17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
13 de diciembre 2023 - 5:00hs

Por Ramiro Pisabarro y Santiago Soravilla.

La jueza Lilián Elhorriburu extendió por seis meses las medidas cautelares contra el diputado del Frente Amplio, Gustavo Olmos, y dispuso que no podrá acercarse a 100 metros de la víctima Martina Casás (su suplente en el Parlamento), quien lo denunció por acoso sexual y laboral.

La decisión fue tomada este martes tras escuchar las declaraciones de todos los implicados. A la salida del juzgado, la defensa de Olmos –a cargo del penalista Diego Camaño– reiteró que no se trataba de un caso de “violencia de género” mientras que el abogado Juan Raúl Williman –defensor de Casás– expresó que la conducta podría enmarcarse en la descripción de abuso sexual dispuesta por el Código Penal.

En los últimos días, Casás ha manifestado en privado que no recibió todo el respaldo que creía necesario, lo que motivó que su vocera, Gabriela Pasturino, pidiera a las mujeres del Frente Amplio que salieran a respaldarla públicamente para “blindarla”. 

“Compañeras, les escribo porque como es de público conocimiento, Martina presentó sus denuncias en el MTSS y en Fiscalía, además de la que se está procesando en el FA”, comienza diciendo el mensaje enviado por Pasturino al que accedió El Observador.

Gastón Britos / Foco Uy Justicia dispuso medidas cautelares sobre Gustavo Olmos

“Como todas sabemos, ahora viene una etapa compleja. Sobre todo en la opinión pública, en la que van a intentar deslegitimarla y poner en tela de juicio los hechos, como sucede con todas las víctimas”, agrega y termina señalando que le parece “importante” que quienes “puedan salir públicamente en Twitter o a través de comunicados de sectores, organizaciones, etcétera, lo hagan” porque “hay que blindarla y con eso blindar a las mujeres que vengan”.

“Atónitos”, “terrible” y “¿Tato Olmos acosador?”

La denuncia, realizada primero en la interna del Frente Amplio y luego ante la Justicia y el Ministerio de Trabajo, provocó un sismo en la interna de la coalición de izquierda pero particularmente en el sector Fuerza Renovadora, que impulsa a Mario Bergara como precandidato presidencial.

El Observador accedió a parte de los mensajes escritos en el grupo interno de Fuerza Renovadora minutos después que se conoció la noticia.

En ellos, algunos dirigentes defendieron a Olmos, otros pidieron esperar a que se dilucide la situación antes de tomar una posición, mientras que Bergara aseguró que estaban “atónitos”, que el daño “ya ocurrió” y que debían darle “todas las garantías a ambos”. 

La sucesión se produjo sin el diputado en el grupo, ya que había salido el día anterior, pero con Casás dentro, lo que motivó una crítica de la denunciante: “Yo sigo acá y me parece terrible todo lo que han dicho”, escribió.

Uno de los primeros chats había sido enviado por el dirigente Gustavo Inmediato, quien señaló que Fuerza Renovadora debía pronunciarse “a favor de la víctima” así le “cueste un soldado”. “Hasta que el tribunal se expida, el victimario debería ser licenciado. Ya habrá tiempo para evaluar las actitudes de ambos desde lo estrictamente político”, subrayó.

La respuesta le llegó de Adriana Texeira, quien manifestó que no le parecía que Olmos fuera “acosador”. “A él lo conozco de antes de que saliera diputado y nunca le vi una actitud así (a) mi persona o otras mujeres, siempre fue perfil bajo”.

Luego, Enrique Gerschuni agregó que –por ahora– era la “palabra de una contra la del otro” por lo que lo mejor era “esperar el dictamen de los organismos correspondientes” y no “etiquetar” –en referencia a las menciones a víctima y victimario–.

Raúl Labadia acotó que Olmos había tenido una “conducta correcta” al pedir licencia y que estarían a lo que el TCP decidiera. Texeira volvió a decir que no conocía a Casás pero el diputado no era “tonto” por lo que no iba a “quemarse ahí en el palacio habiendo tantas mujeres por todos lados”. 

Más tarde, en otro mensaje, Texeira pediría una “evaluación psicológica” para ambos más allá de lo que resolviera el FA dado que sería “objetivo” y también solicitaría crear una comisión permanente por “acoso laboral y sexual” dentro del FA.

