Cargando...
Joaquín Ferreira: marca y proyección

Fútbol > PEÑAROL

El valor agregado del clásico de Peñarol: terminó jugando con amplia mayoría de juveniles

Peñarol terminó jugando el clásico contra Nacional con siete juveniles y Alfredo Arias mostró sus cartas para 2023: las caras nuevas para sumar liderazgo y los jugadores de la casa para aportar ritmo, intensidad, frescura y también protagonismo

Tiempo de lectura: -'

24 de enero de 2023 a las 12:00

El empate de Peñarol contra Nacional y el posterior triunfo por penales para quedarse con la Copa Venancio Ramos en un amistoso de pretemporada, tuvo un importante valor agregado para los aurinegros: terminar jugando con siete juveniles formados en su semillero. 

Peñarol arrancó el clásico con cuatro jugadores formados en sus juveniles, con la particularidad que tres de ellos retornaron al club el año pasado tras sumar experiencia en otros clubes. 

Esos cuatro jugadores fueron Thiago Cardozo, Valentín Rodríguez, Sebastián Cristóforo y Kevin Méndez. 

A Cardozo, de 26 años, se le confió para este año ser el golero titular del club luego de tener un pasaje en 2021 por Deportivo Maldonado donde sufrió rotura de ligamentos de la rodilla (en realidad volvió para iniciar su preparación en el club en noviembre de ese mismo año).

Cristóforo, de 29 años, volvió al club a mediados del año pasado tras jugar en Italia y España nueve temporadas.   

Méndez, de 27 años, retornó a Peñarol en el mismo período tras jugar cinco temporadas en Europa y volver al fútbol uruguayo en 2020 en Defensor Sporting. Méndez se había ido de Peñarol a comienzos de 2015 sin jugar oficialmente en el primer equipo. 

Valentín Rodríguez, de 21 años, fue el único titular que por ahora solo jugó en Peñarol. El lateral debutó en la temporada 2021 donde en noviembre se fracturó la rótula, lesión que generó que su reinserción en el equipo, el año pasado, fuera complicada por otras varias lesiones. 

Desde su desembarco en Peñarol, Alfredo Arias se mostró encantado por el nivel de los juveniles que tiene formados Peñarol y que ya integran el primer equipo. 

Sin embargo, junto al presidente Ignacio Ruglio y el área deportiva que dirige Pablo Bengoechea, se acordó la llegada de varios jugadores para liderar un proceso de cambio. 

El pésimo 2022 alentó los cambios. Por esa razón, Walter Gargano se entrena en un solo turno y se quedará seis meses a cumplir su contrato, pero en los amistosos de verano no estuvo en ningún partido en el banco de suplentes. Lo mismo ocurrió con Matías Aguirregaray de quien quedó claro que es la tercera opción como lateral derecho detrás de Pedro Milans y Joaquín Ferreira. 

Los jugadores que llegaron son de peso: Léo Coelho, Sebastián Rodríguez, Carlos Sánchez, Lucas Hernández y Matías Arezo. Está en las gateras, a una sola firma, Diego Rolan.  

"Los cuatro jugadores que vinieron son importantes. Vienen para darle a estos muchachos jóvenes la tranquilidad de no tener que ser salvadores. Los elegimos para que nos aporten jerarquía", expresó el DT tras el triunfo ante Estudiantes de La Plata, su primer partido al frente de los aurinegros. 

Cuando Arias comenzó a mover el banco, le inyectó al equipo la savia juvenil formada en casa: Santiago Homenchenko y Brian Mansilla a los 54' de juego, Rodrigo Saravia y Joaquín Ferreira a los 62' y por último Nicolás Rossi a los 75'. 

Solo quedaron por entrar Jhonatan Lima, quien defendió el arco ante San Lorenzo y Unión, y Óscar Cruz, que entró ante Estudiantes y San Lorenzo (definió el partido con un golazo) y fue titular ante Unión. 

"Necesitábamos más piernas en el mediocampo y los muchachos jóvenes nos dieron una buena mano", dijo el lunes tras el triunfo ante Nacional por penales.

Arias mostró sus cartas. Quiere a un Peñarol liderado futbolísticamente por Cabecita Rodríguez, quiere que el Pato Sánchez sea protagonista con el pase al pie y voz de mando para motivar a sus compañeros y hablar con los árbitros, pero también tiene claro que los juveniles del club le permitirán mantener la intensidad del estilo de juego que propone y también ser protagonistas por mérito propio. 

El clásico del lunes fue un buen ejemplo. Peñarol terminó plantado con siete jugadores de la casa y sobre los minutos finales, con buen juego, logró salir del fondo y equilibrar el dominio que Nacional tenía al influjo del notable juego de Franco Fagúndez, y encaró la tanda de penales con jugadores que asumieron responsabilidad. 

Homenchenko, que entró muy bien tanto en la contención como en el despliegue físico y el trato del balón, pateó el penal con maestría. También lo hizo Mansilla, quien no pudo desnivelar en el extremo izquierdo. 

Rossi casi no pudo entrar en juego pero en los anteriores amistosos, y en gran parte de la temporada 2022, demostró que está para ser titular en este equipo y que es el gran activo que tiene Peñarol para cotizar y exportar en el mediano plazo. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...