Fútbol > ENTRENAMIENTO

El Cacique mostró la intensidad de los suplentes y el estiramiento de los titulares

En la única práctica abierta de la semana el técnico ensayó con los suplentes, mientras los titulares trabajaron en el gimnasio

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2018 a las 13:16

"Está despegado el botija", dijo uno de los hinchas que se acercó a Los Céspedes y colgó una bandera en el tejido de la cancha número 2, ahora llamada Hugo De León. Se refería a Thiago Vecino, el goleador de las formativas que en el último clásico de Tercera división metió tres goles. Flaco, alto y con una colita en el pelo, el delantero de 18 años, hijo de Servando "Carita" Vecino, exdelantero de Defensor y Cerro entre otros equipos, se ganó los elogios con una definición por encima de Luis Mejía y otras exquisiteces en el mano a mano. 

Vecino aún no debutó en Primera división y es impensable que lo haga el domingo en la semifinal del Campeonato Uruguayo. Pero fue lo destacado que mostró el entrenamiento de este martes, primero del plantel de Nacional tras el descanso del lunes. Alexander Medina abrió las puertas del complejo deportivo para exhibir la intensidad del trabajo de los jugadores que generalmente son suplentes. "Jugá rápido, dale intensidad a la pelota", pidió constantemente el entrenador mientras se desarrollaba un picado utilizando solo la mitad del campo.

Allí estaban entre otros los goleros Mejía y Guillermo Centurión, Luis Aguiar, Brian Ocampo que en el clásico pasado ingresó como titular de manera sorpresiva, Tabaré Viudez, Leandro Barcia, los argentinos Rodrigo Erramuspe y Marcos Angeleri, Pierre Webó, Sebastián Rodríguez, Guillermo Cotugno, Gabriel Neves, Carlos De Pena, los juveniles Maximiliano Villa y Matías Viña.

También Álvaro "Tata" González, que hace rato salió de los planes de Medina (no juega desde el 2 de junio), Mauricio Victorino que pidió para entrenar después de desvincularse de Cerro Porteño y Facundo Waller, el volante que llegó desde Plaza Colonia y que no pudo debutar por una lesión en la rodilla. Todos trabajan con normalidad, a la par del grupo.

La intensidad en todos los ejercicios es lo primordial. No paran nunca. Es lo que les pide el Cacique constantemente. La mañana es calurosa y varias personas se acercaron para ver a sus ídolos.

Mientras tanto, los futbolistas que ingresaron como titulares el fin de semana pasado y que seguramente serán los 11 que ingresen frente a Peñarol (Esteban Conde, Jorge Fucile, Rafael García, Alexis Rolín, Alfonso Espino, Matías Zunino, Santiago Romero, Christian Oliva, Gonzalo Castro, Sebastián Fernández y Gonzalo Bergessio) entrenaron en el gimnasio y luego salieron a la cancha principal para un trotecito de salud, y estirar. Lo hicieron con el preparador físico Richard "Papote" González.

Rolín, que participó de la rueda de prensa, tiene un corte y varios puntos cerca de la ceja izquierda, producto de los tapones de Espino durante el partido contra Danubio. De todas formas no está en riesgo su participación: "En el partido contra San Lorenzo (triunfo 2-0 por la Sudamericana) estuvimos cerca de la perfección. Fuimos agresivos con la pelota y metimos a San Lorenzo en su arco. Si tenemos otra tarde como esas, hablaremos de otra cosa. El fin de semana no hay posibilidades de otro resultado que ganar", expresó.

La incertidumbre que surge a cinco días del clásico es si Medina intentará sorprender, como lo hizo con el ingreso de Ocampo por Zunino en el Clausura. Tal vez con la entrada de Tabaré Viudez, aunque éste no ha tenido buenos minutos las veces que últimamente entró a jugar. En los clásicos de la Supercopa y del Apertura fue titular, pero en el último ni siquiera ingresó.

El misterio va a rodear toda la semana a la alineación tricolor. Es una de las características del técnico, que ni siquiera brinda la lista de jugadores convocados para los partidos. Desde hace tiempo la prensa y por ende tampoco los hinchas, conocen la confirmación de los futbolistas que Medina tiene a la orden partido a partido. 

Desde este miércoles y hasta el sábado las prácticas serán a puertas cerradas. Miércoles y jueves en el Gran Parque Central, viernes y sábados en el búnker de Los Céspedes, que cada vez está más fortificado, aunque vale precisar que el piso de la cancha donde entrenó hoy el plantel, está en excelente estado.

El domingo próximo a la hora 16:30 se juega el quinto clásico del año. A Nacional, para ser campeón Uruguayo, no le queda otra opción que ganar para forzar otros dos clásicos decisivos.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...