Inés Guimaraens Mario Bergara dijo estar "atónito" con la denuncia

La referente feminista Alicia Esquivel manifestó que la situación era “dolorosa” para todos y que el caso estaba en el TCP donde había “compañeras expertas en este tema que además si se requiere pueden pedir asesoría externa". "Esperamos la resolución que espero se realice con la mayor celeridad”. 

A su vez, Bergara escribió un largo mensaje en el que destacó el trabajo de Olmos y Casás, dijo que estaban “atónitos” ante la situación y que no lograban asimilarla “cabalmente”. 

“El daño YA ocurrió más allá de las miradas divergentes de ambos en la cuestión. Es poco lo que podemos hacer para repararlo. Lo que sería aún más perjudicial es crear dos bandos internos que se acusen mutuamente lo que llevaría a una escalada que no tendría retorno. No nos acusemos ligeramente, no adjudiquemos intenciones a priori, no seamos ‘hinchas’ más que de las buenas prácticas, el cuidado y respeto de cada persona, más allá de simpatías y amistades”, mencionó. 

Luego, Bergara aseguró que Martina (Casás) tenía “todo el derecho de denunciar lo que entiende fue acoso sexual y laboral” y Gustavo Olmos de “defenderse sosteniendo que no hubo tal cosa”. 

“Nosotros, su gente, estamos demasiado atravesados por emociones y subjetividades para ser jueces. Démosle todas las garantías a ambos, cuidémoslos pues son las mismas dos personas que promovimos, votamos y queremos. No significa no opinar, por favor, hablo de respeto y cuidado por lo más importante, las personas”, sentenció.

Tras estos mensajes, Laura Cabrera dijo que la situación la tenía mal y que el presidente de la fuerza política, Fernando Pereira, había tenido unas “desgraciadas declaraciones” ya que “habló sin tener que hablar del tema”.

La senadora Liliam Kechichian agregó que era “verdad” lo que decían pero la fuerza política había tomado el “camino correcto”. “Ahora atenerse a lo que el TCP resuelva”, expresó. 

Los mensajes se sucedieron hasta que Mariana Lozano preguntó si Olmos seguía en el grupo y Adriana Blanco respondió que no, lo que desembocó en la intervención de Casás y otros mensajes que plantearon que estaba bueno que “ambos puedan expresarse con total libertad”.

Consultada por El Observador, Pasturino –la vocera de Casás– dijo que "todas las filtraciones van directamente contra la víctima". "La perjudica como perjudica a todas las víctimas. Se derrumba ante cada cosas de esas que salen en la prensa". 

En tanto, desde Fuerza Renovadora dijeron que los comentarios vertidos en el grupo de WhatsApp y sus integrantes no eran representativos del sector, que se limita a aguardar por una resolución del tribunal frentista. 

"Campaña de falsedades"

Algunos días después de la denuncia, el 1° de diciembre, el dirigente Ewe Vaz reenvió a los integrantes de Marea Frenteamplista un comunicado redactado por un "coordinador" formado por varios compañeros del espacio en el que habló de "falsedades" y "desprestigio" contra el sector aunque sin señalar a los responsables.

"Somos plenamente conscientes del hecho de estar siendo objeto de una campaña de falsedades y desprestigio contra Fuerza Renovadora y Marea Frenteamplista. Si bien tenemos respuesta para cada una de las expresiones vertidas contra nuestra organización hemos definido no salir públicamente a efectos de no viciar el proceso que se está llevando adelante ante el TCP", escribieron los integrantes.

El día anterior, la vocera Gabriela Pasturino había dicho a Búsqueda que la diputada Casás "no ha sentido el mismo respaldo de Fuerza Renovadora" que de otros integrantes del Frente Amplio. 

El coordinador del sector Marea Frenteamplista ratificó su confianza en el tribunal compuesto "por compañeras y compañeros que tienen una trayectoria que los avala". "La frontera infranqueable para Marea y Fuerza Renovadora es el TCP, su idoneidad y el respeto irrestricto a la institucionalidad que los frenteamplistas nos dimos", alegaron. 

Los dirigentes ratificaron su "compromiso" para acatar lo resuelto "aunque nos duela" y concluyeron que tenían "una enorme herida abierta" ya que "el daño humano y político es gigante". "La prensa hace su juego vendiendo noticias y filtraciones que alguien o varios hacen vaya a saber con qué fines".

Temas:

Martina Casás Gustavo Olmos Denuncia de acoso sexual Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar