Cargando...
El Colegio Médico fue al Parlamento a opinar sobre el proyecto.

Nacional > Salud Pública

Eutanasia: Colegio Médico lanza alerta y pide garantizar acceso universal a cuidados paliativos

El colectivo planteó que el código de ética deje ser ley y consideró "evidente" que habrá que modificarlo, pero solo a través de un plebiscito

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2022 a las 05:01

El Colegio Médico evitó pronunciarse, al menos por el momento, sobre la posibilidad de legalizar la práctica de la eutanasia, al entender que no le corresponde definirse a favor o en contra de la iniciativa. En cambio para el colectivo es primordial que el Parlamento termine de aprobar el proyecto de ley que garantiza el acceso a los cuidados paliativos al final de la vida.

Se trata de una iniciativa que fue aprobada a finales del año pasado en la Cámara de Diputados y que el Senado tiene hoy en discusión, sin fecha concreta de resolución. Para su aplicación, demás, el Poder Ejecutivo debería proveer los recursos económicos que resulten necesarios para garantizar el acceso universal y equitativo a la medicina paliativa en todo el país. 

El planteo fue elevado este martes por la presidenta del colectivo, Lucía Delgado, ante la Comisión de Salud Pública de Diputados, al señalar una preocupación especial: que la eventual aprobación de una ley de eutanasia coexista con una injusta distribución de los cuidados paliativos. "Podría darse la infeliz circunstancia de que, en lugares donde los cuidados paliativos se encuentren en provisión insuficiente, la eutanasia pueda constituir una alternativa viable", expresó. 

Al ser consultada sobre los proyectos de ley de eutanasia, Delgado consideró "evidente" que habrá que modificar el Código de Ética Médica, aprobado por otra ley en 2014, en particular el artículo 46. Se trata de uno de los aspectos más polémicos que generó la posibilidad de regular por ley la muerte asistida, y que los promotores del proyecto ya dejaron en claro que irán a derogar. 

Allí se indica que “la eutanasia activa, entendida como la acción u omisión que acelera o causa la muerte de un paciente, es contraria a la ética de la profesión”. Si un médico incurriera hoy en esa práctica, más allá de las consecuencias penales, se enfrentaría con la suspensión de su título por hasta diez años. 

"A ningún médico se le puede escapar que ese artículo no se ajusta hoy a la práctica ética aceptada local o mundialmente", reparó Delgado. "Cuando hacemos sedación o analgesia queriendo calmar un dolor insoportable, como efecto colateral puede ocurrir un adelanto en ese fin de vida, y este artículo dice que no lo podemos hacer. Si se interpreta que adelantó la muerte, estaríamos incurriendo en una falta", señaló. 

En su visión, ese artículo está lejos de considerar la situación de un paciente autónomo y psíquicamente apto que expresa, luego de haber sido debidamente informado, que no quiere seguir viviendo en esas condiciones. 

Más allá de esta visión, la presidenta del Colegio Médico consideró que cualquier modificación del código de ética debería discutirse y aprobarse en forma de plebiscito por parte de los propios profesionales, previo a su aprobación parlamentaria.  Así –recordó Delgado– lo establecen los artículos 12 a 17 y 18 a 20  de otra ley que creó el Colegio Médico en 2009. “Es derecho de los médicos autodefinir su código de ética, de acuerdo con el pensamiento imperante en el mundo en un momento histórico dado”, señaló . 

El posible camino a recorrer fue planteado ante los legisladores por su colega Fernando Repetto: eliminar el rango del Código de Ética Médica como ley, y que las modificaciones sigan su debido proceso y terminen en un plebiscito entre todos los colegiados. "En casi todo el mundo los códigos de ética no tienen rango de ley, ya que deben ser modificables o adaptables a los cambios tecnológicos, científicos o a los propios cambios en al sociedad", reparó. 

