Cargando...
Khieu Samphan (27 de julio de 1931, Indochina francesa) político camboyano y ex Presidente de la Kampuchea Democrática (hoy Reino de Camboya)

Mundo > Sentencia

El Tribunal Especial de Camboya ratificó la condena a perpetua del último líder vivo del Jemer Rojo

Se trata de Khieu Samphan, de 91 años, antiguo presidente del régimen liderado por Pol Pot, que causó más de 1,7 millones de muertes entre 1975 y 1979 en ese país

Tiempo de lectura: -'

23 de septiembre de 2022 a las 05:04

Más de cuatro décadas después de la caída del régimen Jemer Rojo de Pol Pot, que provocó más de 1,7 millones de muertos, y tras 16 años de funcionamiento, el Tribunal Especial de Camboya dio a conocer este jueves su veredicto definitivo al rechazar la apelación del último líder vivo.

El tribunal confirmó la cadena perpetua por genocidio contra el antiguo presidente del régimen, Khieu Samphan, la última decisión de esta instancia respaldada por la ONU.

Los magistrados han determinado que el hombre de 91 años también es culpable de múltiples crímenes contra la humanidad como asesinatos, esclavitud, matrimonios forzados y violaciones por su papel en este régimen comunista.

Se trata del último fallo de este tribunal, que ha costado más de US$ 330 millones y solo ha procesado a cinco dirigentes de los Jemeres Rojos, dos de los cuales murieron antes del juicio. "La cámara de la Corte Suprema no encuentra mérito en los argumentos de Khieu Samphan sobre genocidio y los rechaza", señala el juez Kong Srim en el extenso fallo.

"Conocimiento directo de los crímenes"

El Jemer Rojo se hizo con el poder en Camboya en 1975 y gobernó hasta 1979. Los expertos calculan que durante su gobierno unos dos millones de personas murieron de hambre, de enfermedad o asesinadas.

Khieu Samphan era el jefe del Estado del régimen. En 2018 fue declarado culpable en primera instancia junto a Nuon Chea, ex segundo al mando del Jemer Rojo, de crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra cometidos en centros de seguridad y lugares de trabajo, y genocidio de personas de etnia vietnamita.

El antiguo presidente del Estado de Kampuchea Democrática, la actual Camboya, "tenía conocimiento directo de los crímenes y compartía la intención de cometerlos con los otros participantes de la empresa criminal común", agrega el juez.

Las acusaciones contra él están asociadas a "algunos de los actos más odiosos" del régimen acusado de matar a casi dos millones de personas entre 1975 y 1979. Khieu Samphan, el último dirigente de los jemeres rojos con vida, llegó en silla de ruedas al juicio y escuchó con auriculares las dos horas y media de lectura de la sentencia.

El antiguo presidente del régimen, dirigido en la práctica por Pol Pot, había apelado la condena a cadena perpetua dictada en 2018 por este tribunal mixto dedicado a estudiar el genocidio en Camboya.

Previamente ya había sido también condenado a cadena perpetua en 2014, una sentencia ratificada en apelación en 2016, por crímenes contra la humanidad por la evacuación forzada de la capital, Phnom Penh.

Más de 500 personas, entre ellos familiares de víctimas, monjes budistas y diplomáticos, han asistido a la audiencia para un "día histórico", según el portavoz del tribunal, Neth Pheaktra.

El último caso

Se trata del último caso del tribunal para el genocidio camboyano, una corte híbrida respaldada por la ONU que deberá disolverse antes de tres años una vez terminado el trabajo de archivo.

El jefe del régimen, Pol Pot, conocido como "Hermano Número Uno", nunca enfrentó la justicia porque murió en 1998 antes de la instalación del tribunal.

La condena por genocidio contra el expresidente se refiere a la persecución de la minoría étnica vietnamita, a la que los jemeres rojos veían como un peligro enemigo. Khieu Samphan se mantuvo encorvado en su silla de ruedas mientras escuchaba atentamente la sentencia.

Amnistía Internacional

“A pesar de todas sus deficiencias, bien documentadas, el tribunal encargado de juzgar los delitos cometidos por el régimen del Jemer Rojo ha demostrado que los responsables de crímenes de derecho internacional pueden ser y serán obligados a responder de sus actos. La resolución de hoy debe servir como un recordatorio más de que la rendición de cuentas por los delitos más graves no tiene fecha de prescripción”, declaró Ming Yu Hah, directora regional adjunta de Campañas de Amnistía Internacional.

“El tribunal ha sido una importante plataforma para el debate público sobre el mortífero dominio del Jemer Rojo, y un lugar donde pueden escucharse, grabarse y difundirse las voces de las víctimas. Sin embargo, aunque la resolución de hoy será previsiblemente la última que dicte este tribunal, el trabajo de apoyo a las víctimas y supervivientes no ha concluido”, agregó.

“La impunidad por las violaciones de derechos humanos sigue siendo un problema grave en Camboya hoy día y, si las autoridades pretenden defender el derecho internacional y los derechos humanos, deben garantizar que su sistema judicial nacional es independiente, imparcial y capaz de hacer que la justicia sea una característica de la sociedad camboyana, no una excepción”, concluyó.

(Con información de agencias)

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...