Nacional > Ministerio de Relaciones Exteriores

Diplomáticas denunciaron acoso sexual, discriminación y violencia verbal en Cancillería

Plantearon medidas específicas para revertir la situación; la vicecanciller Carolina Ache impulsa la creación de una Dirección de Género 

Diplomáticas denuncian acoso sexual y violencia en la Cancillería

Tiempo de lectura: -'

10 de marzo de 2021 a las 05:04

Un grupo de más de 65 diplomáticas envió el lunes 8 de marzo una carta a la vicecanciller Carolina Ache en la que denuncian y relatan casos de acoso sexual, violencia y acoso verbal, discriminación por maternidad y doble criterio para medir capacidades, todas situaciones “prolongadas en el tiempo” y realizadas por diplomáticos, empresarios y exjerarcas políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En la carta, las diplomáticas proponen ocho medidas para comenzar a revertir la situación y señalan que “la cantidad de casos y situaciones” develan una realidad que requiere una “acción urgente por parte de la administración”.

La viceministra confirmó a El Observador que elevó el documento al canciller Francisco Bustillo y prevé convocar para antes del final de la semana a una reunión del gabinete de la Comisión de Género -recientemente creada- en la que participarán las diplomáticas y donde se evaluarán las denuncias y las acciones a tomar.

Ache impulsa, además, la creación de una Dirección de Género en el Ministerio de Relaciones Exteriores, con el objetivo de darle más jerarquía al tema.

“Dependerá de lo que hagas esta noche”

El espacio de las funcionarias surgió de forma espontánea en el año 2016 dentro de la Asociación de Funcionarios del Servicio Exterior (Afuseu) con el objetivo de intercambiar sobre “aspectos y preocupaciones compartidas sobre la igualdad de género en la carrera diplomática”. 

El canciller Francisco Bustillo continúa en cuarentena

En este contexto, en la semana previa al 8 de marzo, se produjo un “muy rico intercambio” en el que surgieron “múltiples testimonios de colegas que contaron su experiencia reciente y pasada en este tema”, dice la carta a la que accedió El Observador.

Algunas de esas experiencias están narradas en un anexo entregado a Ache con relatos anónimos que dan cuenta de inequidades en las relaciones. 

Una de las situaciones expresa que un “alto funcionario” le dijo a una tercer secretaria (el rango más bajo dentro del servicio exterior): “hoy llamaron dos embajadores interesados en que vayas a trabajar con ellos. Ahora, si quieres mi ayuda para tu destino, eso dependerá de lo que hagas esta noche”.

En otro de los casos, registrado en octubre de 2016, un embajador que estaba al frente de la Dirección de Protocolo le expresó a una segunda secretaria en la avanzada de una visita presidencial: “cancelá la cena de coordinación con los del hotel y vení a mi habitación, así revisamos la agenda”. El relato señala que el funcionario le dejó de contestar los mensajes luego de que ella lo llamó por teléfono y le propuso hacerlo en el restaurante. 

También dan cuenta de un comentario realizado por un viceministro a una funcionaria durante una misión oficial: “mmmm, me enloquece tu perfume, ¿cuál es?”.

Las diplomáticas mencionan distintas situaciones de discriminación, violencia y acoso verbal

En una de ellas, cuentan que un embajador le dijo a una secretaria de segunda que debería “agradecer” que no la tiene “barriendo el piso”. En otra, un primer secretario se congratula de que es la primer colega que "no hizo llorar"

Relatan episodios en los que no les asignan tareas por estar embarazadas y mencionan situaciones hostiles debido al anuncio de la maternidad. Aseguran que un comentario frecuente es: “¡al final usted nunca trabaja, se la pasa embarazada!”.

Varias aseguran que les quitaron puntos en la calificación anual argumentando que habían sido madres y accedido a trabajar medio horario

“Incluso poco antes de culminar mi destino, y dado que coincidía mi partida con la de otros colegas, escuché al embajador pedir a la superioridad telefónicamente funcionarios de forma urgente pero que de ninguna manera fueran mujeres. Al día de hoy esa misión es 100 % masculina”, menciona otra.

Diplomáticas enviaron carta a la vicecanciller Carolina Ache

De acuerdo con las diplomáticas, los casos son “muchos más” pero no se denuncian por temor a “consecuencias funcionales” en la carrera.

Entre las firmantes están las embajadoras Pauline Davies (directora de Asuntos Consulares y Vinculación), Cecilia Otegui (exjefa de gabinete de Rodolfo Nin Novoa), Laura Dupuy (embajadora en Holanda) y Valeria Csukasi (exdirectora de Mercosur).

Ocho propuestas

En la carta, las funcionarias piden que se definan “espacios seguros” donde denunciar estas situaciones sin sufrir una “revictimización ni una estigmatización” así como la capacitación y formación en estos temas y la erradicación de toda “discriminación estructural”.

“La existencia de mecanismos de denuncia solo será eficiente si -amparando los derechos de todas las partes- se escucha con real atención a las eventuales víctimas y, dentro de sus competencias, se establecen medidas que dispongan clara e indiscutiblemente que estos comportamientos no tienen cabida en ninguna instancia de la sociedad”.

Destacan la creación de la Unidad de Género, en el entendido de que este paso implicará la “jerarquización” del debate y de las acciones que pueden desarrollarse. “En la misma línea, entendemos que el plan de acción y la convocatoria realizada para su desarrollo son prácticas a sostener y reconocer”, agregan. 

Sin embargo, relatan que siguen existiendo situaciones de vulneración de derechos en las cuales, de forma significativa, las afectadas son mujeres. 

Las ocho medidas que proponen son: revisar el protocolo de prevención y actuación frente a casos de acoso sexual, laboral y moral; profundizar el resguardo de las eventuales víctimas al realizar la denuncia; capacitar específicamente en estas áreas a los funcionarios que asuman como jefes o segundos de misión haciendo hincapié en una formación que reafirme la existencia de derechos; designar un ombdusperson que recoja y canalice situaciones vinculadas a la equidad, paridad e igualdad.

También plantean reforzar a la Dirección de Recursos Humanos y a la Dirección de Asuntos Jurídicos con funcionarios formados en el tema género; designar a un director en la Unidad de Género y dotarla de personal suficiente, y protocolos que garanticen que se mida en base a los mismos criterios -en cuanto a capacidad/competencia/experiencia relevante- a hombres y mujeres en cada instancia de la carrera: ingreso, ascenso, designaciones internas y externas, para evitar la idea -socialmente naturalizada- “de que la mujer debe rendir más para llegar a ser considerada para un puesto, especialmente de jerarquía”. 

Designaciones paritarias

Las autoridades de la cancillería aprobaron recientemente un plan de acción en materia de género que plantea entre sus objetivos que las designaciones de directores y embajadores sea paritaria a partir de este año, tal como informó Búsqueda.

Las inequidades también se trasladan a los sueldos. De acuerdo con un estudio del 2019, el sueldo promedio de una integrante del servicio diplomático cumpliendo funciones en el exterior era de US$ 7.328, mientras que en el caso de los hombres alcanzaba los U$S 9.792. El salario promedio en Montevideo era de $ 81.282 para las mujeres y de $ 88.146.

Ese diagnóstico muestra que el 90,9% de los embajadores son hombres, porcentaje que alcanza al 70,7% de los ministros y al 65,9% de los ministros consejeros, los tres niveles escalafones más altos de la carrera diplomática. 

En su comparecencia ante el Parlamento, a finales de febrero, Bustillo aseguró que en materia de género no lo corren "ni por derecha ni por izquierda". “Tengo el mejor concepto de todas las mujeres. Es más; no tengo ningún inconveniente en nombrar exclusivamente mujeres embajadoras en el exterior, si todas fueran mejores que los hombres que están en condiciones de salir”.

El canciller aseguró que designó cuatro mujeres embajadoras desde que asumió y seis hombres jefes de misión. “En estos momentos tengo que proveer embajadas en el exterior y puse a consideración diez embajadas en distintos lugares en el mundo. De esas diez embajadas, seis mujeres se negaron, me dijeron que preferían ir a un lugar mejor que ir de jefa de misión. Las restantes se las ofrecí a cuatro hombres”, afirmó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...