Nacional > FACULTAD de UDELAR

Fiesta de Ciencias Sociales libre de acoso: para "bailar y mover el cuerpo sin ser invadido"

En el baile de bienvenida de la nueva generación echaron a estudiantes señalados por acoso

Tiempo de lectura: -'

19 de marzo de 2018 a las 20:00

"Espacio libre de acoso". Carteles con esta consigna se podían leer el viernes pasado, 16 de marzo, en el baile de bienvenida de la generación 2018 de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, que fue organizado por el centro de estudiantes.

"Este es un espacio para que todos y todas disfruten libremente, lo cual para nosotros implica que nadie se sienta acosada o acosado (...), con la posibilidad de bailar y mover su cuerpo sin siquiera ser invadida con la mirada o con la palabra", continuaba la leyenda del cartel, que también daba instrucciones sobre cómo actuar en caso de sentirse intimidado: "Si eso sucediera hay compañeras que están para intervenir en esas situaciones, y están identificadas con una cinta naranja en el brazo".

Carolina Conze, integrante del Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales (Cecso), dijo a El Observador que esta no es la primera vez que el centro organiza eventos con esta consigna. Señaló que la primera vez que lo hicieron fue en diciembre del año pasado, aunque aclaró que desde hace años el Cecso trabaja en la temática de género y desigualdad.

Conze Indicó que como el acoso "tiene muchas formas de manifestarse" y se puede dar en "situaciones imprevisibles", no hay nada establecido sobre lo que puede ser considerado como tal. "Hacer un decálogo con potenciales situaciones de acoso creo que podría ser contraproducente", expresó la estudiante.

"Partimos de la base de que las personas que están comenzando una relación se sientan cómodas y que las cosas que ocurran sean consensuadas. Si alguna llega a sentirse violentada o intimidada puede acercarse (a los estudiantes identificados con naranja) y tratar de aclarar la situación", explicó.

En este sentido, manifestó que la propuesta va a dirigida tanto a mujeres como hombres, dado que el acoso puede darse hacia ambos sexos. Sin embargo, la estudiante resaltó que las quejas que recibieron el viernes fueron todas de mujeres, aunque no supo decir cuántas se presentaron.

Lea también: Faltan techos para amparar a las víctimas de la violencia de género

Conze explicó además que ante este tipo de denuncias, los estudiantes identificados con naranja pueden tomar distintos tipos de acciones. "Lo primero es ir al diálogo para aclarar la situación y para que la persona que haya cometido acoso pueda pensarlo de nuevo o irse a otra parte del baile, si está incomodando a otra", comentó.

Resaltó que en los casos más violentos, como cuando se toca a otra persona, el acosado es invitado a retirarse. "Esta es siempre la última medida, pero hemos llegado a tomarla, sobre todo cuando la persona no quiere conversar para aclarar la situación y genera violencia hacia nuestros compañeros", puntualizó.

En la fiesta del viernes, que se realizó en la facultad, había 22 estudiantes identificados con naranja, que se dividieron en dos turnos. Conze expresó que ninguno de ellos tiene formación específica. "Tratamos de que sean personas con facilidad de palabra y de intercambio con los demás", dijo.

Comentarios