Cargando...
La situación inflacionaria uruguaya comparada con la de países vecinos

Economía y Empresas > Comparación regional

En un año inflacionario, Uruguay no salió tan mal parado en 2021 respecto a sus vecinos

Si bien la inflación quedó por fuera del rango meta oficial, fue la más baja en cuatro años; los países del continente registraron cifras récord en el ritmo de suba de los precios 

Tiempo de lectura: -'

15 de enero de 2022 a las 05:12

Por Juan Andrés Sainz-Especial El Observador 

El presidente del Banco Central (BCU), Diego Labat, admitió que el dato de inflación (7,96%) de 2021 divulgado por el INE fue un número "claramente más alto" que el rango meta de entre 3% y 7% y que representa una "gran preocupación" para la autoridad monetaria. 

Fue el cuarto año consecutivo sin cumplir con la meta trazada. No obstante, la situación regional sobre la evolución de precios el último año no deja tan mal parado a Uruguay, que —excluyendo a Venezuela, que de todos modos tiene la inflación más alta del mundo— fue el único país de Sudamérica que desaceleró el ritmo de suba de los precios el pasado año. 

Si se mira solamente el dato de inflación, Uruguay quedó en la mitad de la tabla. Entre los diez países de Sudamérica, tres estuvieron en peor situación y cinco en una mejor —que serían seis si se incluyera a Ecuador, cuya moneda oficial es el dólar—. El primer grupo está conformado por Venezuela, Argentina y Brasil, mientras que el segundo lo integraron Chile, Perú, Paraguay, Colombia y Bolivia. Si se extiende la selección a los vecinos más grandes del norte del continente, tanto México como Estados Unidos tuvieron también mejores cifras que Uruguay.

Además es de remarcar que la economía uruguaya trae desde hace años un comportamiento inflacionario más marcado que el de la mayoría de los países vecinos, con un promedio que ha rondado el 8%. Ello influye en las expectativas que el público tiene sobre el aumento de precios, lo que a su vez retroalimenta el proceso.

Sin embargo, hay un resultado positivo para el país y no es el número en sí, sino su descenso respecto a 2020, en un contexto internacional de signo diametralmente opuesto. La inflación anual marcó 9,41% en 2020, por lo que el guarismo del año recién terminado significó un descenso de casi un punto y medio del indicador.

Ninguno de todos los países mencionados pudo desacelerar la inflación como lo hizo Uruguay. De hecho, la amplia mayoría obtuvo cifras que alcanzaron niveles récord en varios años.

En la región (y en todo el mundo), la inflación tomó impulso a partir de los extraordinarios estímulos monetarios que los Estados usaron para enfrentar los efectos de la pandemia. Además, la apreciación internacional del petróleo, energía, alimentos, y de productos con precios volátiles obró en la misma dirección.

La situación inflacionaria uruguaya comparada con la de países vecinos

El desafío de bajar las expectativas

Labat explicó la semana pasada la visión que la autoridad monetaria tiene sobre el panorama a futuro. "La preocupación nuestra es la siguiente: en otros países como Brasil, que hoy tiene una inflación bastante más alta que nosotros (10%), los agentes esperan una inflación para este año de 4%; mientras que para nosotros, en el horizonte (24 meses) que nos fijamos, los analistas uruguayos esperan 6,5%", en tanto que los empresarios —que en última instancia son quienes marcan los precios— esperan un 8%. 

En su informe de octubre, el FMI sostuvo que los bancos centrales deberían prepararse para actuar con rapidez si las expectativas inflacionarias toman cuerpo. El organismo proyecta una inflación promedio de 7,8% para 2022 en América Latina.

A juicio de Labat, lo que ha costado en el último tiempo "es influir en el canal de las expectativas: en los analistas y los mercados financieros reaccionaron muy bien desde el principio y ahora se han quedado quietas o han subido un poquito. Notoriamente las expectativas de los empresarios son el núcleo duro", admitió en entrevista con Búsqueda esta semana. De todas formas, el jerarca se mostró confiado en llevar la inflación este año al nuevo rango meta de 3% a 6% que estará vigente desde setiembre próximo. "Nuestras proyecciones dan eso, claramente", afirmó.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) estimó en la última Rendición de Cuentas cerrar este año con una inflación de 5,8% y el objetivo del gobierno es dejarla en 3,7% al final de 2024.

Las expectativas de los empresarios están estables en 8%, alejadas de lo que prevén las autoridades

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...