me despierta muchas dudas las cosas que pasan. Porque no les encuentro una explicación lógica. No soy técnico, pero ¿cómo puede ser que fallen sistemas que son redundantes?", se preguntó. Esos sistemas, explicó, tienen respaldos para que la “probabilidad de una falla sea extremadamente remota”. Y, sin embargo, en Uruguay pasa seguido. 

La terminal aérea de Carrasco no cerró sus puertas ni el espacio aéreo del país estuvo bloqueado, precisaron a El Observador desde la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU). Los operadores aéreos debieron reprogramar vuelos para tener un margen mayor entre aterrizajes y despegues, por razones de seguridad. En vez de salir o aterrizan cada dos o tres minutos, los controladores tomaron un margen mayor. 

“Por un tema de seguridad se hacen de forma más espaciada. Como no veo los aviones, no puedo hacer mi trabajo, que es ponerlos uno atrás del otro y con un espacio en el medio de dos o tres minutos”, aseguró uno de los operadores de la torre de control.

Según los datos aportados por la FAU en la mañana del jueves se cancelaron cuatro vuelos, se demoraron tres, se desviaron tres y se reprogramaron otros dos.

Para la tarde del jueves, las operaciones se habían reestablecido (aunque no el sistema de radar). De todos modos, al cierre de esta edición los técnicos del departamento de Electrónica de la Dinacia aun no habían determinado las causas del fallo

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...