Espectáculos y Cultura > EL SOLÍS QUERÍA FATALES

El día que Fata Delgado hizo sonar Pizza Muzzarella en el Teatro Solís

Después de la polémica, finalmente Los Fatales llegaron al teatro montevideano, donde tocaron dos horas y media en un clima festivo

Tiempo de lectura: -'

16 de mayo de 2018 a las 09:30

Anoche el Fata lloró. Se emocionó mientras cantaba Si usted quiere, la canción que cierra su disco más reciente, Otra calle, y que se presenta como un diálogo entre el cantante y Dios, aunque está dedicada a sus dos hijos. Fabián Delgado le pidió al guitarrista Guzmán Mendaro, el único músico que lo acompañaba, que siguiera solo. “Dale vos, Guzmán, que estoy emocionado”, le dijo.

Anoche el Fata llegó al Solís, finalmente. Después de quejas, campañas en redes sociales, reuniones, presentaciones de proyectos, idas y vueltas, el referente de la música tropical uruguaya llegó al teatro más prestigioso de Montevideo por primera vez, y lo aprovechó al máximo, con un show de dos horas y media en el que sacó toda la artillería, para divertir al público presente –lo logró con creces– y para dejar un registro audiovisual no solo para recordar el episodio, sino también para usar como carta de presentación en nuevos mercados regionales, que en su momento ya pisó con Los Fatales.

“Hicimos historia”, le gritó Delgado a la audiencia que llenó la sala principal del Solís. Lo del Fata fue un hecho histórico dentro de la música uruguaya. No fue el primer show de música tropical en ese recinto (Borinquen y Palacio tocaron allí en su momento), pero sí fue la llegada de una versión más reciente de la plena uruguaya a la casa de la alta cultura musical local. Que arriba de ese escenario sonaran los hits que Delgado construyó a lo largo de su carrera fue simbólico. En un teatro donde ya se habían metido el rock y la murga, ahora le tocó a otro género popular que durante décadas fue considerado menor. Por si quedaban dudas de que era un Evento Histórico –así, con mayúsculas– en uno de los palcos estaba Luis Alberto Mulnedharer, “el colorado de Omar Gutiérrez”, nuestro Forrest Gump y el hombre que señala que lo que se está viviendo allí no es un día cualquiera.

El circo del Fata

Pero aunque la plena y el Fata llegaron al Solís, Delgado también ilustró sobre el escenario que no es un artista que se encierre dentro de un solo género. La plena estuvo, por supuesto, en la fusión con candombe que Los Fatales impusieron desde mediados de la década de 1990, pero al tratarse de una presentación del disco Otra calle, una amplia parte del espectáculo trilló los ritmos con los que Delgado interactuó allí, como la salsa o la cumbia más tradicional. Y el pop, porque la música de Fata y los Fatales es pop, para qué engañarse.

E incluso hubo lugar para la balada melódica y el tango, que interpretaron los tres cantantes invitados, otras voces icónicas de la música tropical vernácula: Yesty Prieto, Marihel Barboza y Luis “Chato” Arismendi, que guitarra en mano brilló con una versión de Tarde, de Julio Sosa.

No fueron los únicos invitados. Además de ellos y Mendaro, también pasaron por el escenario tres músicos que grabaron en Otra calle: el acordeonista Daniel Rosas, el baterista Roberto Rodino, y el bajista Mateo Moreno. También pasaron por el Solís la brasileña Thais Pereira para bailar la canción Lola; la dupla de Nacho Cardozo y Yessy López para bailar candombe, y el actor y humorista “Pichu” Straneo, amigo de Delgado desde sus años carnavaleros y que ofició como maestro de ceremonias. A ellos se sumaron un grupo de ocho bailarinas y una pareja que danzó en algunos números puntuales.

Cabe destacar también a la ajustadísima y festiva banda que acompañó a Delgado, es decir, Los Fatales. Los 17 músicos brillaron y fueron la compañía ideal para un show que no admitía fallos. Y si bien algunos pasajes funcionaron más que otros, la sensación global, al menos entre el público, fue de alegría y euforia. Y el Fata también la pasó muy bien, a juzgar por la gigantesca sonrisa que lució en todo el evento, los constantes agradecimientos y muestras de emoción, los pasos de baile que dejó, y la visible felicidad del artista.

Y claro, aunque fue una presentación de disco, los hits no faltaron. La noche del terror, Bicho bicho, El apagón y El baile del pimpollo sonaron en el Teatro Solís. Antes del cierre se repartieron bastones de luces entre todo el teatro, que acabó bailando (aunque varios ya habían convertido los palcos en pequeñas pistas desde que sonó el primer acorde) y en una fiesta mayúscula, como si además de un show en un teatro elegante se estuviera en pleno cotillón de un casamiento. La despedida fue con la segunda pasada por Pizza Muzzarella, y la fiesta fue total. Porque si estaban los Fatales, no había muchas dudas de que la fiesta iba a aparecer.

Comentarios