Algunas recomendaciones

Las autoridades del Colegio Médico recomendaron a los legisladores incluir algunos detalles en la ley de eutanasia. Por ejemplo, que sea condición previa que el solicitante de una muerte asistida haya podido acceder previamente a cuidados paliativos o haya documentado su negativa informada.

También se pidió tener especial atención sobre el rol que deberían cumplir las comisiones de ética asistencial de cada institución de salud. 

Allí Delgado señaló que no resultaría admisible que esas comisiones actúen antes de realizar el procedimiento de eutanasia y que su intervención se limita a la revisión de las etapas del proceso, tanto éticas como jurídicas, y nunca con carácter resolutivo. 

Un detalle fundamental para el colectivo es que se garantice que cualquier médico pueda recurrir a la objeción de conciencia para no practicar un procedimiento como la eutanasia que, por otra parte, siempre deberá interpretarse "con un criterio restrictivo y de excepción". También, a entender del colegio, deberían existir garantías de un efectivo contralor para evitar la existencia de presiones o injerencias indebidas de terceros, tanto hacia los profesionales como a los pacientes. 

Delgado consideró improcedente que, tal como se prevé la ley a estudio del Parlamento, el médico deba ser el responsable de la utilización de los medios para ejecutar la eutanasia. En su opinión, se trata de un asunto que excede a su capacidad de control. "En la práctica hoy ya puede ocurrir un uso indebido de una prescripción médica y la responsabilidad no recae en el médico", recordó. 

El Colegio Médico también elevó además una serie de comentarios y propuestas acerca de qué debería decir el certificado de defunción de una persona que murió luego de una eutanasia. Allí se sugirió distinguir la causa básica de la muerte, como una enfermedad o una lesión que dio origen al pedido de muerte asistida, de la causa directa de la muerte. Según se explicó, eso implica recoger las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud. También la inclusión de la muerte asistida dentro del marco legal que le permite hoy a los médicos expedir un certificado de defunción sin considerar el hecho, necesariamente, una muerte natural. 

Homicidio piadoso

A la comisión también fue convocado el Instituto de Derecho Penal y Criminología de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, que durante dos sesiones sucesivas discutió el asunto. Su director, Germán Aller, evitó hacer consideraciones éticas o religiosas y planteó dos modificaciones legales si lo que se pretende es regular la eutanasia.

Una de ellas se detuvo sobre el artículo 37 del Código Penal, vigente desde 1934, que prevé la figura del "homicidio piadoso". Allí se establece que los jueces "tienen la facultad de exonerar de castigo al sujeto de antecedentes honorables autor de un homicidio efectuado por móviles de piedad mediante súplicas reiteradas de la víctima". 

La nueva redacción propuesta por Aller indica que quedará exento de pena, no de perdón judicial, quien ayude a morir a alguien "animado por la piedad y a inequívoco pedido de la víctima".

Aller planteó también que la eutanasia no debería circunscribirse al actual médico, ya que no sería equitativo desde el punto de vista social. "Si hablamos de una eutanasia a ser modificada en el artículo 37, tiene que serlo para todas las personas", dijo. "Para el hijo que termina matando por piedad a su padre, o para el padre que obra así con su hijo, y que en muchas ocasiones no está en condiciones de consultar a un médico". 

El especialista llamó a los legisladores a aprovechar y modificar también el artículo 315 del Código Penal, que según la redacción vigente castiga con seis meses de prisión a seis años de penitenciaría a cualquier persona que "determinare a otro al suicidio o le ayudare a cometerlo". Allí se prevé una pena máxima de doce años si se cometiera hacia menores, enfermos mentales o discapacitados por el abuso de alcohol o drogas. 

La reflexión de Aller es que, en realidad, el suicida o el que intenta suicidarse no delinque. Sí planteó conservar una pena de hasta nueve años para los casos en que alguien, mediante abuso psicológico, determine a otra persona a suicidarse, equiparando así este delito al de lesiones gravísimas. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...