17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 49,65
16 de marzo 2024 - 5:04hs

"Es parte de una operación política que justo aparece en campaña". "Lo que hay en el fondo es la intención de proscribir a un candidato y desprestigiar al Frente Amplio". "Es una campaña de enchastre" contra el favorito en las encuestas. 

El primer video en que Romina Celeste anunció haber dado con el caso de una trabajadora sexual presuntamente golpeada por Yamandú Orsi en 2014 salió el jueves 7 de marzo. Por el medio pasó el Día Internacional de las Mujeres y, pese a que la estrategia inicial desde la izquierda fue no darle vuelo al tema, el domingo llegó el primer pronunciamiento de que "no vale todo" y el lunes se expresó en esa línea todo el Frente Amplio. 

Pero la concreción de una denuncia penal en la madrugada del martes obligó a cambiar la pisada. 

El Frente Amplio, pionero en políticas de género y en asumir el respaldo a mujeres que denuncian a hombres desde una posición desventajosa, quedó embretado entre su discurso y la necesidad de contrarrestar la ofensiva contra su principal caballo de batalla para las elecciones

Leonardo Carreño Yamandú Orsi, precandidato del Frente Amplio

La "delicada" situación, reconocida a El Observador por allegados al candidato, pone a la izquierda en situaciones contradictorias: mientras que una legisladora frentista defendía en 2017 que la ley de violencia hacia las mujeres basada en género pondría fin a preguntas tales como "¿por qué no lo denunció antes?", el dirigente Christian Di Candia asestó este martes en Arriba Gente que en en el caso de Orsi "suena bastante extraño que por 15 años no hayan hecho la denuncia"

Así lo expresó este viernes un video producido por el MPP: "El presunto episodio ocurre en 2014, meses antes de que en 2015 inundemos las calles con la cara de Yamandú Orsi para las elecciones en Canelones. (...) En los últimos cinco años fue de las diez figuras más reconocidas del país. Y la denunciante dice reconocerlo tres meses antes de la elección"

Otra paradoja: pocas horas después de la conferencia en que Orsi había negado los hechos –"por supuesto no era yo, o peor aún, alguien la está usando"–, en la Junta Departamental de Montevideo tomaba por sorpresa a la bancada del FA la renuncia del edil del MPP, Martín Nessi. El dirigente dio también un paso al costado de todas las listas para 2025, ante un reclamo de su expareja a la organización.

Sin denuncia penal mediante y con dirigentes que en conversaciones informales hasta relativizan la gravedad de esa situación, así lo resolvió la cúpula del MPP de todos modos como parte de un protocolo de género. 

Dirigentes que militan por Orsi y que defienden a capa y espada las políticas de género señalan que no pueden quedarse de brazos cruzados ante la secuencia de hechos que los hace sospechar de un "enchastre": el video de Romina Celeste como antesala al 8M, un audio viral de WhatsApp al día siguiente, las intimaciones a que presente denuncia por difamación, bots originados en Centroamérica para expandir el alcance del tema, la denuncia en la madrugada del martes, su divulgación esa mañana. 

Mientras su equipo revisa pruebas materiales para rebatir el relato y evitar que el caso se reduzca a la palabra de uno contra la del otro, desde el entorno del candidato observan que la acusación ya cumplió su cometido de sembrar suspicacias en plena campaña

Orsi dijo el miércoles que el tema queda en la Justicia y en manos de sus abogados, mientras que él continuará con la agenda de la campaña. Detrás suyo continúa militando toda la estructura, obligada por la convicción de quienes lo conocen de cerca –o por necesidad– a creerle a él

"¿Ven lo que les pasa?"

No es el primer caso que somete a presión las convicciones de la izquierda. Cuando se votó el cuarto intermedio de dos minutos, el comunista Ubaldo Aíta y el cabildante Martín Sodano caminaron hacia el centro del plenario. "Esto es injusto para él, pero ustedes insisten. ¿Y ven lo que les pasa?", le dijo Sodano al comunista. 

Ese día, 18 de abril de 2023, había entrado a Diputados la renuncia de Gerardo Núñez a la banca, y su camarada Aíta convencía a Cabildo Abierto de que hubiera una votación exprés, sin fundamento de voto.

En esa fecha la coalición estaba a punto de aprobar la ley de tenencia compartida, defendida por el oficialismo como una herramienta para garantizar que los hombres compartan la crianza tras una separación, bajo la acusación –en especial de los más conservadores– que la ley impulsada en 2017 por el FA favorecía a la madre y dejaba a padres sin ver a sus hijos.

