Cargando...
Diego Alonso y su hábitat natural como DT, la cancha

Selección > SELECCIÓN

Diego Alonso con Referí: el trabajo en cancha, las libretas que tiró a los 32 y una enseñanza que le dejó Ribas

En diálogo con Referí, el nuevo entrenador de la selección uruguaya repasó hechos que marcaron su carrera como DT, trabaja 12 horas de cara a su estreno por Eliminatorias y dijo que ya tiene definido al capitán mientras maneja varias opciones en ataque

Tiempo de lectura: -'

13 de enero de 2022 a las 15:55

Desde que asumió presencialmente su cargo como entrenador de la selección uruguaya de fútbol, el pasado lunes 3 de enero, Diego Alonso concurre diariamente junto a su cuerpo técnico al Complejo Celeste a la hora 6:30 y se retira sobre las 19:00. Paraguay, Venezuela, Perú y Chile están en su cabeza en cada minuto y los 12 puntos que Uruguay debe disputar para intentar clasificar a las Eliminatorias para el Mundial de Catar 2022 son motivo de metódico trabajo y profundo análisis para que después la realidad hable sobre la cancha. 

¿Para qué tanto tiempo? "Son tantas horas de trabajo por el trabajo de scouting, estamos viendo partidos, jugadores, haciendo un análisis de datos, no solo de los juegos sino también de las estadísticas de los jugadores, tenemos datos de GPS, el historial de los jugadores, y además hacemos todo el análisis táctico de los rivales, es un trabajo grande que lleva mucho tiempo", dijo en diálogo con Referí

Por ahora, Alonso trabaja con un grupo de juveniles de las selecciones sub 17 y sub 20 (algunos dieron positivo de covid-19 y no pudieron arrancar como Randall Rodríguez, golero de Peñarol o Juan Manuel Martín, volante de Montevideo City Torque) y esta semana también estuvo junto al golero Sebastián Sosa, quien por estas horas define su futuro, y Diego Godín, que logró rescindir con Cagliar el miércoles firmando con un nuevo equipo, Atlético Mineiro. 

El día de su presentación, con la celeste al hombro

Alonso, designado el 14 de diciembre como DT luego de un ciclo de 15 años de Óscar Washington Tabárez ya charló directa o indirectamente con los 50 jugadores que reservó el viernes de la semana pasada y su trabajo de planificación y análisis lo realiza junto a sus compañeros de tarea: Guillermo Souto, preparador físico, Darío Rodríguez y el argentino Gabriel Raimundi, asistentes técnicos, Guilherme Rodrígues, fisiólogo, y Carlos Nicola, entrenador de arqueros. También sigue trabajando el equipo de videoanálisis que acompañó a Tabárez por años, liderado por Krikor Attarian con su empresa AZSportech. 

El preparador físico de Atlético de Madrid Óscar Ortega, llegará a Uruguay con los jugadores de ese equipo, José María Giménez y Luis Suárez. "No solo está en la elite mundial, sino que a mí entender es el número 1 del mundo; es un privilegio que esté trabajando con Uruguay y es un orgullo que haya decidido acompañarme". 

El poco tiempo que Alonso dispondrá de los jugadores de cara a su debut contra Paraguay el jueves 27 de enero en Asunción y su siguiente partido con Venezuela, el martes 1º de febrero en el Centenario, será intenso en trabajos de campo. 

"Los jugadores pueden ver videos y tener charlas sobre las ideas de juego, pero es en el campo donde se le debe demostrar en el poco tiempo disponible, con ejercicios, lo que vamos a buscar. No solo se entrena en cancha, pero esa es la mejor forma de transmitir las ideas, más allá de los videos", adelantó Alonso.

Nacho Alonso le entregó la responsabilidad de dirigir a Uruguay

"Tan importante como entrenar es descansar, para eso debemos recuperar a los jugadores. En el segundo día de entrenamiento sabemos que es donde se genera el mayor desgaste y en el tercero ya estamos a 24 horas del partido y para eso debemos contemplar la recuperación de los futbolistas", indicó. 

Eso sí, la escuela de Julio Ribas -con la que se formó el Alonso jugador- llegó al Complejo Celeste para rebasar los ya estrictos límites de privacidad impuestos durante 15 años por Tabárez: Alonso anunció que se colocarán lonas en algunos sectores perimetrales del Complejo para evitar los trabajos de espionaje. “Necesitamos intimidad para poder trabajar y que quede entre nosotros lo que hablamos”, justificó. 

Desde que fue designado como DT, Alonso charló directamente o a través de sus colaboradores con los 50 jugadores que reservó el viernes 7 de enero. 

Ya sabe quién va a ser el capitán y ya se lo comunicó al jugador. Ya sabe cómo le va a jugar al Paraguay de Guillermo Barros Schelotto a quien conoce de sus pasajes por Lanús y Boca Juniors. Pero claro, esos detalles quedan en la interna porque en el mundo del fútbol, los detalles que se ocultan son herramientas para sorprender. 

"Sería un inconsciente si te dijera que no sé cómo voy a formar el ataque contra Paraguay, pero lo que estoy haciendo es un ejercicio al revés, ¿qué pasa si no está este jugador o el otro? Porque como está la situación con la pandemia de por medio es muy probable que puedan surgir cosas. Por eso en mi cabeza está el ideal y lo que estoy haciendo es el ejercicio de qué  formas poder utilizar".

Alonso en su primera conferencia como DT de Uruguay

Revise los nombres y haga usted el ejercicio. Alonso no convocó a Brian Rodríguez quien venía siendo titular con Tabárez en las últimas fechas y sus jugadores reservados fueron Luis Suárez (que recientemente rompió su sequía goleadora anotando en Copa del Rey y hoy afronta las semis de Supercopa de España), Edinson Cavani (que lleva tres partidos como titular seguidos en Manchester United), Darwin Núñez (figura y goleador en Benfica), Cristhian Stuani.(titular y con un gol reciente en Girona), Maximiliano Gómez (titular en Valencia pero con escaso gol en la temporada), Nicolás López y Federico Martínez (recién comenzando la temporada en México), Diego Rossi (que alterna en Fenerbhaçe), Martín Satriano (cedible en Inter de Milán), Brian Ocampo (sin equipo), Jonathan Rodríguez (dejó Cruz Azul de México para jugar en Al Nassr de Arabia Saudita) y  Agustín Álvarez Martínez (recièn recuperado de covid-19). 

 

El camino como entrenador

El entrenador debe saber adaptar sus ideas a las características de los jugadores que le toca dirigir. "Es un mix", dijo Alonso. "Me gustan determinadas características y hay cosas en las que no negocio, pero lógicamente las características de los jugadores hacen mejor al entrenador porque los que más enseñan son los jugadores y eso no me limita, al contrario", agregó. 

Lo que "no se negocia" no se ventila a la prensa. "Son cuestiones del juego que se hablan con el jugador y quedan ahí", expresó el DT. 

Alonso decidió ser entrenador a los 21 años seducido por la capacidad estratégica y el magnético liderazgo de Julio Ribas en el Bella Vista de fines de la década de 1990. 

"Julio me dejó un montón de enseñanzas, pero hay una que me marcó. Estábamos en el torneo de Segunda (de 1997) y a la tercera fecha me llamó y me preguntó quién era para mí el mejor 9 del fútbol uruguayo", recordó. Alonso, que jugaba de centrodelantero, optó por Luis Romero quien se destacaba entonces en Primera, en Peñarol, en el año en que se completó el quinquenio.

Julio Ribas, un manantial de enseñanzas e inspiración

"Por esa respuesta estuvo un mes sin hablarme. '¡Cómo me vas a decir eso!' '¡Vos tenés que decir que el mejor 9 sos vos!' Al mes me volvió a hablar y me preguntó lo mismo. Y cuando le dije que era yo me contestó: 'Si te creés el mejor entonces entrená como el mejor, jugá como el mejor y capitaneá como el mejor. Y si un día no sos el mejor, te saco'. Fueron dos enseñanzas: primero que me la creyera y después que trabajara para ser lo que quería ser", contó. 

