Nacional > asentamiento

Cómo trabaja el gobierno para contener el brote en el 6 de enero

Las dificultades para cumplir con el aislamiento y el acceso a productos de higiene pueden dificultar el control de los contagios

Tiempo de lectura: -'

19 de agosto de 2020 a las 05:01

El gobierno detectó 11 casos positivos de coronavirus en tres casas contiguas del asentamiento 6 de Enero, en los márgenes del barrio La Teja de Montevideo.

Para contener el brote, el Ministerio de Salud Pública (MSP) se apoya en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) para la realización de tests, busca averiguar cómo se originaron los contagios y está a la espera de nuevos resultados para estimar cuántas personas infectadas habrá a raíz del brote. Hasta este martes había 19 personas en cuarentena.

El MSP activó un protocolo que aplica cuando surgen brotes en barrios de vulnerabilidad y que implica un trabajo en coordinación con ASSE, el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae). 

“Trabajamos para brindar testeos de forma rápida con ASSE, para brindar atención social por el lado del Mides y elementos de prevención como tapabocas y alcohol en gel, cuando se necesitan, con el Sinae”, dijo a El Observador el subsecretario del MSP, José Luis Satdjian.

En tanto, la directora departamental del Mides, Carolina Murphy, explicó que el ministerio les da "asistencia alimentaria" y una canasta de limpieza y productos de higiene por medio del Sinae. "Aportamos los productos que necesitas en tu casa pero que no podés salir a comprar porque tu familia está en cuarentena”.

Las canastas incluyen alimentos, paños de piso, detergentes, hipoclorito, balde, escoba, lampazo, jabón, alcohol en gel, jabón de manos, tapabocas y papel higiénico, entre otras cosas. En algunos casos, las familias solicitan algún otro producto que les hace falta y el Mides también lo aporta. 

La asistencia que brindan el Mides y el Sinae suele estar enfocada a quienes tienen el virus o están en cuarentena, pero en algunos casos se extiende a otras personas que necesitan de la ayuda. 

“Intervenimos fundamentalmente cuando la familia no tiene familiares o vecinos que puedan hacer lo que hacemos nosotros: dejar comida en la puerta de la casa para que la retiren allí. También colaboramos cuando una familia del barrio tiene un grado de vulnerabilidad y ya viene siendo atendida por el Mides, forma parte de alguno de nuestros programas o tiene la tarjeta Uruguay Social y necesita una ayuda para pasar la cuarentena, explicó Murphy. 

A su vez, personal del Mides le otorga a quienes lo necesitan una línea directa de comunicación, para así atender situaciones particulares de forma más eficiente. 

“Nos pasó en alguna situación al inicio (de la pandemia) que hubo dificultades de convivencia en barrios porque una familia tenía coronavirus. Hoy en día que una familia esté en cuarentena no es una dificultad para el resto del barrio y no se estigmatiza tanto. Había dos cosas: la estigmatización del barrio cuando lo nombrábamos y la estigmatización del barrio con la familia. En algunos casos, los querían echar del barrio o les apedreaban la casa. Ahora hace mucho que no se da”, señaló Murphy. 

Atención especial

La médica grado 4 en infectología, Alicia Cardozo, entiende que el brote en los asentamientos "preocupa un poco más" por las condiciones de la población que vive allí. "Sobre todo por el hacinamiento y la falta de posibilidades de higiene", dijo.  

Sobre las medidas específicas que habría que fomentar para limitar los contagios señaló que hay que "intentar que los aislamientos se cumplan y proveer los elementos de higiene como jabón, alcohol en gel". Además, sostuvo que es importante una "fuerte presencia educativa" sobre lo que cada uno debe hacer para frenar la expansión del brote. 

En caso de no poder cumplir con el aislamiento necesario –por ejemplo por no contar con una habitación para realizar la cuarentena–, Cardozo sostuvo que es necesario "buscar soluciones contando con el acuerdo de la gente".

Al respecto, Murphy dijo que las dificultades de realizar el aislamiento "puede pasar en cualquier lugar. En cualquier barrio podés tener ocho personas en una casa de dos dormitorios. En definitiva eso también es complicado si hay que hacer una cuarentena".

El Mides tiene un centro de contingencia covid-19 en Malvín Norte al que pueden concurrir aquellas personas vulnerables con coronavirus que tengan síntomas leves de la enfermedad o sean asintomáticos, y no puedan realizar el adecuado aislamiento durante la cuarentena.  

Temor a admitir que se estuvo en un cumpleaños 


El presidente de ASSE, Leonardo Cipriani contó que una de las dificultades que tienen es que "hay gente temerosa" que evita admitir que estuvo en algunas de las fiestas. Ese hecho complica el objetivo de reconstruir el hilo epidemiológico en el caso del asentamiento. "Es la primera vez que nos pasa una situación así. Está mal ir a una fiesta, pero si uno estuvo no tiene que tener miedo a decirlo porque no hay medidas punitivas a realizar en caso de que así fuera", subrayó Cipriani en conferencia prensa.

 

El MSP coordina con prestadores de salud privados y con ASSE, además del Mides, para localizar a los pacientes que podrán hacer uso del centro.

En el lugar permanecerán 14 días como máximo desde el inicio de los síntomas o luego de las 72 horas sin fiebre se realizará un test y si da negativo tendrá el egreso. En el caso de los asintomáticos, estarán 14 días y se les realizará el hisopado al finalizar el período.

Desde ASSE habían tomado la decisión de realizar tests aleatorios para detectar nuevos casos pero, en contacto con especialistas del MSP, se decidió que los hisopados se realizarán solamente a los contactos de los infectados. Aunque entienden que ambos criterios son válidos, se priorizó utilizar los tests a los cercanos de los casos positivos porque, según las autoridades, aún falta localizar a muchos de los casos iniciales. Hasta el momento se realizaron unos 30.

El presidente de ASSE contó, Leonardo Cipriani, dijo que junto al MSP y al Mides se instalará una carpa este miércoles en el barrio a dónde podrán concurrir los contactos de casos positivos para ser hisopados. Pero también se testeará a todo aquel que quiera acercarse y ser examinado. “Mañana tenemos citada a gente que son parte del hilo epidemiológico pero el hisopado no se lo negamos a nadie”, afirmó.

Relevamiento

 

La organización Techo Uruguay comenzó a trabajar con la población de los asentamientos desde que comenzó la pandemia y se hizo un relevamiento sobre la situación, que se elevó a las autoridades de gobierno.

La directora ejecutiva de Techo, Rosina De Mucio, explicó que la dificultad de cumplir con la consigna de "quedarse en casa" es, básicamente, por motivos económicos. "Muchas personas dependen de salir a realizar acciones cotidianas para alimentarse".

Desde el comienzo de la pandemia la organización elaboró kits sanitarios con detergente, alcohol en gel, tapabocas, jabón, entre otros productos. Se entregaron 6.000 en Montevideo, Canelones y San José, y cuando surgieron los brotes en Rivera y Treinta y Tres también atendieron a esa población.

De Mucio señaló que más allá de las dificultades económicas de esta población, muchas viviendas "tienen una habitación única donde conviven muchas personas en ese espacio". Por otra parte, aseguró que hay "limitado acceso al saneamiento" por lo que no se garantizan las "condiciones de asepsia mínimas".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...