El Juzgado de Familia había dictado en mayo de 2022 medidas cautelares de no acercamiento para Núñez, luego de que una expareja lo denunciara. Un año después, la Justicia archivó la causa sin mayores consecuencias, pero de todos modos la cúpula el Partido Comunista acordó con Núñez su salida

Camilo Dos Santos Gerardo Núñez, exdiputado del Partido Comunista

El exdiputado, militante activo por las causas de género, hizo más tarde sus descargos ante la ley que él mismo había apoyado: sostuvo en Así Nos Va que era "una herramienta muy valiosa" pero que "no todo el mundo sabe o entiende que (las cautelares) son medidas de prevención, de precaución y que no siempre se diligencian pruebas".

Núñez afirmó que ninguna de estas medidas significaba que había sido condenado, sino que se habían impuesto "frente a la duda", para "proteger a la posible víctima". "Yo he visto medidas cautelares que se toman por teléfono, no me lo contó nadie, lo vi yo en el juzgado", contó y aseguró que faltan recursos para una "formación ciudadana para cuando se vaya a denunciar sea con temas consistentes y no se sature el sistema".

"Creo que la mayoría de las denuncias son víctimas. Ahora, negar que hay un porcentaje, sea del 1%, del 2% o del 10%, de denuncias que no condicen con la realidad, es negar precisamente la realidad en la que vivimos". Núñez añadió que "el relato" en Twitter de que es un "abusador, violador, violento" es "muy difícil" de quitar y que "es un debate que tenemos que dar como sociedad".

Fernando Pereira, presidente del FA, respondió entonces que la izquierda no reconsideraría la ley. "La violencia ejercida contra la mujer durante siglos es de tal magnitud que ninguna ley va a poder todavía equilibrar los derechos. Entiendo que en el medio pueden ocurrir circunstancias no deseadas, pero la menos deseada es que haya 33 femicidios por año", sentenció en entrevista con El Observador

Los últimos números oficiales lo avalan: el 2023 cerró con 23 femicidios y una denuncia por violencia doméstica o de género cada 12 minutos

Pereira –que esta semana acusó el intento de "proscribir" a Orsi– fue igual de tajante con la denuncia de la diputada suplente Martina Casás al titular de la banca, Gustavo Olmos. Apenas ingresó el caso al Tribunal de Conducta Política –por iniciativa del sector Marea Frenteamplista y sin el "consentimiento" de la denunciante, según ella misma ha remarcado– Pereira enfatizó: "Los varones mayores de 50 años tenemos que entender que hay que preguntar (...). Y un no siempre es un no"

El caso tensiona por estas horas a la orgánica del Frente. Los operadores de Marea repiten por lo bajo desde el primer día su convencimiento de que es una "operación" de Casás para quedarse con la banca de quien venía teniendo un desempeño destacado en Diputados. El dictamen del Tribunal –presidido por una connotada feminista como Margarita Percovich– indica que no se comprueba la situación de acoso denunciada, sin perjuicio de que en la Justicia surjan nuevos elementos. 

Foto: Leonardo Carreño. Gustavo Olmos fue denunciado por su diputada suplente

Casás y su abogado Juan Raúl Williman han reclamado que esa lectura ignora lo dispuesto por el artículo 46° de la propia ley confeccionada por el FA, que explicita que la "falta de resistencia" no se considerará en ningún caso como "demostración de consentimiento". Eso lleva a negociaciones hasta última hora para resolver la salida política del Plenario de este sábado, con diferencias entre los sectores. 

Por otro lado, Casás ha denunciado –en una carta enviada a La Diaria– que "la violencia política continúa más allá del acoso y del abuso", que la han "despojado del trabajo de cuatro años" y que Olmos se quedó con las carpetas del despacho.

En esa interna convulsionada, la dirigente ha tenido el apoyo incondicional de compañeras como Micaela Melgar, Margarita Libschitz, Inés Cortés, Verónica Mato y Lilián Galán, al tiempo que desde su entorno pidieron tiempo atrás que quienes “puedan salir públicamente" a respaldarla "lo hagan” porque “hay que blindarla y con eso blindar a las mujeres que vengan”. 

"Los errores de Lacalle y Heber (con Gustavo Penadés) no fueron creer en el amigo. (...) Pero colocar opiniones de quien tiene poder en Uruguay es flechar la cancha", justificó Fernando Pereira en Universal 970 en febrero. 

"Yo le creo a la víctima y luego puede ser todo lo contrario. Pero en la sociedad en la que vivimos los hombres hemos abusado tanto del poder que si alguna vez nos toca pagar un precio inmerecido, nos toca. Pero tiene que ser la Justicia la que laude. (...) A veces las manchas quedan, pero muchas más quedan en las mujeres".

Temas:

Frente Amplio Yamandú Orsi Denuncia gerardo núñez Gustavo Olmos Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar