Cargando...
Sergio Lafuente

Motor > DESDE ARABIA SAUDITA

El uruguayo Lafuente contó desde el desierto árabe cómo se vive (y sufre) el Dakar

Referí charló con Lafuente y con el argentino Manuel Andújar, quienes contaron la experiencia de participar de la exigente carrera de rally

Tiempo de lectura: -'

09 de enero de 2021 a las 05:04

“Faltan 30 kilómetros para terminar. No escucho bien. Llamame en 15 minutos…”. La comunicación con Sergio Lafuente al corazón del desierto árabe se cortó. El periodista no tenía idea que todavía estaba en carrera. Había largado a las 6 de la mañana y ya eran cerca de las 19 horas en Arabia. Todo el día arriba del vehículo. Todo el santo día desafiando dunas, cañones de piedras filosas, pérdidas del rumbo, calor y frío. Así es el rally Dakar y Referí intentó reconstruirlo charlando con Lafuente, el único uruguayo en competencia, y el argentino Manuel Andújar, piloto de cuatriciclo.

La segunda llamada también quedó trunca. “Me están avisando que empieza la reunión de pilotos”, dijo Lafuente y pidió que lo llamara en cinco minutos. ¿Para qué es la reunión de pilotos? consultó el periodista tras retomar la conversación: “Te dicen las dificultades de los kilómetros de la etapa del día siguiente y ahí vemos qué cubiertas ponemos y la cantidad de litros de nafta”, dijo Lafuente.

La 43ª edición del rally Dakar consta de un recorrido de 7.646 kilómetros en 12 etapas que se disputan desde el 3 al 15 de enero, por segundo año consecutivo en Arabia Saudita.

La reunión se lleva a cabo todos los días a la hora 20 y por eso, a veces tienen que apurar la marcha para llegar en hora. Aunque Lafuente tiene sus recursos por si no llega a tiempo: “Hay una cantidad de copilotos amigos, españoles, franceses, hasta soy padrino de uno de los copilotos de España, y ellos me pasan la info”, señaló.

Sergio Lafuente, conocido como el Oso, compite este año como copiloto del árabe Saeed Almouri en la categoría de vehículos ligeros o SSV, con el equipo Racing Can-Am. Son automóviles preparados especialmente y sirven a pilotos y equipos como trampolín a la categoría Coches. El uruguayo fue recomendado a Almouri por un amigo bastante conocido en el mundo del rally: el príncipe de Catar Nasser Al Attiyah, tricampeón del Dakar (2011, 2015 y 2019) y al momento de escribir la nota, líder de la actual edición.

Debido a la pandemia de covid-19, Lafuente tuvo que viajar antes a Arabia Saudita. Hisopado mediante llegó el 27 de diciembre. En aquel país no se celebra el año nuevo, de modo que el 31 de diciembre y 1° de enero fueron días comunes para él. No tiene idea de cuál es la situación del coronavirus en la competencia porque “adentro de la carrera hay una burbuja donde no entra ni sale nadie”. Ni siquiera pueden detenerse en las estaciones de servicio.

La temperatura por las noches es de 0°C y durante el día varía entre 24°C y 30°C según sea en el Sur o el Norte del desierto. Pasan del frío extremo al calor. Eso sí, no sufren por la alimentación. "Los comedores están abiertos desde las 4 y media de la mañana hasta las 2 de la mañana. Y hay de todo. Incluso armaron unos boxes para guardar las distancias”, contó Lafuente.

Sergio Lafuente

Lo que no tiene es el mate, porque se le extravió en el camino. “Se me quedó un bolso en el Congo, donde traía el mate y la yerba. Ya lo encontraron, pero no puede venir para acá porque no hay vuelos; seguramente me lo mandan a Uruguay”, señaló optimista.

Antes de la etapa, la tarea del copiloto es calcular los litros de combustible, preparar las gomas para el día siguiente y planificar la hoja de ruta; durante la carrera, “decirle al piloto por donde tiene que ir”. La guía no es un GPS, sino una brújula eléctrica: “Los organizadores te dan coordenadas, no te dan un lugar por dónde ir. Te dan un rumbo a seguir y tenés que seguirlo con la brújula. Es como si fueras en un barco, pero en tierra”.

De todas formas, corren en el medio de la nada y todos los días hay gente que se pierde. “Esa es la historia, no es fácil. Te metés adentro de un cañón, en el medio de una duna, perdés el rumbo y no encontrás el siguiente punto”, explicó el uruguayo.

También suceden otros inconvenientes, como en la cuarta etapa antes de llegar a Riad. “Pinchamos cuatro veces y tuvimos que parar a esperar el camión de los repuestos. Veníamos en el puesto 13, pero como dicen que el dulce pica los dientes, nos entusiasmamos, aceleramos demasiado, en un cañón con muchas piedras filosas pinchamos dos gomas, seguimos y cuando pinchamos la tercera tuvimos que parar”, rememoró.

En las noches duerme en el motor home de su amigo argentino, el piloto de cuatriciclos Manuel Andújar, ganador de la cuarta etapa de la presente edición. La rutina del Dakar les permite descansar unas siete horas diarias. “Todo lo que sé de rally me lo enseñó el Oso, así que le estoy agradecido eternamente” contó Andújar a Referí.

Manuel Andújar

Se conocieron en el Dakar de 2018: “Yo era debutante en la carrera y rompí el motor. El Oso me fue a buscar, le metimos huevo y pudimos salir. Desde ahí nos hicimos amigos y empezamos a entrenar juntos”, dijo el argentino que corre por cuarta vez y cuyo equipo es integrado por seis personas más.

“El año pasado estuve acá y no hay nada que me sorprenda -agregó Andújar-. El frío ya lo conocía. Pero la carrera siempre es un desafío. Como en 2019 que se hizo en Perú y muchos decían que iba a ser fácil, y no lo fue. El Dakar es muy exigente, saca lo máximo de uno, para eso estamos acá, para probarnos y llevarnos al límite”.

Nasser Al-Attiyah

Para Lafuente correr el Dakar es más que un gusto: “Es un trabajo; antes era más diversión, ahora tengo otra responsabilidad”. Hace 11 años que participa de esta exigente prueba y a pesar de todo, el temor a cualquier fatalidad siempre está presente: “Depende mucho del piloto, de cómo te haga caso, de lo rápido que sea, de la experiencia, también tenés que llevarle el ritmpo al tipo. Y aunque cada vez le tenés menos miedo a las cosas, eso no se pierde nunca”, admitió a Referí.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...