Alonso terminó como goleador del torneo del ascenso y después fue goleador del Apertura 1998 en Primera y de la Liguilla que le ganaron a estadio lleno a Peñarol. 

"Un día me entregaron un premio y en una nota en vivo para un canal me preguntaron quién era el mejor 9 del mundo y cuando miré la cámara le vi la cara a Julio", expresó con una sonrisa.  

Fue tan estrecha la relación que Ribas forjó con aquel grupo de jugadores que cuando Alonso jugó en Valencia, en la temporada 2000-2001 y de la mano de Héctor Cuper llegaron a la final de la Champions con Bayern Múnich, el Tornado llevó al Gladiador a dar una charla motivacional. 

Ribas encaró al grupo y preguntó cómo iban a formar. Cuando Josemari dijo que iba a ser el lateral derecho, Ribas lo frenó en seco: "¿Josemari? ¡No! Josemari es el nombre de un actor de telenovelana venezolana, vos a partir de hoy te vas a llamar Pedregullo". 

En aquella Champions, Alonso anotó seis goles.  

Como Ribas, Luis Aragonés, Rafa Benítez, Hugo Sánchez y Gregorio Pérez fueron otros entrenadores que lo grabaron a fuego.

"Siempre fui un entrenador que tuvo el privilegio de jugar al fútbol durante 15 años, disfruté de la profesión siendo entrenador e iba viendo poco a poco cómo trabajaban los entrenadores que tuve. Por años copié todos los entrenamientos y anotaba todo en libretas. Pero llegó un día, cuando tenía 32 años que tiré todo. Porque me di cuenta que lo más importante es cómo lo siente uno. Transmitir la emoción, la pasión. Porque si querés hacer algún ejercicio seguramente te acordás de uno que le puede servir al jugador". 

Alonso comenzó su curso de entrenador cuando estaba en Málaga en la temporada 2003-2004. Ahí hizo su primer año, pero el estudio se vio interrumpido en su pasaje por Pumas (2004-2005) y en Murcia (2005-2006) donde no se dictaba el curso. Los retomó en su retorno a Gimnasia y Esgrima La Plata (2008-2009) y luego revalidó el título en la Asociación Cristiana de Jóvenes. 

Cuando a comienzos de 2021, Inter de Miami prescindió de sus servicios, Alonso se fue a España a capacitarse: "Es parte del aprendizaje, los técnicos tenemos que estar actualizados todo el tiempo y esa es la única forma de poderse mantener a nivel", explicó. Por esa razón tomó cursos en la Real Federación Española mientras su nombre sonaba para América de México, el mercado brasileño e incluso para Boca Juniors. 

"En Inter de Miami no me fue bien si lo analizo desde el lado de que siempre peleo por los títulos, pero desde otra óptica el equipo clasificó a playoffs y solo seis equipos nuevos en la historia de MLS jugaron playoffs en su primera temporada. Al año siguiente (2021) el equipo no entró a playoffs", dijo Alonso. 

Su análisis sobre su pasaje por Inter de Miami

El Tornado, bicampeón de la Concachampions con Pachuca y Monterrey, tampoco tuvo un buen pasaje por Peñarol en 2013 donde solo duró siete partidos: "De todo se aprende y Peñarol fue un aprendizaje muy grande a todo nivel, deportivo y personal. El orgullo más grande es que tiempo después, menos de un año, tuve chances de volver porque quizás lo que estábamos haciendo no era equivocado, pero los técnicos dependemos de los resultados". 

Diego Alonso en Peñarol

Y si de resultados se trata ahí están las Eliminatorias asomando por una esquina de enero. Doce puntos a ganar para que Uruguay clasifique a Catar 2022. A sus 46 años, Alonso sabe que este es el gran desafío de su carrera. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...