Economía y Empresas > Impuestos

El menor dinamismo del consumo pasa factura a la recaudación de la DGI

Entre enero y mayo, cayeron los ingresos por IVA e Imesi; solo aumentó lo cobrado por impuestos a la renta

Tiempo de lectura: -'

20 de junio de 2018 a las 05:00

La economía uruguaya volvió a expandirse en los primeros tres meses del año basada en las exportaciones y el consumo. Esos dos motores de la actividad mantienen un desempeño positivo aunque ya no crecen al ritmo que mostraron el año pasado. La suba del dólar, el deterioro del mercado de trabajo y la incertidumbre que reina en la región lleva a una mayor cautela entre los consumidores. De hecho, hay analistas que hablan de una retracción del gasto de las familias en los próximos meses.

Por lo pronto, el menor dinamismo del consumo ya se refleja en los ingresos del Estado por recaudación de impuestos. Los números de la Dirección General Impositiva (DGI) muestran que entre enero y mayo lo recaudado por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Específico Interno (Imesi) cayó 1% en términos reales respecto al año pasado.

Si se observan los datos desagregados, dentro del Imesi sobresale la caída en la recaudación por automotores que es de 12,2%, para un total de ingresos fiscales de US$ 60,7 millones descontado el efecto inflacionario.

Ese comportamiento se explica por el menor dinamismo del mercado automotor. En los primeros cinco meses del año se comercializaron 2.000 vehículos menos que en 2017.

También hay una retracción en bebidas (-4,5%) que representó una recaudación de US$ 82,7 millones, y en tabacos y cigarrillos (-1,7%) con US$ 109.1 millones. La excepción son los combustibles, que en el acumulado anual tienen crecimiento de recaudación (1,3%) con US$ 294 millones. El resto de Imesi también cae (-2,6%) y suma US$ 14 millones en el acumulado anual.

El descenso en la mayoría de los componentes del Imesi fue marcado en mayo. Sobresalió la caída de 11,9% en el que grava a combustibles. La única categoría que creció fue la que proviene de venta de tabaco y cigarrillos.

Por otro lado, la recaudación de IVA cayó 0,8% en términos reales en enero-mayo respecto a 2017 y totaliza US$ 2.458 millones. Si bien lo recaudado por IVA interno creció 2,8%, bajó el IVA Importaciones 8,3% arrastrado por un desplome de 16,8% de los ingresos en mayo. Ese mes el tipo de cambio se disparó 9% en la plaza doméstica.

Impuestos Consumo

El dólar planchado y la suba del salario real jugaron a favor del consumo hasta el año pasado. Pero ahora el escenario es distinto y el consumo tiene limitaciones claras para crecer.

El dólar aumenta y eso "retrae" la compra de bienes importados, señaló días atrás a El Observador la economista de PwC, Mercedes Comas. Además, aunque la inflación sube de manera moderada, eso afecta el salario real. Y en las perspectivas del consumo también está la preocupación por la debilidad del empleo, explicó Comas.

La mayor cautela de los consumidores también se observa reflejada en el estancamiento del crédito a las familias. El Índice de Crédito al Consumo de El Observador (ICC-EO) completó en abril siete meses en los que no tuvo variaciones –al alza o a la baja- superiores a 1%.

Esto también se condice con el "moderado pesimismo" que sigue mostrando la confianza de los consumidores, de acuerdo al indicador que elabora mensualmente la Cátedra Sura de Confianza Económica, de la Universidad Católica y Equipos Consultores.

El fortalecimiento del dólar–en particular durante el mes de mayo– puede pesar para reducir aún más la confianza económica, lo que podría constituir un menor incentivo para la toma de financiamiento.

Los analistas que participaron en junio de la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador proyectan en mediana una expansión del consumo de 2,7% en 2018, por debajo del registro de 2017 (4,4%).

Más ingresos por IRPF

La recaudación neta de impuestos (una vez descontada la devolución de tributos) totaliza US$ 5.060 millones en los primeros cinco meses del año y crece 0,8% en la comparación interanual.

Los ingresos provenientes de tributos de renta son los únicos que crecieron hasta ahora: suman US$ 2.148 millones y tuvieron una suba real de 5,4% (descontando los efectos de la inflación).

En esta categoría lo recaudado por el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) suma US$ 1.053 millones. La mayor parte de recaudación de ese tributo corresponde a la categoría II proveniente de las rentas de trabajo. Los ingresos del fisco por este concepto totalizan US$ 913 millones y acumulan una expansión de 5,3% interanual.

Las franjas de aporte para el IRPF se elevaron 6,55% desde enero, luego de conocido el cierre de la inflación de 2017. Ese ajuste también implicó cambios en los montos salariales que quedan libres del impuesto, aunque como los salarios se ajustan como mínimo por la inflación –en líneas generales la mayoría tuvo ajustes superiores al IPC–, más trabajadores son alcanzados por el tributo.

En el proyecto de Rendición de Cuentas el gobierno proyecta un aumento del gasto de US$ 150 millones para 2019 y un monto similar en 2020. Ese incremento se proyecta financiarlo en parte por la vía de una mayor recaudación de impuestos atado al crecimiento económico, y por otra con utilidades del Banco República.

Lea también: ¿Cómo hacer online la declaración de IRPF?

Comentarios