Economía y Empresas > MERCADO DE TRABAJO

Se perdieron casi 60.000 empleos en promedio el año pasado y hay que remontarse a la crisis del 2002 para una caída tan aguda

La tasa de ocupación en el promedio del último año es similar al deterioro de 2,3 puntos que ocurrió durante el año 2002, en la peor crisis económica de la historia del país

A diciembre faltaban todavía 36.000 puestos de trabajo para alcanzar los niveles de febrero del año pasado.

Tiempo de lectura: -'

18 de febrero de 2021 a las 05:04

Pese a la recuperación de la segunda mitad del año, el mercado laboral cerró 2020 con un saldo negativo en materia de empleo. El impacto de la pandemia no terminó de revertirse y los expertos esperan que los niveles de ocupación demoren por lo menos dos años más en recuperarse. Según los datos difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de empleo cerró el promedio del año en 54,3% de la población en edad de trabajar, su nivel más bajo desde 2006. Esto implicó que a lo largo del año hubo una media de 59.000 ocupados menos que en el promedio de 2019.

Salvando cambios metodológicos y diferencias a la hora de realizar la Encuesta Continua de Hogares debido a las restricciones que impuso la pandemia, la caída de 2,4 puntos en la tasa de ocupación en el promedio del último año es similar al deterioro de 2,3 puntos que ocurrió durante el año 2002, en la peor crisis económica de la historia del país.

La caída brusca del empleo se dio durante los meses de marzo y abril.

Si bien el impacto del covid-19 fue más significativo que el de la crisis de 2002 cuando se analizan años puntuales, hay diferencias notorias que le quitan dramatismo a la comparación. En primer lugar, más allá de la variación absoluta, la tasa de ocupación se encuentra en niveles más altos que en 2002, debido al crecimiento significativo del empleo hasta el año 2014 que no llegó a extinguirse del todo con el sostenido deterioro del mercado laboral en el último lustro.

En segundo lugar, la caída brusca del empleo se dio durante los meses de marzo y abril, cuando la medición puntual de empleo pasó de 56,4% a 52,1% de la población en edad de trabajar, lo que implicó una pérdida de 122 mil empleos. Si se toma en cuenta de forma aislada el dato de diciembre, faltaban todavía 36 mil puestos de trabajo para alcanzar los niveles de febrero del año pasado.

Los expertos esperan que ese último tramo sea el más difícil de recuperar, más aun que la actividad económica. “Al cierre de 2021 el mercado laboral todavía no registrará los niveles de empleo previos a la pandemia”, señala el instituto Cinve en base a sus propios modelos de proyección en su último Monitor Mensual del Mercado Laboral, difundido este miércoles, luego de conocidos los datos oficiales de cierre del año.

La mediana de los expertos que contestaron en diciembre la Encuesta de Expectativas Económicas del Banco Central (BCU), preveía una tasa de ocupación de 55,9% en promedio para 2022, lo que implicaría que incluso el año próximo los niveles de empleo cerrarían 0,7 puntos por debajo del promedio de 2019.

Desempleo y actividad

La tasa de desempleo aumentó 1,5 puntos porcentuales en el promedio del último año, hasta 10,4% de la población económicamente activa, su nivel más alto de los últimos 14 años.

El aumento fue menor a la caída del empleo (-2,4 puntos) debido a que un número significativo de los uruguayos que perdió su empleo no retomaron la búsqueda activa de trabajo. Es así que la tasa de actividad –el porcentaje de uruguayos que trabajan o buscan activamente un empleo en relación al total de los que se encuentran en edad de trabajar– bajó de 62,2% a 60,5% en el mismo período.

La tasa de desempleo aumentó 1,5 puntos porcentuales en el promedio del último año.

Es decir, los desocupados aumentaron, pero al caer el número total de activos, la tasa de desocupados no reflejó por completo la caída del empleo. Por eso en los últimos meses del año, aun cuando la ocupación crecía levemente, la participación de un mayor número de uruguayos en el mercado laboral retomando la búsqueda activa de empleo, hizo subir la tasa de desocupación.

Otros indicadores

En el último tramo del año, algunos indicadores del mercado laboral dieron cuenta de la fragilidad de la recuperación y cómo el agravamiento de la situación sanitaria llevó a un mayor recaudo por parte de las empresas.

El indicador de teletrabajo registró su tercer aumento consecutivo y el más significativo, pasando de un mínimo de 7,5% en setiembre a 9,4% en noviembre y a 11,3% en el último mes del año. En el mes de diciembre hubo una apelación a la voluntad de las empresas por parte del Poder Ejecutivo para que implementaran mecanismos de teletrabajo en la medida que las tareas lo permitieran. 

De todas maneras ,el indicador permaneció por debajo de los niveles máximos alcanzados en abril, de 19,3% de los trabajadores desempeñando sus tareas desde su casa.

En tanto, la participación de los ocupados ausentes aumentó en diciembre de 5,6% el mes anterior a 7%, interrumpiendo una serie de caídas consecutivas desde abril, cuando alcanzaron un máximo de 23,7%. Sin embargo, no es lineal la interpretación del dato porque puede tener un componente estacional que no es posible compararlo con datos anteriores debido a la toma de licencias por las fiestas de un mayor número de ocupados que lo habitual.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...