Cargando...
El caso de Goldring provocó pérdidas millonarias a sus clientes.

Opinión > ANÁLISIS

El caso Goldring, la psicología y el exceso de optimismo y confianza

Eventos de baja probabilidad, muy difíciles de prever y de alto impacto, pueden desestabilizar portafolios y provocar grandes pérdidas

Tiempo de lectura: -'

12 de julio de 2022 a las 05:02

A los inversores, en promedio, nos va mal a la hora de invertir. Investigadores vienen señalando esto hace décadas. Y, a pesar de esta evidencia, de contar con profesionales más capacitados y mayores niveles de educación financiera, sigue pasando. Una de las explicaciones es que muchos portafolios no están diseñados para soportar eventos extremos. 

Estos eventos, de baja probabilidad, muy difíciles de prever y de alto impacto, pueden desestabilizar portafolios y provocar grandes pérdidas.

La historia está llena de estos acontecimientos; el construir portafolios robustos, que no se vean descarrilados por estos episodios, es clave para el éxito de una estrategia de inversión. 

Las opciones son instrumentos sofisticados y especialmente sensibles a este tipo de acontecimientos extremos; instrumentos que frente a estas eventualidades derivan en ganancias o pérdidas extraordinarias. Como fue el caso de Custodia de Valores Mobiliarios (CVM). 

El punto que quiero hacer acá es: si es tan evidente el riesgo y la potencial pérdida de operar con puts en descubierto, ¿cómo alguien puede llevar adelante este tipo de estrategias en portafolios de inversores? Más aún, ¿cómo una persona de reconocida trayectoria, con éxito personal y profesional, implementó una estrategia que a la postre provocó cuantiosas pérdidas a clientes y amigos, arruinando su reputación y dañando fuertemente su patrimonio?

La explicación seguramente sea multicausal. Con el espíritu de contribuir a que esas situaciones se puedan evitar, repasaré algunos factores y sesgos que nos llevan a cometer errores a la hora de invertir. 

Nuestros sesgos y errores 

Por un lado, estamos muy condicionados por nuestra experiencia personal. 

Cuando comencé a trabajar en el mercado financiero en 1998 en el banco Merrill Lynch, aún estaban vivas las historias de las millonarias pérdidas en las cuentas durante el crack del mercado en 1987, derivadas de la venta de puts en descubierto. A lo largo de los años comprobé que los errores más costosos cometidos al operar estaban ligados a operaciones con estos sofisticados instrumentos. Y el broche de oro fue cuando, durante la crisis de 2008, Merrill tuvo que afrontar un pago de decenas de millones de dólares por venta de opciones put en descubierto de acciones del Banco Bear Stearns, en la cuenta de una familia brasileña (las acciones de Bear Stearns pasaron de valer más de US$ 170 en 2007 a US$ 2 por acción en marzo 2008, cuando la empresa fue vendida al banco JP Morgan). 

Entre las lecciones de los libros de texto, y las experiencias que describí, para mi trading de opciones en descubierto era riesgo extremo, apropiados para muy pocos inversores sofisticados y con altísima tolerancia al riesgo. 

Tengo la impresión que el caso de Sara Goldring es uno de una persona confiada, optimista, ambiciosa y segura de sí misma. Con experiencia y expertise en trading. Que venía realizando esta estrategia, en forma selectiva, a lo largo de muchos años. Estrategia muy rentable para ella y su compañía, y usualmente también para sus clientes. Y funcionaba. Y comenzó a hacerlo para más y más cuentas y clientes. Hasta que dejó de funcionar. 

Esto debe quedar como una lección importante: que nuestra experiencia y el sobreoptimismo —que según estudiosos de la economía del comportamiento nos caracteriza— no lleve a estrategias por demás riesgosas. 

El psicólogo Daniel Kahneman, galardonado con el premio Nobel de Economía en el 2002 por arrojar luz sobre la toma de decisiones bajo incertidumbre, alerta sobre los sesgos de los inversores a la hora de invertir. Advierte que la confianza y el optimismo, la sensación de expertise, y el pensar que un mundo imprevisible y cambiante como el mercado financiero es previsible, conduce a grandes errores. 

Cuando a esto se suma el incrementalismo (actuaciones y estrategias que se vienen llevando adelante hace tiempo y, al funcionar, se realizan con mayor frecuencia, minimizando los riesgos) y la sobreponderación de la evidencia reciente, los acontecimientos imprevistos y extremos impactan de lleno. Y, a cuál huracán que golpea una casa no preparada para estas inclemencias, vuela todo por el aire. 

Los inversores también suelen tener su cuota de responsabilidad. Buscando mayor retorno sin considerar adecuadamente los riesgos. No tomándose el tiempo de comprender la estrategia de inversión, para asegurarse que la misma se adecuada a su perfil de riesgo. No leyendo y comprendiendo la documentación que firman.  

Vivimos en un mundo donde lo imprevisible pasa, y cada vez con más frecuencia. Una mayor incertidumbre geopolítica en una realidad crecientemente interconectado, ha vuelto al mundo un lugar menos predecible y vulnerable a disrupciones, donde lo inesperado pasa cada vez más. En el que hay mayor rango de escenarios posibles y, también, mayor probabilidad de escenarios extremos. Lo que tiene enormes implicancias para la gestión de portafolios, para la forma de evaluar el riesgo y tomar decisiones. 

Cuando todo va bien se subestiman los riesgos. Recién somos conscientes de los mismos cuando se materializan. Mercados como estos los dejan expuestos. 

1 Nota: Un put le da el derecho a su comprador a vender una acción a un determinado precio. El vendedor del put se obliga a comprar esas acciones al precio pre establecido. El siguiente es un ejemplo numérico, teórico: Un inversor puede decidir vender el put de una acción que hoy vale $ 120, a un precio de ejercicio de $ 100. Supongamos que la acción que inicialmente vale $ 120, cae de precio y vale $ 50. El vendedor del put se obliga a comprar a $ 100 algo que vale $ 50. En el caso de la venta de puts en descubierto, para hacerse del efectivo para pagar los $ 100 se deben liquidar activos que tiene como colateral. Cuando estos activos también caen de precio, se retroalimentan las pérdidas. 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...