Agro > AGRICULTURA

Gobierno celebra la expansión del área con pasturas mejoradas

Se observa con satisfacción cómo, con la ganadería como motor, se incrementa la apuesta a la rotación entre cultivos y pasturas

Tiempo de lectura: -'

03 de septiembre de 2019 a las 14:40

El gobierno observa como satisfactoria la persistencia en el crecimiento de la superficie del territorio nacional ocupada por pasturas mejoradas, realidad que se sostiene desde 2013/2014, habiendo sucedido un nuevo incremento –leve– durante el último ejercicio anual.

Fernando García Préchac, director de la Dirección General de Recursos Naturales del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), expresó a El Observador que, con base en datos de los planes de uso y manejo del suelo, en el 60% de ellos se informa la realización continua de cultivos y en el 40% la alternancia de cultivos y pasturas; “el objetivo político es revertir ese porcentaje y tener bastante mayoría de rotaciones de cultivos con pasturas”, indicó.

Remarcó que son “bienvenidas las nuevas fuerzas del mercado”, aludiendo a que el área nacional de soja se redujo en los últimos años y se estabilizó en un millón de hectáreas y, a la vez, con un mejor momento del negocio ganadero cárnico como motor, se potenció la inclusión de pasturas.

 

 

Los datos de DIEA

La superficie de pastoreo en el territorio nacional alcanza los 14,1 millones de hectáreas, con 11,5 millones de has (81,9%) de campo natural y 2,6 millones de has (18,1%) de pasturas mejoradas.

Esos 2,6 millones de has incluyen praderas artificiales, campo mejorado, campo fertilizado y cultivos forrajeros anuales.

Estos datos fueron divulgados en la presentación del Anuario Estadístico 2019 de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del MGAP, donde se detalla que el área con mejoramientos ha crecido desde 2013/2014, cuando se alcanzó las 2.336.091 has, llegando en 2017/2018 a 2.553.495 has, en ese caso con un leve crecimiento respecto a los 2.552.065 de has de 2016/2017.

El 18,1% de pasturas mejoradas en la superficie de pastoreo total es el registro más elevado en esta década, lapso en el que los registros menores fueron el 16,1% de los ejercicios 2011/2012 y 2014/2015.

 

 

El tsunami de soja

Para García Préchac, esos datos demuestran que “el mercado opera”.

Recordó que hace algunos años, cuando la soja tuvo un precio superior a US$ 500 por tonelada, “nos pasó por arriba el tsunami de soja”, pero ese valor bajó a precios “históricamente razonables” que, según consideró, no se moverán mucho al alza ni a la baja –están en torno a US$ 320–.

Mencionó que cuando las grandes empresas agrícolas “cruzaron desde Argentina espantadas por las detracciones y alentadas por el bajo precio de la tierra acá” llegaron con una lógica de operación donde “molestaba la diversidad predominante, que era la rotación de cultivos y pasturas”, impuesta desde la década de 1970 y consolidada en la de 1990, hasta que el mencionado elevado valor de la oleaginosa potenció el monocultivo sojero.

Para García Préchac está claro que desde el punto de vista de la sustentabilidad ambiental, con el foco a largo plazo, “nos conviene totalmente rotación de cultivos y pasturas”.

Explicó que las pasturas sembradas son más demandantes, pero más productivas y lo más parecido a la vegetación natural, lo más adaptado a un bioma local que siempre fue de pastizales.

Una de las ventajas de la promoción del uso de pasturas, más allá de su valor en la actividad comercial ganadera, es que mientras hay pasturas los suelos están cubiertos y eso minimiza los procesos erosivos.

En segundo lugar, en particular las gramíneas de las pasturas,  pero en general todas las herbáceas de pasturas perennes, como estrategia adaptativa de vida “meten hasta más de lo que foto sintetizan en las raíces que en la parte aérea”, por lo cual, detalló, cuando mueren los residuos quedan integrados dentro del suelo, no es como los cultivos que principalmente dejan como rastrojo, los que dejan, su parte aérea sobre el suelo. “Y además el aporte de las pasturas es una cantidad importantísima”, complementó.

García Préchac aludió a la existencia en Uruguay de información de muy largo plazo que demuestra claramente que en rotaciones hay bajadas en aportes en los períodos de cultivos y subidas en los de pasturas.

Mencionó luego el valor del plan nacional ambiental para el desarrollo sostenible, decretado hace pocos días por el Poder Ejecutivo, con metas específicas para recuperar en forma significativa el área de cultivos que se hace en rotación con pasturas.

Sobre otras ventajas de la expansión del uso de pasturas mejoradas aludió a su incidencia en el control de malezas, a la fijación de nitrógeno que es aprovechada por las pasturas y cultivos que se realizan posteriormente y al reciclado de potasio.

También señaló que un mosaico de cultivos, la diversidad floral, es una gran oportunidad para los agentes polinizadores.

Otro aspecto que señaló el experto es que la rotación de cultivos y pasturas exige, en promedio, un uso mucho menor de agroquímicos y combustible, en casos equivalente a la mitad o de lo que se demanda en agricultura continua.

 

 

Peor que lo de la Amazonia

Finalmente, y a propósito de todo lo que generó y genera la quema de grandes espacios de la Amazonia, García Préchac puntualizó que más allá de la gravedad que ello implica “si los suelos del mundo se siguen degradando se pierde más y además recuperar eso es mucho más lento”.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...